lluvia-en-el-quirofano:-medicos-de-neuquen-terminaron-una-cirugia-mientras-caia-agua-del-techoSociedad 

Lluvia en el quirófano: médicos de Neuquén terminaron una cirugía mientras caía agua del techo

Profesionales del Hospital Castro Randón de la ciudad de Neuquén vivieron una grave situación: mientras operaban a un paciente en el quirófano los sorprendió una lluvia proveniente de goteras en el techo. Las imágenes, tomadas por los mismos trabajadores de la salud, se viralizaron rápidamente. La dirección del hospital desmintió que se hubiera seguido con la operación pero reconoció el hecho: “Se trató de una obstrucción en los desagües del techo, pero lo solucionamos”, dijo el director Adrián Lammel.

Las imágenes son elocuentes: se ve claramente el ingreso de agua desde el techo mientas los profesionales operan a un paciente que está recostado en la camilla. Fue en el quirófano número 3 y, según los empleados del hospital, la “cirugía programada se realizó pese al inconveniente”.

“Al finalizar con una de las cirugías y con la paciente aún bajo sedoanalgesia comenzó a drenar en grandes cantidades agua del techo que desconocemos su origen, con el peligro que significa para los y las pacientes y también para quienes trabajamos en el sector”, aseguró Marcos Campos, trabajador del área. Además, aclaró  que el agua caía desde las conexiones eléctricas. Según la misma fuente, el ingreso de agua en el quirófano había comenzado el lunes, pero en mucha menos cantidad. Por eso se decidió no suspender las intervenciones.

No es la primera vez que existen problemas en este hospital. En mayo, según denunció un enfermero, debieron utilizar “linternas de mano” para finalizar la operación de una embarazada debido a las malas condiciones en que se encontraban las lámparas del quirófano. “Tuvimos que usar lámparas y linternas de mano, como si fuera en la Segunda Guerra Mundial, para atender un campo quirúrgico porque no se veía nada. Se requiere de una luz muy potente para entrar en un cuerpo cuando una persona está abierta en el quirófano”, dijo Francisco Ariel López, trabajador del hospital. Y explicó que se trataba de una cirugía ginecológica a una embarazada que daba a luz, con la presencia de médicos anestesiólogos, residentes, cirujanos, especialistas de ginecología y de enfermería.

En lo que hace al inconveniente de las goteras también dio explicaciones el director de administración, César Zancarini. Si bien confirmó el contratiempo, negó que se haya continuado con la intervención quirúrgica. “Esas no son cosas que hacemos en el hospital, van en contra de los requerimientos para este tipo de intervención”.

De todas maneras, las imágenes tomadas con los celulares de los trabajadores son más que elocuentes: el agua cae en forma incesante muy cerca de la camilla donde se encuentra el paciente, y se ve a los profesionales continuando con su trabajo.

​Chubut. Corresponsal.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA