9.8 C
Buenos Aires
InicioDeportesEscándalo en Italia: acusan al subsecretario de Cultura y famoso crítico de...

Escándalo en Italia: acusan al subsecretario de Cultura y famoso crítico de arte de haber robado un cuadro del siglo XVII

ROMA.- Crítico de arte, ensayista, exministro de Cultura, exalcalde de pueblitos encantadores, político y personaje televisivo conocido por su verborragia e histrionismo, Vittorio Sgarbi, ahora subsecretario de Cultura del gobierno de Giorgia Meloni, de 71 años, volvió a dar que hablar. Aunque él niega todo, está siendo acusado de haberse robado un valiosísimo cuadro del pintor italiano Rutilio Manetti (1571-1639) -prolífico exponente del Seicientos senés (de Siena), de estilo barroco “caravaggiesco”-, luego de una investigación conjunta del diario Il Fatto Quotidiano y el programa televisivo Report que desató un verdadero escándalo.

La obra de arte en cuestión es La captura de San Pedro, que fue misteriosamente robada en 2013 de un castillo de Buriasco, localidad de la región del Piamonte. Según la investigación, la pintura habría reaparecido en 2021, restaurada, en una muestra titulada Los pintores de la luz, que tuvo lugar en la ciudad de Lucca, en la Toscana, en la que Sgarbi aparecía como el dueño de un cuadro “inédito” del mismo autor, algo que enseguida despertó serias sospechas.

¿Cómo podía ser que el famoso crítico de arte y subsecretario de Cultura tuviera un cuadro supuestamente “inédito” de Manetti, cuando uno idéntico se encontraba entre las fotos del banco de datos de Interpol y resultaba robado?

Según la reconstrucción de los hechos que puso en el banquillo a Sgarbi, en 2013 el crítico de arte estaba muy interesado en la La captura de San Pedro, que se encontraba en el castillo de Buriasco, donde funciona un restaurante. A través de una persona de confianza, Paolo Bocedi, le hizo una oferta a su dueña, una anciana llamada Margherita Buzio, que no quiso saber nada de vender la obra. Semanas más tarde, los ladrones se la habían llevado, dejando el marco y, en lugar de la tela en cuestión, una foto. La víctima enseguida denunció el robo, planteó sospechas, y todo quedó en la nada. Diez años más tarde esa misma pintura reapareció en la muestra de Lucca, pero con un detalle distinto: una antorcha en el fondo del cuadro, algo que no la hace coincidir con la imagen del banco de datos de Interpol. ¿Por qué? Según la investigación, se cree que Sgarbi la habría hecho retocar por expertos para que no se pareciera al original robado.

Gianfranco Mingardi, restaurador de 68 años que trabajó durante años para Sgarbi, que también es coleccionista, en efecto, aseguró: “El cuadro es ése, me lo trajo un amigo de Vittorio junto a un transportador, enrollado como una alfombra”.

El funcionario, no obstante, negó todo. Sostiene que la pintura es suya, que la encontró enrollada adentro de Villa Maildalchina, una mansión que se compró hace unos años en Viterbo, al norte de Roma, y que es diferente del cuadro robado. “Uno tiene una vela, el otro no, son distintos”, dijo. “Cuentan cosas que no existen, que son pura fantasía, basándose en falsedades, y me acusan de robo como si fuera Diabolik”, declaró indignado. Convencido de ser víctima de una “agresión política”, aseguró por otro lado, que el suyo es un original de Manetti y que, en todo caso, sería una copia aquel que se robaron del castillo en 2013.

En medio de gran revuelo político, la fiscalía de Macerata, donde tiene residencia legal Sgarbi, abrió un sumario en contra del verborrágico funcionario por “hurto de bienes culturales”, se confirmó hoy. Esta noticia también fue desmentida por el político: “No recibí ningún aviso de investigación, no sabría cómo puedo ser indagado por un robo que no cometí”, reaccionó, al denunciar una “enésima difamación”.

Conocé The Trust Project
Más noticias
Noticias Relacionadas