19.4 C
Buenos Aires
InicioSociedadUn triste adiós a Umma Aguilera en medio de reclamos de justicia

Un triste adiós a Umma Aguilera en medio de reclamos de justicia

El único detenido se negó a declarar

El cuerpo la nena de 9 años, que era hija de un custodio de Bullrich, fue inhumado en Banfield mientras la Justicia tiene en la mira a tres sospechosos y detuvo a uno.

El único detenido por el crimen de Umma Aguilera, la hija de 9 años de un policía federal de la custodia de la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, asesinada el lunes durante un asalto en Lomas de Zamora, se negó esta tarde a declarar ante el fiscal de la causa y seguirá preso, informaron fuentes judiciales. Se trata de un chico de 22 años quien fue indagado en los tribunales lomenses por el fiscal Pablo Rossi, que continúa con las diligencias en procura de localizar a los otros tres sospechosos identificados.

Mientras tanto, familiares, amigos, vecinos y conocidos participaron hoy, con muestras de profundo dolor del velatorio y posterior inhumación de los restos de la nena y expresaron con carteles y a viva voz su reclamo de justicia.  El velatorio comenzó pasadas las 8.30 en la casa de «Sepelios Banfield», situada sobre la calle Zapata al 98, en esa ciudad del partido de Lomas de Zamora. Allí, decenas de familiares, amigos, conocidos y vecinos desfilaron para acompañar a los padres de la menor de edad, ambos oficiales de la Policía Federal Argentina (PFA), uno de ellos custodio de la ministra de Seguridad. De hecho, la funcionaria, vestida de negro, se hizo presente en la sala funeraria pasadas las 11.30 y se retiró veinte minutos después sin hacer declaraciones a la prensa.

Ante la llegada de Bullrich, varios de los presentes exhibieron carteles que decían «Justicia», «No más inseguridad» y «Hasta cuando por favor!!!». También estuvo presente en la sala velatoria la vicepresidente de la Nación, Victoria Villarruel, que llegó cerca de las dos de la tarde; el jefe de la Policía Federal Argentina, Luis Alejandro Rollé y otras miembros de esa fuerza. El velatorio se desarrolló hasta las tres de la tarde, cuando partió el cortejo fúnebre hacia el Nuevo Cementerio Parque, del Municipio de Lomas de Zamora y ubicado a solo tres cuadras de la cochería.

La mayoría de los presentes acompañó a pie, con ramos de flores, carteles que exhibían reclamos de justicia y otros aplaudieron. El cortejo estuvo escoltado por dos motos policiales, mientras inspectores municipales ordenaron el tránsito. Además, al final de la fila hubo una ambulancia, por precaución. Al arribar al cementerio había otros vecinos esperando en la puerta de entrada, tras lo cual, comenzó la ceremonia de inhumación que terminó cerca de las 15.40, cuando los presentes que iban a pie desconcentraron entre muestras de indignación.

Muestras de dolor y marcha

En tanto, a raíz del asesinato de Umma, el club Defensores de Banfield, donde la niña practicaba handball, decretó un día de duelo y cerró sus puertas durante la jornada. “Acompañamos a la familia en este triste momento”, señalaron desde la entidad deportiva en la red social Instagram.

Por otro lado, familiares de Umma convocaron a una manifestación que se realiza hoy a las 19 bajo la consigna «basta de inseguridad» en el lugar donde ocurrió el hecho; es decir, en la intersección de las calles Pío Baroja y Martín Rodríguez.

«Por Umma, por todos. Los vecinos de Villa Centenario nos autoconvocamos. Basta de inseguridad», difundió una de las tías de la víctima, Melanie Rodríguez, en su cuenta de Facebook.

Tras los sospechosos

El sospechoso apresado por el crimen de Umma Aguilera registra antecedentes por un «robo agravado» cometido en Lomas de Zamora en 2021. Al allanar su domicilio, los efectivos hallaron ocho teléfonos celulares, tres municiones, una notebook y una campera negra con rayas blancas, similar a la que llevaba uno de los asesinos que fue registrado por las cámaras de seguridad. Ante esta situación, el muchacho de 22 años quedó a disposición del juez de Garantías 4, Sebastián Monellos, y del fiscal Pablo Rossi a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 18 de Lomas de Zamora, quien lo indagó por los delitos de «robo agravado por el uso de arma de fuego (dos hechos) y homicidio criminis causa».

A su vez, tal como dijo Bullrich, hay otras tres personas identificadas en la causa que son buscadas. Una, cuyas iniciales son M. P. R. M., es un joven de 20 años al que se ubicó por una huella digital hallada dentro del Toyota Corolla que utilizaron los delincuentes. Aunque se realizaron tres allanamientos en distintos domicilios relacionados a M. P. R. M. en Villa Fiorito y Villa La Cava, por ahora no fue localizado. Sobre ese sospechoso, los voceros señalaron que tiene antecedentes penales en la ciudad de Buenos Aires.

Otro de los prófugos fue identificado por los voceros con las iniciales A. E. R., alias «Pelusa», de 20 años, quien, según los investigadores, posee similitudes físicas con uno de los asesinos. Se cree que trabajaba en el sector informático.

El tercer buscado es un joven apodado «Baltazar» o «Barrita», cuya identidad aún no se logró establecer.

Al voleo

«Se está atrás de los asesinos, esa es la tarea más importante y fundamental que se está realizando en este momento», dijo esta mañana Bullrich a radio Urbana Play. También, en la puerta de su domicilio, la ministra ratificó ante la prensa que tenía «todos los datos de las personas que participaron» y afirmó que eran siendo buscados «uno por uno».

Bullrich descartó que el crimen haya tenido alguna motivación distinta al robo, dado que el padre de la niña era su custodio, y apuntó: «Nosotros consideramos que ha sido al voleo, que han sido unos delincuentes que vieron un auto saliendo y bueno… No creo que haya otro tipo de hipótesis, por lo menos no es lo que maneja ninguna fuerza de seguridad».

«Fue uno de los tantos hechos de inseguridad que suceden, es una zona muy compleja de Lomas de Zamora, una zona caliente del delito», precisó en la entrevista radial, durante la cual agregó que todo indica que los criminales «estaban a la caza».

El crimen

El crimen se registró ayer a las 8.48, cuando el policía Aguilera salía vestido de civil con Umma –una de sus tres hijas– a bordo de su auto Ford Ka del garaje de su casa situada en Pío Baroja, a pocos metros del cruce con la calle París, de Villa Centenario.

Cuando aún el policía no había llegado a tomar la calle, un auto Toyota Corolla negro –supuestamente robado– le interrumpió el paso y dos delincuentes bajaron armados y se aproximaron con intenciones de robo, de acuerdo a lo que quedó registrado por una cámara de seguridad. Aguilera aceleró con intenciones de huir, momento en el que los asaltantes dispararon hacia la parte trasera del vehículo.

En la filmación se ve que luego los asaltantes regresan al auto en el que habían llegado, mientras que unos metros más adelante el policía detiene la marcha y abre la puerta trasera del auto para asistir a su hija, que había sido alcanzada por las balas y estaba herida.

A raíz del ataque la nena sufrió una herida de bala en la nuca y otra en una de sus manos, por lo que fue primero trasladada de urgencia al hospital Gandulfo y luego derivada en un helicóptero al hospital Churruca, donde fue operada y murió.

Más noticias
Noticias Relacionadas