el-desahogo-del-dt-y-los-jugadores-de-tigre:-“esto-fue-un-equipo-de-hombres,-fue-justo-el-futbol”Deportes 

El desahogo del DT y los jugadores de Tigre: “Esto fue un equipo de hombres, fue justo el fútbol”

El desahogo estalló apenas se escuchó el pitazo final. Ese sonido significó el final de un camino largo y sinuoso que lo dejó a Tigre de nuevo en la Primera División del fútbol argentino. La victoria por 1-0 ante Barracas Central en la final de la Primera Nacional le dio el ascenso tan esperado luego de dos años. Y todo el Matador fue pura algarabía, abrazos y lágrimas.

“Fue justo el fútbol. Me saco el sombre con Galmarini y Prediger que agarraron a los compañeros y los guiaron para que esto no se nos escapara. Es justo que hayamos salido campeones. Esto fue un equipo de hombres con un compromiso muy fuerte. Se lo dedico a mi familia, a mi vieja, a mi viejo, a mi mujer y a mis hijos y sobre todo a los futbolistas”, dijo un emocionado Diego Martínez, el DT del Tigre de Primera.

Cristian Zabala, el goleador de la noche, expresó: “El grupo se lo merecía, fue un campeonato muy duro y logramos el objetivo. Pude hacer el gol del partido, pateé y no vi nada. Pensé que pegaba en el palo, pero entró y estoy contento. Somos el mejor equipo y merecíamos esta final”.

“Se lo quiero dedicar a mi vieja, mi angelito que tengo en el cielo y hoy cumple 75 años. Hace tres años que no la tengo, pero es como si la tuviese todos los días”.

Tigre ascendió a Primera y se nos metió la dedicatoria de su DT Martínez en el ojo. pic.twitter.com/ILuHkiskMy

— TyC Sports (@TyCSports) November 23, 2021

En la misma línea estuvo el arquero Gonzalo Marinelli: “Pudimos concretar lo bueno que hicimos en todo el año. Tuve un año complicado por la lesión, pero todo pasa y tengo este premio”, resaltó.

Lucas Menossi, el volante que dejó San Lorenzo para devolver a Tigre a la máxima categoría, sostuvo: “Es un día especial para el hincha de Tigre. Se dio todo como soñábamos. Fueron dos años muy largos desde que descendimos, pero llevamos a Tigre de nuevo a Primera. En un momento se nos complicó, pero la gente nos siguió bancando. Y a los pocos que nos soltaron la mano les demostramos para qué estábamos”.

Sebastián Prediger, uno de los referentes, resumió así: “Estamos en paz”. Así, el cuadro de Victoria fue pura emoción y satisfacción en el césped y en el vestuario de Banfield. Y la fiesta siguió en su cancha más tarde

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA