15.3 C
Buenos Aires
InicioEspectáculosLa historia del Aníbal Lotocki italiano contada por su ex: era cirujano,...

La historia del Aníbal Lotocki italiano contada por su ex: era cirujano, estafador y tenía una vida paralela

¿Puede la comunidad científica y las autoridades de uno de los hospitales más prestigiosos del mundo ser engañados por un cirujano? La respuesta es sí y quien consiguió hacerlo fue Paolo Macchiarini.

El médico italiano de 65 años trabajaba en el Hospital Universitario Karolinska, en Suecia, institución que entrega el premio Nobel de Medicina, y su nombre era conocido en el ambiente. El hombre comenzó a operar allí en 2010, dos años después de haber realizado de manera exitosa el primer trasplante de tráquea humana en el Clínic de Barcelona.

Leé también: El estremecedor caso del “cirujano del engaño”: una reflexión sobre la ética, la verdad, la fama y el poder

Después de esa proeza, Macchiarini fue por más y diseñó un invento propio: se trataba de una tráquea hecha de plástico que, al ser bañada con las células madres del paciente, permitiría adaptarse al cuerpo prescindiendo de un donante, mejorando la vida de muchas personas con problemas respiratorios. Fueron ocho las personas que se sometieron a la operación y solo una de ellas sobrevivió.

Paolo Macchiarini con la tráquea de plástico (Foto: prensa Netflix)

Paolo Macchiarini con la tráquea de plástico (Foto: prensa Netflix)

Finalmente, los propios compañeros de trabajo denunciaron a Macchiarini por falsear documentación y por no haber realizado ensayos clínicos en animales antes de operar a sus pacientes.

En el medio de su ascenso en el mundo de la medicina, Paolo comenzó a salir con Benita Alexander, una periodista y productora de la NBC que estaba haciendo un documental sobre él y su carrera. Ella también fue engañada: le dijo que trabajaba para una red secreta de médicos que operaban al Papa, a Barack Obama, a Vladimir Putin y otros mandatarios; le pidió casamiento, le aseguró que la fiesta sería en Castel Gandolfo y que el mismísimo Francisco I los casaría. Nada de eso era verdad.

Como si fuera poco, le había dicho que ella y su hija podían ir a vivir con él en Barcelona, pero cada vez que Benita quería ir a conocer la casa, Macchiarini tenía que hacer una operación urgente. Cansada, Alexander viajó con sus amigas hasta la casa del cirujano en Cataluña y descubrió que tenía una esposa y dos hijos, además de las dos exmujeres de las que ella tenía conocimiento, con quienes tuvo otros tres hijos.

En diálogo con TN Show, la exnovia del “Aníbal Lotocki italiano” contó el calvario que vivió estando al lado suyo durante dos años después de exponerlo en el documental de Netflix El cirujano del engaño.

Paolo Macchiarini junto a Benita Alexander (Foto: Prensa Netflix)

Paolo Macchiarini junto a Benita Alexander (Foto: Prensa Netflix)

-¿Cuándo fue la última vez que viste a Paolo Macchiarini?

-La última vez que lo vi fue en tribunales, el año pasado, y también en 2022. Esa fue la primera vez que lo vi después de siete años.

-¿Cuál fue tu reacción cuando lo viste?

Estaba preocupada por verlo porque no lo veía hace mucho y porque había pasado mucho tiempo hablando de él tratando de que el mundo sepa lo estafador y mentiroso que es, y estoy segura de que él no quería verme.

Leé también Aníbal Lotocki rompió el silencio y habló de sus días en la cárcel: “Me parece injusto, no debería estar acá”

Pensaba que cuando lo viera me sentiría muy enojada, con ganas de pegarle o algo por el estilo, pero después, cuando lo vi, quedé en blanco, no sentí nada, y me di cuenta de que era porque no había nada que él me pudiera decir que significara algo para mí a esta altura. No había nada que pudiera decir que yo fuera a creer, o que pudiera cambiar algo, incluso si hubiese dicho “perdón”, yo sabía que no lo sentía. Él me generó rechazo. Lo miré y pensé: “No tengo nada que decirte”.

Paolo Macchiarini en los tribunales de Suecia en 2023 (Foto: REUTERS).

Paolo Macchiarini en los tribunales de Suecia en 2023 (Foto: REUTERS).Por: via REUTERS

La primera vez, en 2022, él no me miró en los tribunales, y el año pasado estuvimos muy cerca el uno del otro varias veces y trató de mirarme, y cada vez que él me miraba, yo miraba para otro lado. Esa fue mi manera de decirle: “Pudrite, no significás nada para mí”.

-¿Qué creés que estaba buscando con eso?

-Yo creo que es un narcisista, y creo que todo gira en torno al ego en los narcisistas. Todo eso era para alimentar su ego y creo que para él fue muy frustrante que ya no me importara más. Creo que para un narcisista esa es la peor cosa que puede pasar.

-¿Recordás tu última conversación con él?

-Sí. En 2018 hice un filme para Discovery que se llama He lied about everything (Perfecto mentiroso en América Latina), en la que yo conté mi historia en primera persona. Fui la productora ejecutiva y narradora. Intenté encontrarlo cuando estaba haciendo el documental y no lo encontré. Fui a Rusia para encontrarlo y no pude, así que lo llamé por teléfono desde un número que sabía que no iba a reconocer. Le tuve que contar que lo estaba grabando por una cuestión legal, así que sabía que iba a ser una llamada corta.

Fue una charla interesante porque le dije: “Hola, Paolo, soy Benita” e inmediatamente el puso su voz más suave y dijo “oh, hola, ¿cómo estás?”, y pensé: “Este idiota se cree que lo estoy llamando para reconciliarnos” o creyó que podía seguir manipulándome.

Benita Alexander, exnovia de Paolo Macchiarini. (Foto: Prensa Netflix)

Benita Alexander, exnovia de Paolo Macchiarini. (Foto: Prensa Netflix)

Luego empecé a dispararle preguntas y él permaneció en silencio, pero casi podía escuchar como su cerebro estaba trabajando, y luego dijo “perdón”, y fueron las disculpas más poco sinceras y chatas, casi que era un robot. Yo creo que él pensó “ok, estoy siendo grabado, se supone que tengo que pedir perdón”, pero después de eso me cortó. Esa fue la última vez que hablamos.

-¿Quién era la mujer que viste en Barcelona? Porque ella no era Ana Paula (expareja del cirujano con la que tuvo un hijo)…

-Cuando lo conocí, él me contó que estaba separado, eso yo lo sabía. Él había tenido una esposa con la que había estado casado durante mucho tiempo y con la que tuvo dos hijos, que tienen entre 19 y 20. Me dijo que llevaban separados varios años y que ella estaba viviendo en Italia y él en Barcelona. Él decía que nunca se habían divorciado porque eran muchos trámites, además era Italia, son católicos, es difícil divorciarse. Luego me dijo que al conocerme quería divorciarse. Esa era una mujer en Italia. Su nombre es Emmanuela.

Leé también: Aníbal Lotocki publicará sus memorias desde la cárcel: la reacción de Gabriela Trenchi y otras expacientes

Luego estoy yo y mi hija, y la mujer en Barcelona es otra, con la que tiene dos hijos en común, y también está Ana Paula, que muy valientemente contó todo en el documental de Netflix.

Él tenía cuatro familias, todas al mismo tiempo, y cinco hijos: dos con Emmanuela, dos con la mujer de Barcelona, y uno con Ana Paula.

Paolo Macchiarini con su abogado en una conferencia de prensa en Suecia (Foto: Reuters)

Paolo Macchiarini con su abogado en una conferencia de prensa en Suecia (Foto: Reuters)Por: via REUTERS

-Me imagino que habrás quedado impactada cuando descubriste todo esto…

-Si, estaba destrozada. Fue desolador, devastador. Este hombre estaba mintiendo sobre absolutamente todo, un mentiroso patológico. No sé cómo hacía para hacer malabares con cuatro familias al mismo tiempo. Además fui a su casa en Barcelona faltando menos de una semana para nuestro supuesto casamiento. Esa era la casa en la que él me había dicho que íbamos a vivir después de casarnos. Me dijo que anotara a mi hija en una escuela de allá y que esa iba a ser nuestra nueva vida. Fue devastador enterarme que él había estado escondiendo otra familia ahí todo el tiempo.

Tuvimos muchas discusiones sobre por qué nunca me llevaba a mí y a mi hija a la casa. Cada vez que íbamos a ir siempre había una operación de urgencia, pero en verdad estaba escondiendo a su familia.

-¿Qué pensaste cuando te dijo que el Papa los iba a casar?

-No fue que un día vino y me dijo: “Ey, el Papa nos va a casar”. No pasó así. Fue un teje muy lento, muy meticuloso y, de hecho, muy inteligente en esta telaraña de mentiras. Pasó a lo largo de los meses y todo empezó porque el quería una gran boda católica en Italia y yo le dije “¿Cómo vamos a hacer eso?”. Yo no soy católica y sé que la Iglesia Católica no le gusta casar a divorciadas, así que pasó meses tratando de encontrar, supuestamente, un cura que nos casara.

Paolo Macchiarini le juró a su novia que el Papa los iba a casar (Foto: EFE)

Paolo Macchiarini le juró a su novia que el Papa los iba a casar (Foto: EFE)

Después de meses y que eso no funcionara, él me dijo: ‘Voy a ir al Vaticano y pedir un favor’. Él me había contado que había trabajado en el Vaticano en el pasado, de hecho vi papers que hablaban de eso, al igual que doctores, y tenía sentido que lo llamaran para trabajar allí: es italiano, era un cirujano de renombre, era conocido en todo el mundo… no había razón para que no lo llamaran para ser consultado.

Fue al Vaticano y me llamó diciendo: ‘Tengo buenas noticias, nos van a ayudar a encontrar un cura. Ah, y por cierto, me reuní con el Papa y me dijo que él mismo nos va a casar’. Mi primera reacción fue ‘Dale, no seas estúpido’ y le dije que el Papa ni siquiera casaba gente. No le creí al principio, pero luego busqué información y el Papa puede casar gente si él quiere. Antes de eso había casado 20 parejas en el Vaticano y Paolo me convenció diciendo que como él era el doctor personal del Papa, él quería devolvernos el favor.

Fue una historia muy intrincada y me tomó un tiempo creerla porque sonaba ridícula y entiendo a los que conocen mi historia si piensan en cómo pude haberlo creído, pero no fue tan simple, fue demasiado astuto.

Leé también: La particular reacción del hermano de Silvina Luna cuando descubrió que inhabilitaron a Lotocki por 10 años

Yo pensaba: ‘por qué alguien como él mentiría, poniendo en riesgo su reputación y su trabajo’. Y tenía explicaciones muy detalladas para todo y eso es en parte lo que sucede con los estafadores, cuando les hacés una pregunta empiezan a contraatacar y tienen todas las excusas, entonces empezás a sentir ‘debo ser yo, ¿por qué lo estoy cuestionando?’. Es como una forma de manipulación e incluso de lavado de cerebro. Es como que arman una telaraña de mentiras en la que quedás enredada antes de que logres entender qué está pasando y ellos saben que están haciendo, mientras que todo lo que estaba haciendo yo era estar enamorada y actuando como una persona normal cuando está en una relación. Desde el principio saben que quieren obtener algo de vos.

Paolo Macchiarini en la actualidad (Foto: REUTERS)

Paolo Macchiarini en la actualidad (Foto: REUTERS)Por: via REUTERS

-Cuando descubriste que Macchiarini era un fraude, él te dijo que en realidad trabajaba como francotirador para la CIA, ¿cuál fue tu reacción?

-En ese momento ya era ridículo, no le creí ni un segundo cuando él me dijo eso. Ahí fue cuando fue mucho más allá de la locura y llegué a pensar que estaba mentalmente enfermo. Ni siquiera sé por qué me dijo eso. Estaba tan desesperado.

