llega-el-“qr-unificado”:-un-paso-decisivo-en-la-guerra-contra-el-efectivoEconomía 

Llega el “QR unificado”: un paso decisivo en la guerra contra el efectivo

Con intensa expectativa, la industria financiera se apresta a ingresar en la era del dinero electrónico. El próximo 29 de noviembre se inaugura la modalidad “Transferencias 3.0”, cuyo eje central es la creación de un código QR interoperable y compatible con todas las billeteras. Esto significa la estandarización de un medio de pago digital simplificado, un arma clave en la pelea contra el efectivo.

En teoría, dentro de una una semana, un usuario de Modo, Ank, Cuenta DNI o BNA+, entre otras, podrá pagar en cualquier comercio que opere con QR, sea de Mercado Pago, Prisma o Fiserv. Si bien la integración está adelantada y se trabaja a destajo para completarla, en el sector reconocen que existen demoras.

“Es un proceso muy complejo pero gran parte del trabajo está muy avanzado. Estamos viendo algunos desafíos de último minuto, que esperamos se puedan resolver a tiempo”, señaló Agustín Onagoity, director de Mercado Pago. La fintech de Mercado Libre lidera en el negocio y fue pionera en instalar el QR en el país. Oficialmente lo lanzó en 2018 y a la fecha contabiliza 1,3 millones de comercios (entre negocios, profesionales y cuentapropistas) y 6 millones de billeteras.

En el unicornio creado por Marcos Galperin aseguran que el 25% de sus QR ya son compatibles con las principales billeteras virtuales del mercado y que confían en llegar al 100% en los próximos días. Así se lo informaron al Banco Central, que viene monitoreando la evolución minuto a minuto.  La interoperabilidad es compleja porque involucra a los aceptadores (Mercado Pago, Prisma, Fiserv, entre otros), administradores (Coelsa, Prisma y Link), y numerosas billeteras virtuales.

Ocurre que actualmente, gran parte de los QR son compatibles, pero usuarios y comerciantes lo desconocen. Desde Mercado Pago aclaran que casi todas las grandes cadenas comerciales ya están habilitadas para aceptar otras marcas. Prisma (Lapos), cerca de la mitad de sus 400.000 comercios adheridos y Fiserv (Posnet), otros 160.000. Por el lado de las billeteras, las interoperables son Mercado Pago, Modo (y la de los 30 bancos asociados), Cuenta DNI, BNA+, Yacaré, Reba (ex Rebanking) y Moni. Pero la lista se ampliará con el correr de los días, coinciden las fuentes.

“No estamos mal: el 29 de noviembre es un primer examen del sistema”, analizó Juan Pablo Bruzzo, fundador y CEO de Moni. El empresario recalca que los avances fueron notables si se tiene en cuenta las múltiples dificultades para la integración. Pero añade que el sistema tiene dos patas fundamentales para lograr la masividad. “Por un lado, que haya QR en todos lados. Y por el otro, que se promueva su uso con campañas de comunicación”, enumeró.

Ya son varios los países que implementaron la compatibilidad de los QR para fomentar los pagos electrónicos. Algo muy parecido a lo que se hizo en Brasil, que lanzó recientemente PIX. En la Argentina las transferencias electrónicas crecieron aceleradamente durante la pandemia. Y en la industria prevén que en los próximos años, el 30% de los pagos se canalicen por medios digitales.

Por el impacto de la cuarentena, el año pasado saltaron las transacciones electrónicas y las descargas de billeteras digitales para efectuar pagos. Los bancos públicos (Nación y Provincia) aprovecharon el pago de beneficios sociales (como el IFE) y escalaron con sus aplicaciones. El Bapro lanzó a fines de 2019 Cuenta DNI, que hoy tiene casi 3,9 millones de usuarios. “En el último mes se hicieron 12 millones de transacciones monetarias, como el pago de servicios, consumos en comercios y envío de dinero, entre otros) ”, dijo el titular de la entidad, Juan Cuattromo.

El Provincia, además, acelera una prueba piloto para lanzar “Cuenta DNI Comercios”, un dispositivo de cobranzas con el cual busca crear su propio ecosistema de pagos. Con respecto a “Transferencias 3.0”, Cuattromo sostuvo que “para un banco público representa un desafío ya que contar con un sistema de pagos interoperable posiciona a la Argentina en un lugar de vanguardia”.

El presidente del Nación, Pablo Hecker, considera que el uso de las aplicaciones de pago, como BNA+, se desarrolló en paralelo y dentro de Modo, la billetera perteneciente a un consorcio de la banca tradicional, que también preside. “Las dos vienen creciendo en forma consistente desde el año pasado”, dijo. BNA+ tiene hoy 3 millones de usuarios “en todos los segmentos de la población”.

Modo es complementaria a las aplicaciones de los bancos públicos y privados. Y es la principal amenaza para Mercado Pago. El CEO de la app, Rafael Soto, considera que los pagos móviles potenciados ahora con un QR estándar para todos, “es un arma clave para pelear contra el efectivo”. La razón, explicó a Clarín el alto ejecutivo, es que apenas la mitad de los comercios y cuentapropistas operan hoy con dispositivos electrónicos. “Este es un mercado potencial de 3 millones y sólo 1,5 millones tienen QR, en su mayoría de Mercado Pago”, describe Soto.

