9.8 C
Buenos Aires
InicioPolíticaMauricio Macri ya se mueve como jefe del PRO: reagrupa la tropa...

Mauricio Macri ya se mueve como jefe del PRO: reagrupa la tropa y negocia condiciones de un acuerdo con Javier Milei

Mauricio Macri regresará el próximo fin de semana de Villa La Angostura, después de pasar todo el verano en familia, en su casa de Cumelén. Hay quienes dicen que en el Sur, el ex presidente suele tener una agenda más activa en términos políticos que cuando está en Buenos Aires. Por allí pasan dirigentes políticos y amigos, todos vinculados al círculo rojo y la mayoría con pasado o presente en la gestión.

Pero el verano, en términos políticos al menos, ya pasó. O casi no hubo en realidad. Una semana después de cumplir 65 años -los celebró el pasado jueves 8-, Macri está decidido a asumir a partir de marzo su primer cargo nacional desde que dejó la presidencia el 10 de diciembre de 2019.

De no mediar un imprevisto, será el nuevo titular del PRO, con consenso de la mayor parte de los dirigentes, incluso del ala históricamente conocida como «palomas» y la negativa, solo por ahora, de Patricia Bullrich, actual presidenta del partido, con quien la relación se deterioró en los últimos meses, sobre todo después de las elecciones. No obstante, la posibilidad de una lista de unidad que encabece Macri y a la que adhiera Bullrich también es altamente viable.

En medio de esa nueva aventura que se prepara para encarar, Macri impulsa un acuerdo político con la Libertad Avanza para sumar al PRO al Gobierno, a través de la incorporación de referentes propios al Gobierno y del armado de un interbloque en el Congreso, que tendría 75 diputados y que podría liderar Cristian Ritondo.

Pero eso no implica que el ex presidente avale una «fusión», la palabra que utilizó Bullrich para referirse a lo que en el PRO definen como un acuerdo en vías de conformar una coalición de gobierno. El malestar interno con la ministra de Seguridad tiene que ver con su presunta intención de unificar los partidos, algo que descarta el resto de los dirigentes, incluido Macri, fundador del partido hace dos décadas.

«El PRO es un partido que desde hace 20 años trabaja por un país moderno, republicano, libre, abierto al mundo. Tiene su historia e identidad», es la reflexión que baja desde el entorno del ex presidente cuando se les consulta sobre una eventual fusión con los libertarios. Esa variante, que descartan, no implica que expliquen que «como espacio estamos abiertos a ver de qué modo podemos ayudar al Gobierno a llevar adelante los cambios que el país necesita y que la gente votó».

Cuatro actores centrales del PRO, con divisiones en la actualidad.Cuatro actores centrales del PRO, con divisiones en la actualidad.

Aunque por la cabeza de Macri por estos días la prioridad principal es «fortalecer el PRO, mantenerlo unido y fuerte como lo demostró en el trabajo con la ley de Bases», en referencia al consenso total que adoptó el partido al votar en general y en particular, en Diputados, a favor del proyecto del oficialismo, la frustrada Ley Ómnibus.

Además de charlar periódicamente con Milei vía Whatsapp, Macri conversa con dirigentes que durante las elecciones pasadas, dentro del PRO, jugaron en la vereda de enfrente a sus pretensiones. Dos ejemplos de ello son Soledad Acuña y Diego Santilli, que trabajaron en la campaña cerca de Horacio Rodríguez Larreta pero que hoy están alineados a la idea de conformar una coalición con el mileísmo.

En el caso de Soledad Acuña, se reunió con Macri en Cumelén el fin de semana pasado y declaró públicamente que el ex presidente «trata de ayudar» a Milei, pero que no lo conduce políticamente. Santilli con Macri hace tiempo no habla, pero cultiva una relación de afecto. Los vínculos del diputado nacional bonaerense, en ese sentido, son directos con Milei. De allí que se especulara con un eventual arribo suyo al gobierno, ya sea como ministro del Interior o de Seguridad, en caso de que Guillermo Francos o Patricia Bullrich cambiaran de funciones en algún momento.

Después, en la relación del ex presidente con sus aliados del PRO, los históricos halcones firmaron una solicitada a favor suya en enero, para que se hiciera cargo de la conducción del partido. En esa misiva aparecen muchos soldados que acompañaron a Bullrich en la campaña, pero que hoy, en la propia interna partidaria, apuestan por el ex mandatario.

En relación a los gobernadores del PRO, la adhesión a la candidatura de Macri al frente del partido la firman los tres: su primo, Jorge Macri, el chubutense Ignacio Torres y el entrerriano Rogelio Frigerio. Los últimos dos apoyan la candidatura de Macri y ven con buenos ojos una convergencia a nivel legislativo con la Libertad Avanza. Pero también tienen buena relación con Bullrich, con quien este miércoles se juntaron, y además mantienen un vínculo positivo con Rodríguez Larreta, el único de los nombres de peso del PRO que no aboga por estampar un acuerdo con los libertarios. Milei siempre utilizó al ex jefe de Gobierno porteño como blanco principal de sus críticas.

María Eugenia Vidal es la otra dirigente de relieve del PRO que está dispuesta a avanzar en una coalición de gobierno con Milei y que más allá de ciertos matices en la relación, se espera que apoye la candidatura de Macri como presidente del partido. No obstante, la gobernadora bonaerense no parece pensar en sumarse a un gobierno de Milei, tal como habría recomendado Macri, que apostaba por ella para que reemplace en la ANSeS al eyectado Juan Carlos Giordano. Como la mayoría de los referentes del PRO, Vidal no está dispuesta

Más noticias
Noticias Relacionadas