15.3 C
Buenos Aires
InicioPolíticaLey ómnibus: "Lavate la boca antes de hablar de Perón", coimas, el...

Ley ómnibus: «Lavate la boca antes de hablar de Perón», coimas, el «fantasma de Conan» y todas las perlitas del debate

Como era de esperar, el plenario de comisiones de la Cámara de Diputados que debe debatir el proyecto de ley ómnibus «Bases y Puntos de Partida de la Libertad de los Argentinos» de Javier Milei arrancó con fuertes cruces y chicanas entre los diputados y cierre de micrófonos.

En una de las primeras intervenciones, el diputado de Unión por la Patria Sergio Palazzo interrumpió al presidente del plenario de comisión, el cordobés de La Libertad Avanza Gabriel Bornoroni, para poder hacer uso de la palabra pese a que estaba hablando el libertario.

Bornoroni: “Está anotado en la palabra, todavía no la tiene, yo le voy a asignar la palabra. Yo recién le di la palabra al presidente del bloque”.

Palazzo: “¿Y qué tiene que ver? Yo también soy diputado”

Bornoroni: “Pero claro, pero primero vamos a escuchar a los funcionarios”

Palazzo: “Ya lo escuché al presidente del bloque, cuando usted lo disponga hablamos. Tratemos de que no pase lo mismo que con el diputado (José Luis) Espert que nos prohibió la palabra a todos”.

Palazzo le preguntó a los diputados que presiden las comisiones si habían recibido pedidos de coimas de algún diputado, tal como sugirió en varias oportunidades Javier Milei.

Video

Los diputados de Unión por la Patria y La Libertad Avanza se trenzaron en un tenso diálogo por las acusaciones de «pedidos de coimas» por parte de Javier Milei.

“Quiero que me contesten para que quede registrado ya que el Presidente dice que le piden coimas, quiero que ustedes como presidentes de las comisiones a donde se ha dado giro esta ley me informen si han recibido pedido de coimas de diputadas o diputados”, planteó.

El cordobés le respondió que su consulta no tenía “ningún asidero”. “¿Cómo que no? Yo no tengo ninguna denuncia ni pronunciamiento para que me venga a tratar de coimero un presidente de la Nación. Así que a mí me contesta”, le esputó Palazzo.

El intercambio continuó con un recordatorio del libertario sobe los cinco minutos que tenía Palazzo para dar su discurso. “No lo dice el reglamento”, le esputó el kirchnerista.

Palazzo dedicó su tiempo a marcar erratas e incongruencias en el proyecto de ley ómnibus y a preguntar por las distintas emergencias declaradas desde que asumió Milei. Como se extendía, el presidente del plenario insistió para que formulase su pregunta.

El bancario continuó con sus críticas al Gobierno por sostener, a través de distintos funcionarios, que no negociarían elementos del proyecto de ley y solo aceptaría sugerencias. El libertario, nuevamente, le pedía que formule la pregunta y evitase extenderse.

Finalmente, Bornoroni pareció agotar su paciencia y apagó el micrófono de Palazzo. A continuación, el libertario Oscar Zago tomó la palabra para pedir una moción de orden ante el murmullo que comenzó a sonar en la sala.

El «fantasma de Conan»

Una de las primeras en hablar fue la diputada del Frente de Izquierda Myriam Bregman. Con su estilo combativo, la dirigente advirtió que a Federico Sturzenegger, quien asesora al gobierno de Javier Milei, se le «garantiza la impunidad porque no hay a quién reclamarle», ya que «no es funcionario público».

«Este proyecto pretende llamarse ley ómnibus pero como se dice por ahí más que un ómnibus parece un tren fantasma. Señor Presidente todos estos atropellos contra el pueblo se tienen que discutir. Ustedes no pueden pensar que pueden pasar esto sin más y que no vamos a discutir», apuntó Bregman.

En ese marco, la diputada lanzó una ironía que incluyó a uno de los perros del Presidente: «Pretenden convertir a Javier Milei y a su séquito de funcionarios y de no funcionarios como a Sturzenegger que se le garantiza la impunidad porque no hay a quién reclamarle, no es funcionario público. ¿Qué es? ¿Otro fantasma como Conan?».

El grito de una diputada a Rodolfo Barra: «Lavate la boca antes de hablar de Perón»

El procurador del Tesoro exponía en la Cámara de Diputados por el tratamiento de la ley Ómnibus sobre la «prosperidad» que el Estado y el gobierno le debe proveer a la población y citó al ex presidente Juan Domingo Perón.

De repente, se escucha de fondo el grito de la legisladora de Unión por la Patria Lorena Pokoik que le dice «lavate la boca antes de hablar de Perón».

El funcionario atina a responder con un «bueno», como restándole importancia, y apenas un chiflido de otra persona se superpone en la continuidad de la exposición de Barra.

«Bergman» y «Lopilato», los furcios que sacaron risas en el plenario

En una de las primeras actividades del año, algunos funcionarios y legisladores aún están intentando aprender los nombres de los diputados. Les ocurrió a Gabriel Bornoroni, presidente de la comisión de Legislación General, y a Eduardo Rodríguez Chirillo, secretario de Energía.

Primero, Bornoroni erró con el apellido de Myriam Bregman. «Es el turno de Myriam Breg…, Bergman… Bergman», trastabilló el de La Libertad Avanza, acaso confundido por el director de cine Ingmar y la actriz Ingrid. «¡Bregman!», subrayó la diputada del FIT. «Disculpe», reaccionó él.

Más tarde, le tocó a Rodríguez Chirillo. Cuando le llegó el turno de responder a las preguntas, metió la pata.

«En cuanto a lo que comentó la diputada Lopilato, creo que es… O Lospennato», concedió el secretario, con una sonrisa. A su alrededor, otros funcionarios y legisladores también se rieron por la confusión.

«Disculpen los nombres, por favor. Me van a sacar un blooper por eso, bueno», admitió Rodríguez Chirillo.

Los murmullos obligaron al pedido de calma y silencio. «Sí, la verdad es difícil», resopló el titular de Energía mientras intentaba reencontrar el hilo de su intervención.

Más noticias
Noticias Relacionadas