14.3 C
Buenos Aires
InicioEspectáculosLa experiencia límite de tres argentinos en Supervivencia al desnudo, uno de...

La experiencia límite de tres argentinos en Supervivencia al desnudo, uno de los reality shows más extremos

Estefanía Galarraga, Cristian Ferrero y Rodrigo “Rocko” Marcos hablaron con TN Show sobre su paso por una de las competencias más complicadas que hay.

Martin Pazos

Hay tres argentinos en

Hay tres argentinos en «Supervivencia al desnudo». (Foto: Max)

Vida natural. Exigencia. Sobrevivir al igual que lo hacían los antiguos habitantes del planeta. Esos tres tópicos parecen ser los ejes troncales de uno de los reality shows más particulares que existen. En la versión latinoamericana de Supervivencia al desnudo participaron tres argentinos que hablaron con TN Show de sus experiencias al límite.

Estefanía Galarraga, Cristian Ferrero y Rodrigo “Rocko” Marcos recordaron cómo vivieron su pasó por la competencia ultra extrema junto a participantes colombianos y mexicanos.

Leé también: Milo Ventimiglia se olvidó del drama “This is Us” y transformó su cuerpo para la acción de “Rescate imposible”

A lo largo de 21 días, los concursantes debían estar sin agua ni comida, viviendo en condiciones muy complicadas. Las luchas personales, sus límites y las situaciones extremas que debieron enfrentar fueron parte de la charla por Zoom con los tres mediáticos.

De qué se trata “Supervivencia al desnudo”

Supervivencia al desnudo es un reality que busca que un grupo de personas sobrevivan sin comida, agua ni ropa en condiciones selváticas, durante 21 días. El formato se inició en 2013 en los Estados Unidos y, ahora, la versión latinoamericana ya tiene dos temporadas y se ve a través de la plataforma Max.

En este segundo año, tres argentinos fueron elegidos para completar el staff de participantes, en los que hay colombianos y mexicanos. En siete episodios, y por duplas, los concursantes deben trabajar en conjunto para evitar consecuencias negativas en su físico y subsistir como sea.

Las alianzas personales son claves para sobrevivir en

Las alianzas personales son claves para sobrevivir en «Supervivencia al desnudo». (Foto: Max)

La zona en la que estuvieron Estefanía, Rocko y Cristian es una región selvática de Colombia en la que hay más de 800 especies de fauna y flora salvaje. Todo está enmarcado por lagunas y pozos de agua interconectados, en una zona de temperaturas extremas: 40 grados, durante el día, y menos de 20, por la noche.

“¿Cómo se les ocurrió anotarse en un reality donde van a estar desnudos siempre?”, preguntó TN Show. El primero que levantó la mano para contestar fue Rocko, uno de los que más se nota sus cambios físicos.

“Era fan del programa. Soy un tipo de la aventura, de lo extremo, y entonces tenía que estar ahí”, explicó. De acuerdo a la descripción de Max, Rodrigo tiene 36 años, se dedica a la seguridad y, como él dijo, tiene una gran pasión por la aventura.

Estefanía, por su parte, también tiene un fanatismo por este tipo de experiencias. La chica, de 32 años, es exjugadora de hockey, amante de la naturaleza y vive en el campo hace unos años. Según la información de prensa “le gusta la soledad, el silencio, es una mujer de carácter fuerte y decidida”.

“Me anoté por la supervivencia. De chica siempre visualicé de hacer algo como esta experiencia, no en forma de reality, pero sí de estar en el monte viviendo, corriendo o cruzando fronteras. Siempre lo veía como un juego mental”, declaró a este sitio.

Video Placeholder

El reality es uno de los más difíciles de todos los que hay. (Foto: Max)

En el caso de Cristian, de 39 años, el interés viene por el lado del deporte que practica. Es escalador y logró ganar competencias en diferentes actividades al aire libre que lo motivaron a que se anotara como un desafío personal.

“Lo de la aventura era lo que me llamaba, pero realmente me anoté diciendo ‘mirá si voy a quedar’”, reconoció el ingeniero. Cristian no pensó que lo iban a seleccionar y, finalmente, llegó al reality. “Yo estaba escalando el Valle Encantado en el momento en el que me confirman que había quedado. Cuando vuelvo y recuperé la conexión, tenía 80 llamadas y mensajes que me estaban queriendo ubicar por todos lados”, repasó.

Cuál fue la repercusión personal que sintieron los argentinos de Supervivencia al desnudo

Las situaciones personales de cada uno son diferentes al enfrentarse a este tipo de competencias. Aunque todos están capacitados para estar cara a car con adversidades muy complejas, los orígenes son diferentes.

Cada participante fue elegido por tener un Coeficiente de Supervivencia Primitiva (CSP) alto, un número que releja la capacidad de vivir en la naturaleza basado en el entrenamiento que tienen o las experiencias de vida que arrastran.