La otra encrucijada son las tarjetas. Pero sobre todo el uso del cash. Se estima que el 80% de las operaciones se efectúan con efectivo. El interés del Banco Central es limitar el uso de billetes porque son más costosos y difíciles de fiscalizar. La pandemia aceleró la adopción de los pagos móviles y en la industria creen que “Transferencias 3.0” impulsará su uso en la gente y los comercios.

Ank es la aplicación estrella del grupo brasileño Itaú. Su CEO, Leo Rubinstein, cree que por delante el principal escollo es la educación. “El QR interoperable nos viene como anillo al dedo para instalar la billetera en el mercado”, dijo. Ank se lanzó en el país hace un año, pero incorporaron el QR en agosto de 2021. Rubinstein señala que están realizando una fuerte campaña promocional para fomentar su uso.

Un sistema que integra a bancos y fintech

Transferencias 3.0” es parte de un nuevo marco regulatorio que impulsó el Banco Central para crear un sistema de códigos QR estándar para bancos, fintech y billeteras. La iniciativa integra a comercios y empresas como Mercado Pago, Modo, Cuenta DNI, BNA+, Prisma y Fiserv, entre muchas otras. En teoría, a partir del próximo 29 de noviembre, un usuario de cualquier billetera puede pagar con QR, sin importar si es de Mercado Pago, Prisma (Lapos) o Fiserv (Posnet). Para el comercio se estableció una comisión tope de 0,8% y la acreditación inmediata del dinero.

En rigor, los pagos con QR son transferencias electrónicas instantáneas, una modalidad que creció durante la pandemia y que el Gobierno aspira a masificar con “Transferencias 3.0”. Según el Central, de enero a setiembre se efectuaron 25,8 millones de operaciones (transferencias electrónicas de dinero) por un total de $79.000 millones. Esto es casi el doble que en el mismo lapso de 2020.

De ese total, el 35,2% se realizaron con tarjeta de débito. Un 32,9% a través de portales de Internet; el 7,7% con código QR y el resto, por otras vías, todas electrónicas, indica la estadística elaborada por la entidad que conduce Miguel Pesce. A pesar de estos avances, el efectivo todavía prevalece: se estima que 8 de cada $10 son operaciones en cash. En el Central, no obstante, destacan que las extracciones por cajeros automáticos crecieron en el año solo 3,5%, pero “a precios constantes son un 11% más bajo que en diciembre de 2016”.

Con la propuesta de crear un QR estándar para todos los jugadores, el Gobierno apuesta a facilitar y difundir los pagos móviles y limitar el circulante del efectivo. La integración total del sistema inicialmente abarca a las transferencias electrónicas inmediatas y al pago con tarjeta de débito. “El Central analiza sumar posteriormente al pago con tarjetas de crédito”, coincidieron fuentes del sector.

El QR interoperable permite pagar con cualquier billetera a un costo para el comercio de 0,80%. Para el usuario es gratis. Se trata de un sistema muy parecido al implementado en Brasil: PIX. El estímulo para sumarse es irresistible, sobre todo para las empresas que ofrecen medios de cobranza con QR y también para los billeteras.

Dentro de este lote se ubica Ualá, el unicornio creado por Pierpaolo Barbieri, que se hizo fuerte en el negocio de las tarjetas prepagas. “Desde hace un mes, la fintech trabaja intensamente con el objetivo de incorporar los pagos con QR a su ecosistema”, confiaron a Clarín fuentes del sector.

“Transferencias 3.0” es una iniciativa discutida entre los principales jugadores del mercado financiero: “Mercado Pago, Ualá, Modo, Fiserv, Naranja X, Brubank, Banco Provincia, la Cámara Argentina Fintech, Adeba, ABA, Prisma, Link y Coelsa, y el resto de las billeteras”, explica Carlos Hourbeight, ex director del Banco Central y uno de los impulsores del sistema que debutará en una semana. Como todo cambio disruptivo, hubo resistencias y peleas, que fueron zanjadas en el tiempo.

“Técnicamente hay incentivos para sumarse a la modalidad y el ecosistema irá evolucionando. Con PIX, en Brasil, pasó lo mismo”, comenta Sergio Strólogo, director de Fiserv, la ex First Data. Así como Ualá, existen otras compañías interesadas en sumarse a una movida que se popularizó en muchos mercados desarrollados, pero sobre todo en China. En el gigante asiático, Alibaba y Tencent crearon Ali Pay y WeChat, los medios de pago que proliferaron a la par de la revolución de los celulares.

Bimo, la fintech de la alianza entre Prisma y 365 de Clarín, “está a punto de salir a ofrecer la posiblidad a sus usuarios de abrir cuentas digitales, lo que nos permitirá integrarnos al sistema de Transferencias 3.0”, dijo Gastón De La Fare, COO de Bimo. La aplicación incorpora como novedad un rastreador de ofertas y le recomienda al usuario el medio de pago más adecuado para efectuar sus compras. A la fecha, la app cuenta con 2 millones de suscriptores.

Mirá también

Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA