sergio-berni-se-queda-en-la-provincia-y-axel-kicillof-prepara-cambios-en-el-gabinetePolítica 

Sergio Berni se queda en la Provincia y Axel Kicillof prepara cambios en el Gabinete

Al final, como preveían en el Gobierno bonaerense y entre sus colaboradores más cercanos, Sergio Berni dio por terminadas con las especulaciones en torno a su futuro y confirmó que seguirá en el gabinete de Axel Kicillof, que en los próximos días empezará a definir potenciales cambios de funcionarios a partir de la remontada electoral que le trajo cierto alivio tras la paridad lograda en el Senado provincial.

“Tengo una responsabilidad con el gobernador, que es ser ministro de Seguridad de la provincia de Buenos Aires”, aseguró Berni este lunes en declaraciones radiales y le puso fin a la novela alrededor de su continuidad que el propio ministro se encargó de alimentar tras la discusión caliente que mantuvo con Máximo Kirchner la noche de las primarias, en el búnker del oficialismo. Así confirmó lo que había adelantado Clarín.

Aseveró, además, que la derrota de hace dos domingos fue “rotunda”, y se despegó así del relato oficial. 

El ministro todavía desconfía del jefe del bloque de Diputados nacionales del Frente de Todos, con el que casi se va a las manos esa noche frente a un reducido grupo de colaboradores. También descree de Alberto Fernández, a quien directamente detesta. “No tengo por qué creerle, ¿por qué debería creerle?”, se preguntó en alusión al discurso presidencial del último miércoles, en el que se pronunció a favor de habilitar las PASO de cara al 2023, una de las peleas internas que dio el funcionario y que le valió la discusión con Máximo Kirchner.

Sergio Berni en una entrega de patrulleros con el intendente Fernando Gray.

Confirmado Berni, Kicillof empezará a evaluar ahora posibles incorporaciones tras el desembarco de Martín Insaurralde y de Leonardo Nardini al gabinete, que le dieron otra perspectiva a los intendentes del PJ y que vieron campo fértil para avanzar: hasta las PASO se sentían relegados del armado político del gobernador, reservado durante más de un año y medio para sus históricos colaboradores. La debacle electoral de septiembre modificó la toma de decisiones.

En los próximos días, de hecho, Kicillof tiene previsto mantener un encuentro con intendentes, aunque aún no está confirmado. Ya había participado, la noche del miércoles pasado, en la comida en Olivos encabezada por el Presidente junto a una treintena de jefes comunales del conurbano.

Según trascendió en los últimos días en La Plata, el gobernador espera los planes de gobierno para los próximos dos años que les pidió a los ministros en la reunión de gabinete de la semana pasada, horas después de las elecciones. Y, en base a eso, avanzar con modificaciones.

Más allá de ese estilo de conducción, los intendentes quieren más espacio. Es uno de los temas en los que también trabaja Martín Insaurralde, cuyo rol en la Provincia es cada vez más abarcativo. Opacó incluso a su socio Máximo Kirchner, que fue impulsado a la jefatura del PJ bonaerense por el propio jefe de Gabinete provincial, y a otros referentes bonaerenses.

Esa y otras cuestiones de la política provincial sobrevolaron las conversaciones del cumpleaños de 70 años que Alejandro Granados armó a fines de la semana pasada en Ezeiza, un mega festejo con shows musicales y la presencia de funcionarios de Nación, Provincia y de los municipios.

En la Provincia todavía se especula con la creación de nuevas estructuras en el gabinete bonaerense. Por ejemplo, Medio Ambiente: suena desde hace rato la diputada Daniela Vilar, de La Cámpora y bien del riñón de Insaurralde. Además, es pareja de Federico Otermín, presidente de la Cámara baja provincial.

Fuentes provinciales dan cuenta, en tanto, de la introducción de modificaciones en paralelo a las negociaciones de fin de año en torno a la Legislatura, al recambio de legisladores y al tratamiento, por caso, del Presupuesto, que siempre le propina algunos dolores de cabeza al Ejecutivo provincial.

Los intendentes quieren incluir en ese combo de diciembre la rectificación de la ley 14.836 que limita las reelecciones, sancionada en el 2016 durante la gestión de María Eugenia Vidal. Ya fue hablado con el Presidente y el gobernador, e interesa no solo a los jefes comunales del PJ, si no también a los del PRO y la UCR. Es uno de los temas que no reconoce de grietas.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA