19.3 C
Buenos Aires
InicioEconomíaTras resignar la reforma fiscal, Luis Caputo deberá hacer un fuerte ajuste...

Tras resignar la reforma fiscal, Luis Caputo deberá hacer un fuerte ajuste para llegar al déficit cero

El Gobierno sacó del debate los puntos que más polémica habían generado por la suba de impuestos. Sin embargo, dijo que no negociarán su objetivo. Cuáles son los recortes que se vienen y qué límites enfrentará el ministerio de Economía para ponerlos en marcha.

Melina Manfredi

El titular del Palacio de Hacienda, Luis Caputo. (Foto: TN/Leandro Heredia).

El titular del Palacio de Hacienda, Luis Caputo. (Foto: TN/Leandro Heredia).

Luego de anunciar que el Gobierno retiraba todas las propuestas de reforma fiscal que estaba debatiendo el Congreso, el ministro de Economía, Luis Caputo enfatizó que el déficit cero sigue siendo el objetivo para 2024. Esa meta, que ya lucía complicada antes de resignar el incremento de impuestos, se plantea cada vez como más ambiciosa.

“El objetivo oficial de alcanzar el equilibrio financiero en 2024 requerirá de un esfuerzo fiscal mayúsculo (6 puntos porcentuales del Producto)”, indicó la consultora Equilibra. Según sus analistas, la fórmula de movilidad jubilatoria; las retenciones a las exportaciones; y el impuesto a los ingresos personales, explicarían un ahorro o mejora en los ingresos de hasta 2,3 puntos porcentuales del PBI.

Leé también: Sin acuerdo salarial, la UTA define las medidas de fuerza y hay alerta por un nuevo paro de colectivos

Sin embargo, al resignar esos y otros puntos que podían aumentar los ingresos y no negociar la meta de equilibrio fiscal, el ministerio de Economía tendrá que recurrir a un recorte más fuerte en los gastos para poder cumplir con su objetivo.

De hecho, el propio ministro Caputo había advertido sobre la reducción de los recursos provinciales. En ese contexto, GMA Capital se preguntó si alcanzaría con eso para lograr el ajuste. “Las transferencias a provincias representan 0,8 puntos del producto. El plan desde el inicio de la gestión ya contemplaba un recorte de 0,5 puntos en este rubro. Solamente quedaría un margen de 0,3 puntos ‘extra’ frente al 0,8 necesario (manteniendo el resto de las mejoras en las partidas)”, indicó.

Aunque la Ley Ómnibus ya se trató en comisiones y se le hicieron numerosos cambios, finalmente el Gobierno decidió retirar el capítulo fiscal. (Foto: NA/Marcelo Capece).

Aunque la Ley Ómnibus ya se trató en comisiones y se le hicieron numerosos cambios, finalmente el Gobierno decidió retirar el capítulo fiscal. (Foto: NA/Marcelo Capece).

Con respecto al plan de recorte de gastos, Consultatio consideró que “la motosierra también encuentra un límite”, teniendo en cuenta que “el ajuste en jubilaciones y salarios vía licuación está bastante realizado”. Al mismo tiempo, señalaron que, dada la devaluación, el recorte de subsidios económicos implicará una suba tarifaria mayor a la prevista. “Obra pública y otros gastos de funcionamiento tal vez sean los ítems donde el Gobierno tendrá más margen”, afirmó la compañía.

Leé también: El directorio del FMI se reunirá el miércoles para definir el desembolso de US$4700 millones para la Argentina

A ese panorama, se suma la situación general de la economía, que plantea un punto de partida complejo para llegar al equilibrio fiscal. “La devaluación incrementará la recaudación de los tributos ligados al comercio exterior, pero tanto la inflación como la recesión supondrán una retracción real del resto de los tributos. En el neto, prima el segundo efecto”, indicó la casa de Bolsa.

La promesa de la cosecha

Si bien el Gobierno finalmente tuvo que dar marcha atrás con el aumento de las retenciones a la soja y la imposición de ese tributo a productos que antes no las tenían, las mejores perspectivas sobre la cosecha incrementarán la recaudación por esa vía. “Se estima que la campaña de soja generaría 52,5 millones de toneladas en 2024. En tanto, para el maíz se prevén 56,5 millones de toneladas. En el caso del trigo, 15,5 toneladas”, puntualizó GMA Capital.

Las proyecciones para la cosecha de este año mejoraron sensiblemente con respecto a 2023 y eso incrementará los ingresos por retenciones. (Foto: GMA Capital).

Las proyecciones para la cosecha de este año mejoraron sensiblemente con respecto a 2023 y eso incrementará los ingresos por retenciones. (Foto: GMA Capital).

“Una cuenta muy simple nos indica que, a los precios actuales, estas proyecciones de producción representan un valor agregado de US$36.300 millones, comparado contra US$23.000 millones de 2023. Significaría un aumento del 58%, beneficiando los ingresos en las arcas del Estado, que en el último año se vieron principalmente afectadas por la sequía, el adelantamiento de las ventas en 2022 (por primeras ediciones de “Dólar Agro”) y por la retención de granos derivada de la brecha cambiaria y del aumento de la incertidumbre”, agregó la compañía.

Leé también: Las represas de Santa Cruz están paralizadas y China espera un gesto de Caputo para destrabar US$500 millones

Por el lado de los ingresos, también el Gobierno seguirá percibiendo mayores ingresos por el aumento del impuesto PAIS y su aplicación sobre todas las importaciones, que no pasó por el Congreso y se está cobrando desde diciembre.

Más noticias
Noticias Relacionadas