19.5 C
Buenos Aires
InicioDeportesCampaña: el clima ayuda, pero hay una alarma con los números del...

Campaña: el clima ayuda, pero hay una alarma con los números del negocio

Los márgenes netos esperados para la soja y el maíz, los dos principales cultivos, muestran a hoy en la zona agrícola núcleo un fuerte retroceso versus lo que se visualizaba a igual fecha del año pasado, según un reporte de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR). La situación tiene que ver con menores precios.

“El 75% del maíz temprano y el 50% de la soja de primera están entre muy buenos a excelentes”, indicó la entidad para mostrar un contraste con la situación climática de los cultivos versus la sequía del año pasado.

Luego alertó: “Sin embargo, los márgenes de enero 2024 vs enero 2023 muestran caídas importantes de hasta casi US$400 por hectárea”. El año pasado los buenos márgenes no pudieron ser aprovechados por el derrumbe productivo a causa de la sequía.

Para tener en cuenta, en enero de 2023 una soja de primera en campo propio en la región podía dejar un margen neto de 598 dólares por hectárea. Ahora ese número es de US$380. En tanto, para la producción en campo alquilado el declive es de 59 a 2 dólares por hectárea.

Márgenes de enero de 2024 versus igual mes del año pasado

En cuanto al maíz de primera en campo propio, de los US$853 de margen neto esperado en enero de 2023 ahora se baja a 479 dólares por hectárea. En tierras alquiladas los números retroceden de 352 a 108 dólares por hectárea.

“Los márgenes eran sustancialmente mejores hace un año. El año pasado, los precios de enero 2023 venían reflejando el impacto del conflicto entre Ucrania y Rusia. Pero los márgenes del 2023 no pudieron ser capitalizados por la sequía. Un año atrás, todo el maíz temprano estaba perdido y el 30% del rinde potencial del maíz tardío se encontraba destrozado. La soja de primera estaba igual de crítica, con 3 millones de hectáreas en condiciones de regulares a malas, los rindes alcanzables rondaban los 15 qq/ha”, apuntó la BCR.

La entidad se preguntó si el buen clima para la actual campaña podría compensar la caída de ingresos esperada. Para ello analizó dos posibles escenarios productivos: uno promedio y otro de alto potencial [de 100 a 120 quintales por hectárea en maíz y de 40 a 50 quintales en soja] para la región.

En maíz, los cálculos arrojan una mejora en los márgenes de más de US$200 por hectárea cuando los rindes pasan de 100 a 120 quintales por hectárea (la tendencia es la misma tanto en campo propio como en alquilado)

“En maíz, los cálculos arrojan una mejora en los márgenes de más de US$200 por hectárea cuando los rindes pasan de 100 a 120 quintales por hectárea (la tendencia es la misma tanto en campo propio como en alquilado). En soja, una mejora en los rindes de 40 a 50 quintales por hectárea conlleva una mejora en la renta neta de 185 y 198 dólares por hectárea en campo propio y alquilado, respectivamente”, señaló.

Según el reporte, “lamentablemente” el 20% de aumento en producción por clima en maíz de primera “no compensarían los resultados promedios valorizados a enero del 2023″.

“Para campo propio el margen seguiría estando por debajo en 163 dólares por hectárea y en 40 dólares. Para el caso de la soja de primera, aún con un plus climático y un 25% más de rinde, en campo propio seguiría debajo de enero 23 en 33 dólares por hectárea. Solo en caso de alquiler da vuelta el partido y terminaría generando un ingreso extra de 141 dólares por hectárea”, indicó.

campo

Conocé The Trust Project
Más noticias
Noticias Relacionadas