Leé también: El tremendo descargo de Fernando Burlando tras las declaraciones que hizo Aníbal Lotocki desde la cárcel

A esa altura ya lo estaba investigando. Había contratado un detective privado y ya sabía que me estaba mintiendo sobre absolutamente todo: que nunca se había divorciado, por ende no se podía casar de manera legal conmigo; sabía que todo sobre la boda era una mentira, que era toda una fantasía enferma y retorcida de su cabeza.

Yo no paraba de decirle ‘me estás mintiendo’ y él me respondía ‘no, no, no’ y se ponía muy enojado. Antes de que yo descubriera toda la verdad le dije que volara a Nueva York para que me mirara a los ojos y me dijera que no estaba mintiendo. Ahí fue cuando me dijo que era un francotirador que trabajaba para la CIA, estaba desesperado.

Benita Alexander, exnovia de Paolo Macchiarini (Foto: Instagram/benitaalexander_official)

Benita Alexander, exnovia de Paolo Macchiarini (Foto: Instagram/benitaalexander_official)

Honestamente, en ese momento tuve miedo, porque pensé ‘no conozco para nada a este hombre’ y no sabía qué era capaz de hacer.

-¿Sentiste culpa por haber sido la prometida de Paolo Macchiarini?

Cuando algo así pasa sentís una humillación inmensa, vergüenza y culpa. La primera cosa que hacés como una mujer inteligente es preguntarte ‘¿cómo pasó todo esto? ¿cómo caí en esto? ¿cómo no lo vi?’, y es horrible, porque además de estar desolada, con el corazón roto y que tu vida se fue por la borda, también te estás dando una paliza a vos misma preguntándote cómo pasó todo esto y es muy difícil lidiar con eso.

Aparte, en mi caso, los invitados a la boda ya habían comprado pasajes de avión y gastado un montón de dinero en vestidos y todas esas cosas porque ellos creían que iban a asistir a la boda del siglo en Italia y ellos lo creyeron porque yo lo creía. Y sí, me sentí culpable, es terrible, y la peor cosa es que a ellos (los mentirosos patológicos) no les importa a quién lastiman o lo que la otra persona pueda llegar a sentir.

Leé también: Le negaron el pedido de excarcelación a Aníbal Lotocki y estará preso hasta el juicio oral

Me sentí mal y esa fue la razón por la que decidí contar todo, pero lo que sentía era nada a comparación de lo que habían sufrido sus pacientes. Lo que me pasó a mí es completamente insignificante cuando ves lo que le pasó a sus pacientes.

-¿Tuviste la oportunidad de hablar con familiares de los pacientes?

-Si, para el documental Perfecto mentiroso viajé a Rusia y tuve la oportunidad de hablar con el esposo de la bailarina rusa Julia Tuulik y fue muy emotivo. Ellos tenían un hijo pequeño y me dijo que cuando encontraron a Paolo creyeron que habían ganado la lotería y todo terminó siendo una pesadilla. Ella no necesitaba la cirugía, podría haber vivido toda su vida sin la cirugía.

Paolo Macchiarini con la bailarina rusia Julia Tuulik, quien después murió. (Foto: Prensa Netflix)

Paolo Macchiarini con la bailarina rusia Julia Tuulik, quien después murió. (Foto: Prensa Netflix)

Ella rogaba esa operación. Había hecho un video pidiéndole a Paolo que la operara y al final murió de una manera horrible. Se le pudrió la tráquea de plástico adentro de la garganta. Su madre contó que podía oler la tráquea pudriéndose. Y cuando conocí a su esposo me sumé a su dolor. A día de hoy no logro entender cómo le hizo eso a la gente y que no le haya importado… toda esta gran ola de destrucción… pacientes muertos, familias devastadas, y a él no le importa, es tan imprudente.

-¿Cuál fue tu motivación para seguir adelante?

