9.8 C
Buenos Aires
InicioDeportesAlejandra Romero, la última novia del Potro Rodrigo, perdió a su hijo...

Alejandra Romero, la última novia del Potro Rodrigo, perdió a su hijo de 13 años

La triste noticia del fallecimiento del hijo de Alejandra Romero invade el pueblo de Villa Larca, provincia de San Luis, donde la expareja de Rodrigo Bueno, más recordado como el ‘Potro’ Rodrigo, se instaló allí hace muchos años para dedicarse de lleno a su carrera como cantante.

El trágico hecho ocurrió este viernes 16 de febrero, cuando el nene de 13 años estaba jugando un partido de fútbol con amigos y se desplomó inesperadamente en el suelo. Pese a que se está esperando el resultado de la autopsia, la primera información indicó que se trató de una muerte súbita.

La noticia fue confirmada por Ángel de Brito (Foto: captura TV)

La noticia fue comunicada por Ángel de Brito en LAM (América TV). “Hay una tragedia que ocurrió en San Luis y tiene que ver con Alejandra Romero, la ex del Potro Rodrigo. La hemos tenido en los programas muchas veces, re divertida, canta muy lindo, ha contado sus historias. Lamentablemente, su hijo de 13 años falleció hoy mientras jugaba un partido de fútbol en la provincia San Luis”, comenzó relatando el conductor del ciclo.

“El nene se llamaba Jaziel, estaba jugando al fútbol como cualquier chico de su edad, se descompuso y falleció de esa manera. Están todos mandándole saludos por las redes sociales, fuera y todas las cosas que se dicen en estos momentos donde no hay palabras realmente. Toda su familia está muy impactada. Es terrible lo que ocurrió”, agregó.

Conmoción por la muerte del hijo de Alejandra Romero, la última novia de Rodrigo Bueno (Foto: Alejandra_romerooficial)

Conmocionados, gran parte de los 47.600 seguidores que tiene Romero en Instagram, quisieron dejarle un mensaje para transmitirle cariño y lo hicieron a través de una publicación de abril de 2023 que la artista ancló en su feed. “Simplemente… Te amo Jaziel = Mi Fuerza es Dios”, escribió en aquel entonces como descripción de la imagen en la que se lo ve abrazada junto a su pequeño hijo.

“Te mando un abrazo en este momento tan difícil para una mamá… ¡Solo pido a Dios que le dé fuerzas a esa familia, en especial a vos!!”; “No hay palabras para tanto dolor. Abrazo fuerte”; “No puedo creer querida Ale lo siento mucho, no hay palabra que consuele para tanto dolor” y “Me acabo de enterar ale querida, sé lo que sentís, no hay palabras para tanto dolor, solo esperar el reencuentro algún día. Yo también tengo a mi ángel Tomás, que cumpliría 18 años este año. Fuerzas, te abrazo fuerte”, fueron solo algunos de los comentarios de apoyo que recibió.

En la madrugada del 24 de junio de 2001, Rodrigo tuvo un accidente de tránsito en la Autopista Buenos Aires – La Plata que terminó con su vida y con la de uno de sus acompañantes, Fernando Olmedo, el hijo del Alberto Olmedo. Del trágico hecho salieron ilesos su exmujer, Patricia Pacheco, y el pequeño de ambos, Ramiro, de tan solo tres años.

Alejandra Romero, la última novia del cantante

En aquel entonces, el cordobés estaba en una relación con Alejandra Romero, quien, desde entonces, lo lleva siempre en su corazón, tiene un gran tatuaje en su honor y, en 2019, expresó en diálogo con Hay que ver (Canal 9): “Nunca programo nada y vivo el minuto a minuto. Es la primera vez que un 24 de junio estoy en un programa. Antes no podía. Aprendí a llevar el dolor. Hoy puedo escuchar sus canciones con una sonrisa. Me hace bien escucharlo, además le escribo canciones. Rodrigo está muy presente en mi día a día”.

Alejandra Romero y el Potro Rodrigo estuvieron juntos un año

Allí también se refirió a las señales que recibe de su expareja: “Somos energía y él era una persona muy especial y poderosa. Solo alguien que tiene poderes logra algo como lo que logró Rodrigo. Hace unos años, y sobre todo cuando yo estaba mal, me pasaban cosas raras. Tenía un delfín que habíamos comprado en Bahamas y se movía solo. Lo mismo me pasaba con un reloj con láser, que se encendía solo. Todas cosas compradas con él. Al principio me angustiaba, era como una desesperación que me daba. Rodrigo hablaba mucho de la muerte, sabía que se iba a ir y decía que nos iba a asustar a los que nos quedáramos. Es cuestión de creer o reventar”.

LA NACION

Más noticias
Noticias Relacionadas