11.4 C
Buenos Aires
InicioEspectáculosCalabromas, el ciclo en el que Juan Carlos Calabró fue actor y...

Calabromas, el ciclo en el que Juan Carlos Calabró fue actor y guionista y creó personajes inolvidables

El Contra, Johnny Tolengo y Aníbal fueron algunos de los sketches más recordados del ciclo que debutó en 1980 en ATC. Marcos Zucker, Fernando Bravo, Antonio Carrizo y Gerardo Sofovich estuvieron entre sus compinches más recordados.

Luis Buero

'El Contra' fue una idea original de Juan Carlos Calabró, que se le ocurrió luego de vivir una situación insólita en la calle. (Foto: Captura 'El Contra').

‘El Contra’ fue una idea original de Juan Carlos Calabró, que se le ocurrió luego de vivir una situación insólita en la calle. (Foto: Captura ‘El Contra’).

“Calabromas” fue un programa de sketches cómicos que fue emitido por ATC (Argentina Televisora Color) en los años 80 y 81 con un éxito de más de 40 puntos de rating de promedio. Luego, en otras emisoras, siguió hasta 1988.

Protagonizado por Juan Carlos Calabró, y escrito por Cacho Vilar y el propio Calabró, “Calabromas” fue dirigido en ATC por Carlos Colasurdo con asistencia de Pablo Gravano, y la productora integral fue Eva Montes de Oca. La escenografía fue realizada por Inés Leroux.

Leé también: Muñeca Brava, la telenovela con una heroína empoderada que se exportó a 80 países y se tradujo a 50 idiomas

El elenco era muy variado y estaba formado por Jaimito Cohen, Carlos Serafino, Fernando Bravo, Silvia Kutika, Iliana Calabró, Tito Mendoza, Marcos Zucker, Catalina Speroni, Cacho Bustamante, Juan Díaz, Alfonso Pícaro, Emilio Vidal, Lisandro García Tuñón, Marta Roldán, Noemí Alan, Constanza Maral, Adriana Brodsky, entre tantos.

Juan Carlos Calabró junto a Jaimito

Juan Carlos Calabró junto a Jaimito «Borromeo» Cohen.

Los sketches fijos, algunos de los cuales se convirtieron en ciclos independientes en otros canales fueron: Aníbal, Johnny Tolengo, Borromeo, y El Contra. Y había parodias tituladas Los gauchos judíos, Drácula, Batman, El Llanero Solitario, El Superagente 86, La Dimensión Descosida.

Calabró apostó por un humor blanco en un momento en el que la picaresca brillaba en la televisión y el teatro.

Los personajes de Calabromas

  • “El Contra” nació como un sketch de diez minutos en Calabromas teniendo como contrafigura al actor Marcos Zucker y luego pasó a Canal 9 como un programa propio. Y bajo el lema de que cada estrella tiene su contra jugaba a confundir y contradecir a los invitados que fueron desde Maradona pasando por políticos, deportistas, directores, actrices, cantantes, conductores, etc, todos muy famosos. Otras contrafiguras fueron Fernando Bravo, Antonio Carrizo, y Gerardo Sofovich. Su personaje se llamaba Renato. Y al final, según el libreto, el invitado se enojaba y se iba.
  • Aníbal” (el Number One) dueño de un auto al que llamaba Topolino, aparecía siempre en el frente de su casa (un decorado en el estudio del canal) representando un porteño de clase media baja que se creía piola, conquistador, y le encantaba figurar, pero al final era –como su remate- un pelotazo en contra. Un “grasa” bizarro con exceso de narcicismo, y a la vez un tipo ingenuo al que lo podía estafar cualquiera.
  • “Johnny Tolengo”(el Majestuoso) era un excéntrico y glamoroso rockero que hizo popular la canción “Estás Para Ganar” y que armaba su propio vestuario, un ídolo con pies de barro, un cantante popular de voz rasposa y dudoso talento, que sin embargo conquistó al público infantil. En la ficción, esta “estrella” del canto estaba patrocinada por una gaseosa llamada Cocucha Efervescente.
  • “Borromeo” era un niño interpretado por el actor Jaimito Cohen cuyo padre (Calabró) lo llevaba al almacén, a un consultorio, a la zapatería, a cualquier lado, y siempre le traía problemas.

Leé también: Campeones de la vida, el ciclo costumbrista que introdujo en la TV los problemas económicos de sus personajes

Y sí. Juan Carlos Calabró fue uno de los últimos capocómicos argentinos, locutor, actor, guionista, humorista, creó personajes inolvidables por los que será eternamente recordado, no solo por el público que los disfrutó, sino también por sus compañeros de trabajo que suelen citarlo como un ejemplo de generosidad.

Más noticias
Noticias Relacionadas