-La razón por la que decidí exponer públicamente todo esto fue que cuando me di cuenta que él me estaba mintiendo, mi primer pensamiento fue ‘oh, mi Dios’. Si me está mintiendo a mí, no hay forma de que no esté mintiendo con su carrera profesional y eso significa que hay gente en peligro. Esa fue la única razón por la que decidí contar todo. No fue por venganza o despecho, quería advertirle al mundo que él no es quien dice ser.

Pensé que sería el final de todo esto, pero lo que pasó después es que un montón de mujeres de todas partes del mundo se empezaron a contactar conmigo para agradecerme, que fue algo sorprendente para mí, y me agradecían por ser lo suficientemente valiente para contar mi historia y por hacerlas sentir menos solas y menos tontas, porque esta clase de cosas pasan con bastante frecuencia y las mujeres se sienten avergonzadas y humilladas, demasiado como para contarlo. El problema es que si no lo contamos, ellos se siguen saliendo con la suya.

Benita Alexander junto a Paolo Macchiarini (Foto: Instagram/benitaalexander_official)

Benita Alexander junto a Paolo Macchiarini (Foto: Instagram/benitaalexander_official)

Parte de lo que me hizo seguir adelante es que contando mi historia estoy ayudando a otras mujeres, y que la gente puede aprender de mi historia. Pienso que de alguna manera estaba escrito que esto me sucediera a mí porque sabía cómo exponerlo. Soy periodista y una vez que me desperté de mi fase de enamoramiento supe como exponerlo. Eso me ayudó a superar el dolor.

-En Argentina tenemos un caso similar con Aníbal Lotocki, que es un cirujano plástico, ¿creés que existe un denominador común en esta clase de personas?

-Creo que muchos cirujanos tienen grandes egos, salvan vidas y uno necesita que transmitan seguridad, pero creo que el denominador común para esta clase de estafadores es que son narcisistas y que son mentirosos patológicos. Personalmente, creo que muchos de ellos son sociópatas. No puedo probarlo porque no soy una experta pero los sociópatas no tienen empatía, no tienen remordimiento, no tienen culpa. Ellos no piensan de la misma manera que nosotros y, también, son muy astutos, muy inteligentes, entonces te sacan información sobre vos y la usan en tu contra.

Aníbal Lotocki  (Foto: eltrece)

Aníbal Lotocki (Foto: eltrece)

Atacan a personas que son vulnerables, y eso es por lo que los médicos y cirujanos hacen eso, porque los pacientes son vulnerables. Van a sus doctores en busca de ayuda, son muy vulnerables. Cuando yo lo conocí, no me había dado cuenta, pero también estaba muy vulnerable. En ese momento mi exmarido se estaba muriendo de cáncer de cerebro y yo creo que ellos saben a quién apuntar. Van detrás de personas vulnerables y están enfermos, son narcisistas.

-¿Fue difícil para vos reconstruir tu vida?

-Extremadamente. Es muy difícil hacer pública tu historia porque recibís muchos ataques. Tenés todos los haters y los trolls en las redes sociales, la gente te llama ‘estúpida’ por creerle y van por vos. Hubiese sido mucho más simple para mí permanecer callada y no contar nada, pero solo lo hice para exponerlo, porque sentí la urgencia de que el mundo sepa quien realmente es y, para poder hacer eso, tenía que contar todo. Fue una parte difícil, pero necesaria.

Leé también: La pareja de Aníbal Lotocki hizo un posteo especial por San Valentín y generó indignación en las redes

-¿Cómo estás actualmente?

¡Estoy fantástica! Estoy ocupada trabajando, tengo un novio serio… eso llevó un tiempo, el volver a confiar en alguien otra vez. Estoy muy bien, muy feliz.

¿Qué pasó con Paolo Macchiarini?

En junio de 2023, Paolo Macchiarini fue condenado a dos años y medio de prisión por el caso de tres pacientes fallecidos tras sus cirugías. Se cree que el médico cumplirá condena en Madrid, ciudad donde fijó su domicilio.

En sus redes sociales (Instagram y TikTok: @benitaalexander_official), Benita cuenta las actualizaciones del caso.

Más noticias
Noticias Relacionadas