9.8 C
Buenos Aires
InicioPolíticaSegundo día de debate de la ley ómnibus de Milei: más tensión,...

Segundo día de debate de la ley ómnibus de Milei: más tensión, cruces y «freezer» para la reforma electoral

La reforma electoral de la Ley Ómnibus de Javier Milei quedó tecleando tras la segunda reunión del plenario de comisiones de Diputados. La iniciativa -que va desde la suspensión de las PASO hasta la instalación de un sistema de circunscripción uninominal- cosechó rechazos que atraviesan todo el arco político y el propio ministro de Interior, Guillermo Francos, sentenció: «Si no están los votos para la reforma electoral, eso no va a trabar el tratamiento de la ley”.

La exposición de Francos fue la primera de una larga jornada – en la que también expuso la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich– y terminó en escándalo cuando el titular de Interior anunció que tenía que irse y el diputado del FdT, Leandro Santoro, empezó a gritarle.

«¿Por qué se enoja?», le preguntó Francos ya de pie. «Porque usted se va a comer. ¿Qué parte no entienden? Ustedes presentaron un proyecto de mil artículos», lo cruzó el peronista. «Me faltás el respeto», le respondió el funcionario, enojado, y señalándolo con el dedo y abandonó el salón.

Durante la exposición, Francos defendió cada punto de la reforma. «En estos últimos 12 años las PASO implicaron un enorme gasto para el Estado. Solamente en 2023 se gastaron $11 mil millones entre aportes de campaña y boletas electorales para 15 agrupaciones políticas, 10 de las cuales no pasaron el piso previsto por la Ley», detalló.

Sin embargo, la eliminación de las primarias no fue el principal punto de crítica. Los rechazos se centraron en la eliminación de tope de montos de aportes de privados a las campañas electorales, en la instalación de un sistema de circunscripción uninominal y el cambio en la composición de la Cámara de Diputados, lo que le restaría bancas a algunas provincias y le sumaría 20 a Buenos Aires.

La diputada de la UCR Carla Carrizo consideró que el cambio en la financiación de campañas llevaría a «privatizar el sistema político». «Cuando hablamos del financiamiento de la política hablamos de la calidad de democracia que queremos, y si la calidad de la democracia que tenemos va a ser presa de los grupos criminales o de las organizaciones corporativas, nos seguimos alejando de la sociedad», apuntó.

A su turno, el presidente de la Coalición Cívica, Maximiliano Ferraro, sentenció: «Es inadmisible la delegación de facultades que pretende usted para lo que es la readecuación del Código Electoral en función de las circunscripciones uninominales».

La justicialista Silvana Ginocchio, chicaneó: «Con este sistema Milei no podía llegar a ser diputado«.

También la legisladora del PRO Silvia Lospennato, quien pidió «respetar el sistema actual de distritación», consideró que «lo otro es peligroso, es perder diversidad» y que va en contra de la «mirada federal».

Horas después, una fuente de Gobierno reconoció a Clarín que la reforma electoral no es de las más «urgentes», mientras que un legislador de peso de La Libertad Avanza consideró que aunque no era lo previsto, el tema puede convertirse en un «fusible de negociación».

La segunda jornada de debate volvió a ser tensa y hubo fuertes cruces. El presidente de la comisión de Presupuesto, José Luis Espert, protagonizó al menos dos: con Nicolás del Caño y con el ex canciller Santiago Cafiero. En ambos casos la discusión empezó por el uso de la palabra y el corte del micrófono.

«Déjeme terminar. ¿Qué, va a pedir cárcel o bala?», lo cruzó Del Caño. Con Cafiero, después de varias advertencias para que cierre su discurso, Espert le cortó el micrófono y Cafiero caminó hasta la mesa de la presidencia a quejarse. Sin éxito volvió a su lugar y siguió dando su discurso a los gritos, por encima del legislador que tenía el uso de la palabra, hasta que cerró irónicamente: «muchas gracias». Su bancada, que había amenazado con retirarse, lo aplaudió.

Bullrich presionó a Palazzo para que la CGT levante el paro del 24

Después de Francos, expuso la ministra Patricia Bullrich, quien adelantó la eliminación del artículo que más polémica había despertado.

“Ha habido una mala interpretación del artículo 331 sobre permiso de reunión de más de 3 personas”, y anunció que será eliminado de la iniciativa en tratamiento. “Al haber confusión, lo retiramos”, afirmó.

Sobre el cierre, cruzó al diputado kirchnerista y gremialista de la Bancaria, Sergio Palazzo. “¿Usted cree que todos los bancarios son kirchneristas? Levanten el paro del 24 y vamos a discutir democráticamente”, lanzó.

Y agregó: «Hay que cambiar al sindicalismo. Gobierna otro partido y ya tienen el paro para el 24. Vamos a tener un sindicalismo de reivindicación o no. El paro general es una destrucción de la economía del país. Yo le pido, levante el paro del 24 y vamos a discutir de verdad».

Más noticias
Noticias Relacionadas