“En mi casa ya están curados de espanto de mí. Soy la más demente. Me fui tres meses a viajar sola con mi mochila por todo Uruguay y Brasil, durmiendo a la intemperie. Acá, como hay un límite que se cruza, en mi casa la pasaron mal”, comentó.

La mente juega un papel findamental en

La mente juega un papel findamental en «Supervivencia al desnudo». (Foto: Max)

Es que, como ella sostuvo, nadie conoce el lugar exacto al que van. “Saben que es a la intemperie, que estamos solos y un montón de cuestiones, pero la pasaron mal”, ratificó.

En el caso de Rocko, la pareja lo empujó a que se decidiera. “Soy de viajar en moto y dormir al lado de la moto en una carpa improvisada. En mi familia, a esta altura, ya me conocen y fue todo apoyo e incentivo. Mi esposa me dijo que si no me daban los días en el trabajo, que renunciara”, lanzó.

Cristian también sintió que tenía más fe su familia que él a la elección de su perfil para el ciclo. “Confiaron mucho en mí porque por ahí paso periodos muy grandes de sin conexión y en la montaña, escalando donde se corren bastantes riesgos”, describió.

Así fueron las experiencias extremas de tres argentinos en el reality Supervivencia al desnudo

Estar desnudos, no tener nada de comida y enfrentarse a las situaciones más rústicas que existen en plena selva colombiana repleta de especies de animales e insectos de todos los tamaños y colores. Todo eso fue parte de su día a día durante casi un mes.

“Lo más extremo fue la adversidad del clima que te toca transitar. Día, noche, madrugada y tarde, el clima es una de las cosas más adversas porque afecta todo lo cotidiano, desde el descansar, el comer, hasta el dormir”, definió Estefi.

Rocko adhirió y sumó otro elemento: los insectos. “Lo más desafiante fue el clima, el calor de día y el frío de noche, los mosquitos. Los bichos fue lo más incómodo”, remarcó.

La selva colombiana es el lugar donde se grabó

La selva colombiana es el lugar donde se grabó «Supervivencia al desnudo». (Foto: Max)

Cristina, por otro lado, dio otra visión de las cosas. “Lo más extremo fue lidiar con mi mente. Soy una persona que nunca tuvo problemas para dormir y ya llegaba un punto donde es terrible querer descansar, pero el cerebro se te acelera más y no te dejaba dormir. Sentís un agotamiento y no hay forma de cómo pararlo, para mí lo más extremo fue eso”, sintetizó.

El cordobés coincidió en que los insectos y el clima le generaron incomodidad, pero que él lo apabulló el poder de la mente. “Me sorprendió cómo se va volviendo cada vez más un ente anárquico y fue terrible llegar a sentir que no la puedo manejar”, definió.

Cómo se sintieron los argentinos de “Supervivencia al desnudo” al estar lejos de su día a día

Con respecto a la falta de contacto con su día a día, los tres extrañaron diferentes aspectos de su cotidianeidad: desde la comida, la falta de sus seres queridos cerca y hasta la bolsa de dormir. “No pensar en el alimento, es todo un desafío”, aportó Estefi. “Nunca había extrañado así en mi vida”, comentó Rocko. “Después de pasar un par de días al borde de la locura, extrañaba muchísimo mi bolsa de dormir para poder tener mi temperatura corporal a la noche”, explicó Cristian.

Frente a las vivencias que tuvieron, los tres también sacaron conclusiones sobre el proceso que realizaron. “La fuerza de voluntad personal se expandió a un nivel mil”, comentó Estefi, mientras que Rocko habló sobre la superación. “Volví como una persona mucho más fuerte, un espíritu indomable. Ahora soy como un roble. Lo tomé como una academia, con muchas habilidades nuevas de supervivencia”, analizó.

El cansancio juega un rol determinante para los participantes de

El cansancio juega un rol determinante para los participantes de «Supervivencia al desnudo». (Foto: Max)

Cristian fue un poco más profundo desde lo antropológico. “Me llevo una admiración terrible por el cuerpo humano, porque sigue funcionando. La mente sigue acompañando a su forma, y la verdad, en desafíos como este, te das cuenta de que el margen al cual se puede llevar al cuerpo y la mente, jamás me lo imaginé. Eso es increíble”, dijo.

El cordobés opinó que todo está relacionado un poco a la esencia del ciclo: conectarse con la tierra, el hábitat natural en el que vivieron los antepasados. “Es como una dicotomía en lo que sentir con la naturaleza, porque es como que la estás odiando durante el día por lo que te castiga el sol, el frío, los mosquitos, la lluvia, pero a su vez la misma pacha, te va dando”, confió.

Leé también: El curioso caso de Natalia Grace, la nena a la que acusaron de ser una psicópata como la de “La huérfana”

Entonces, cerró recordando su cierre en la competencia: “Cuando me tocó irme, quedé abrazado a un árbol, y le agradecí, pero era como que estaba agradeciendo a algo que me trató tan mal. Entiendo que también que somos parte, y eso fue como un despertar. Decir, realmente somos parte, porque te quita, pero te da”.

Más noticias
Noticias Relacionadas