#sinohaysiesno:-8-de-cada-10-mujeres-reciben-imagenes-con-contenido-sexual-sin-consentimientoSociedad 

#SiNoHaySíEsNo: 8 de cada 10 mujeres reciben imágenes con contenido sexual sin consentimiento

Aquello que no es consentido por otra persona es violencia. El consentimiento sólo tiene forma de SÍ. Esto es lo que propone la campaña #SiNoHaySíEsNo, lanzada por Fundación Avon en el marco del 25 de noviembre, Día Internacional para la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer y los 16 días de activismo por la erradicación de la violencia de género.

La iniciativa unió a 7 ilustradores latinoamericanos -entre ellos, los argentinos Tute y Pepita Sandwich– que crearon relatos ilustrados para reflexionar sobre el poder del “Sí” y del “No”. 

Historietas que hablan sobre el consentimiento.

¿Sabemos qué es el consentimiento?

Según el relevamiento de Fundación Avon, el “consentimiento” se entiende ampliamente como algo que debe ser claro y explícito, y que no es algo que se da una única vez y para siempre, sino que hay que renovarlo continuamente incluso en parejas establecidas. Sin embargo, y contradictoriamente, el 42% de las encuestadas afirma que puede inferirse según el contexto. Incluso hay una falta de acuerdo sobre el consentimiento en el mundo digital: el 48% afirma que las reglas son diferentes que en el cara a cara.

“La campaña es un claro llamado de atención sobre el poder del Sí y del No, como palabras claves para brindar, o no, consentimiento en todos los vínculos, presenciales o virtuales. El silencio no es un “sí”; un emoji tampoco. Necesitamos promover la búsqueda del consentimiento frente a toda interacción, particularmente en las de índole sexual”, dice Ana Inés Álvarez, Directora Ejecutiva de Fundación Avon.

“Hay mucho acuerdo con lo que es el consentimiento, pero hay mujeres que dicen que depende del contexto, o que está implícito o sobreentendido, o que no es necesario en una relación estable -asegura Alvarez-. También hay quienes sienten incomodidad frente a que les comenten todo lo que publican en redes, sin embargo hay muchas mujeres que dicen que eso no es violencia ¿estará naturalizada?“. 

Viñetas de la campaña de Avon. Tute.

La encuesta también relevó diferentes situaciones que se viven en las relaciones mediadas por lo virtual, evaluando la frecuencia con la que ocurren y el nivel de incomodidad que generan en las mujeres. 8 de cada 10 mujeres recibieron imágenes, mensajes, emojis/memes de tenor sexual sin su consentimiento; 7 de cada 10 fueron presionadas a enviar fotos íntimas incluso luego de decir que no querían; mientras que al menos 1 de cada 2 mujeres sufrió y/o conoce alguna víctima de sextorsión y/o difusión de imágenes íntimas sin permiso.

El 84% de las mujeres afirma haber recibido mensajes o interacciones insistentes de seguidores en sus redes sociales, y el 68% recibió comentarios “subidos de tono” en fotos publicadas. Aun así, son las prácticas donde se evidencia una mayor tolerancia: sólo el 37% de las encuestadas manifiesta una alta incomodidad a la primera y 65% a la segunda.

“Notamos altos grados de violencia digital que están naturalizados. Pareciera que si pasa en formato virtual no es tan grave. Sin embargo, toda interacción debe considerar el deseo de la persona que lo recibe. La era digital trajo un nuevo lenguaje -memes, stickers, emojis, likes- que es altamente polisémico. Un “fueguito” no puede constituirse como la vara del consentimiento. Tenemos que generar acuerdos claros que impulsen el disfrute y no la violencia”, continúa Álvarez.

Viñeta de la campaña de Fundación Avon. Pepita Sandwich.

La pandemia también jugó un papel importante en la violencia digital. En un contexto donde las relaciones se volcaron a lo virtual, el 56% de las mujeres encuestadas sostienen que ahora ocurren con más frecuencia que antes.

Otros datos

  • 8 de cada 10 mujeres se aseguran de tener el consentimiento del receptor del contenido en tono sexual que ellas envían. Afirman que, en aquellas situaciones en las que envían mensajes, fotos, emojis, memes en tono sexual, están seguras de que la persona que las recibe está dispuesta a recibirlas.
  • 8 de cada 10 mujeres afirman que publicar una foto sexy o mostrando el cuerpo no habilita a comentarios o mensajes en tono sexual.
  • 51% afirma que su pareja les revisó sus cuentas de mail o redes sociales sin su permiso.
  • 24% de las mujeres encuestadas fueron exigidas a compartir sus claves de mail o redes sociales.

Interpelar desde el dibujo 

En la presentación de la encuesta estuvieron presentes Tute y Pepita Sandwich. “El humor y el dibujo tienen esa capacidad de síntesis que muchas veces no se logra encontrar en otras disciplinas. Siempre me parece una buena noticia que se apele a las historietas y dibujos para la transmisión de ideas, pero lo más importante es poder hacer que esos dibujos se conviertan en espejos para la gente”, aseguró Tute.

“El humor acompaña la temperatura social, lo que está aconteciendo, y a través del cual se puede establecer un mensaje o una crítica. Existe algo muy curioso que sucede en el plano virtual y es que se exacerba lo que sucede en el mundo real. Hay gente que se anima a hacer más cosas teniendo una pantalla de por medio que en la calle no se animaría a hacer”, agregó.

El machismo atraviesa a todas las generaciones y géneros. Pienso en un público grande y diverso, incluyendo hombres, mujeres, jóvenes y niños, que se puede haber interpelado por nuestros dibujos y mensajes. A través de las historietas cortas buscamos colaborar para desnaturalizar algunas conductas que, al haberse sostenido en el tiempo, pasaron a naturalizarse. Y que algo así se naturalice es peligrosísimo”, concluyó.

“Creo que esta conversación que abre tanto ONU Mujeres como la Fundación Avon me resulta alineada con mis propios deseos de comunicar y hacer un mundo más justo para las mujeres en todos los aspectos, ya sea en la vida real como en el mundo digital”, dijo Pepita.

“Cuando me comunicaron la idea de la campaña #SiNoHaySíEsNO, me pareció muy interesante poder ser parte y que con mi trabajo pueda aportar a la causa y brindar ayuda a quien lo necesita. En mi caso, también he recibido fotos sin consentimiento o comentarios que no quería recibir, por lo que me pareció interesante abordar el tema desde mi perspectiva y experiencia íntima, donde muchas personas podrían sentirse identificadas”, agregó. 

“Hay mujeres y niñas que están presentes en el mundo digital y quizás aún no tienen en claro hasta donde se puede llegar y cuáles son las herramientas para defenderse de estos acosos virtuales -continuó Pepita-. El objetivo es poder concientizar para que puedan defenderse, porque son situaciones que nos pasan a muchas; así como también, que puedan hacer valer su consentimiento en una relación humana, porque en definitiva, aún siendo virtual es una relación entre dos personas, más allá de la pantalla”.

“Les proponemos a que en estos 16 días se conviertan en activista por el consentimiento compartiendo esta campaña en las redes -invitó Lucía Decoud, Responsable de la Promesa Avon para Poner Fin a la Violencia hacia Mujeres y Niñas-. Tenemos claro que ‘el no es no’, pero pongamos el ‘sí’ sobre la mesa para tener relaciones sanas y libres con consentimiento, un acuerdo mutuo que debe darse claramente y sin conflictos”. 

Mirá también

Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA