estetica-sub-30:-de-la-“nariz-nueva”-a-las-“maxi-bocas”-que-parecen-filtros-de-instagramSociedad 

Estética sub 30: de la “nariz nueva” a las “maxi bocas” que parecen filtros de Instagram

“No todo lo que ves en Instagram es real”. Lo dice en esa red social una cirujana de 36 años, de la zona Oeste del conurbano bonaerense, mientras usa un filtro que le agranda la boca, le resalta los pómulos y le achica la nariz.

Hay una fuerte exacerbación de sus rasgos, pero el filtro no es una caricatura. Es una cara que se puede ver en la vida real, entre quienes se hacen retoques. Y ella lo dice, con ironía.

La cirujana subió esa historia para mostrar que, en realidad, en su consultorio las clientas buscan imitar ese filtro.

Expertos en cirugía plástica entrevistados por Clarín coinciden en que la estética sub 30 en Argentina, sobre todo en mujeres, está íntimamente relacionada con lo que se ve  –mejor dicho, se muestra– en las redes. En esa red.

Desde el efecto “nariz nueva en 30 minutos” -resultado de la rinomodelación sin cirugía- hasta a las “maxi bocas” -con labios que duplican su volumen-, la aspiración estética hoy se logra con las “inyecciones rápidas”. Esas que cambian el rostro con la velocidad de un filtro de Instagram.

La cantante Hayley Williams, que suele quejarse de los haters en Instagram, aprovechó el filtro para hablar de estereotipos

Ya no son “las lolas” ni es “la lipo”. La cara –que es el target de los filtros de Instagram– recibe toda la atención de quienes buscan cambios drásticos sin pasar por el bisturí. Y estas “ediciones faciales” ya no quedan restringidas a las residentes de la ciudad de Buenos Aires. Abracan a quienes viven en Provincia y en las ciudades más grandes del interior del país.

Cambios rápidos y reversibles

“Creo que a partir de las redes sociales y exacerbado por la utilización de los filtros y programas fáciles de edición de fotos, las chicas te piden llegar a esos resultados de forma lo más rápido posible. Y, a la vez, de la forma menos invasiva y riesgosa”, detalla a Clarín el cirujano Guido Blugerman.

Hijo del reconocido Guillermo Blugerman, famoso también por el programa Transformaciones, que en 2005 mostró por primera vez las cirugías extremas en Argentina, desarrolló una técnica que se llama Mesolips. Y es una de las más llamativas en Instagram. Usa ácido hialurónico para devolver hidratación, aportar brillo, luz y volumen a los labios.

Retoques. Los cirujanos plásticos cuentan que lo que hoy se impone son los tratamientos reversibles. Foto: Shutterstock

En su cuenta se pueden scrollear mujeres –tienen entre 20 y 40 años– que exhiben victoriosas el antes y después de esas bocas. En las segundas fotos, las del “después”, cada una tiene una coronita de princesa. Es una marca registrada de Blugerman. Más que “Reina de belleza”, el accesorio remite a la “magia de un hada madrina”. Por el cambio casi instantáneo. Y reversible. El proceso del tratamiento dura apenas 5 minutos.

A la medianoche la carroza de las princesas no se convierte en calabaza. Pero esas super bocas sí “expiran”. El efecto dura entre 6 meses y un año.

“Muchas me remarcan también la reversibilidad de este tratamiento. El cuerpo produce una enzima que se llama hialurónidasa, que va a ir diluyendo el ácido hialurónico. O sea, es un tratamiento que tiene ‘goma de borrar’, llegado el caso en que la paciente quiera retornar más rápido a sus labios naturales, ya que esta misma enzima la podemos inyectar para diluir el relleno”, detalla el médico.

Pisar el freno

Más allá del filtro de Instagram, ¿cuándo hay que poner un freno?

Jorge Pedro, cirujano plástico y miembro titular de la Sociedad Argentina de Cirugía Plástica (SACPER), da más puntos ahí. “Estamos alertando sobre lo que no hace alerta, que es el intrusismo (en la práctica médica) y la realización de tratamientos estéticos, que parecen inocuos, por no especialistas”, marca.

Pillow Face, el filtro viral, en la cara de su creador

Además de las clínicas de estética sin habilitación, habla de las y los médicos que no son cirujanos plásticos –que, por ejemplo, hicieron la especialización en dermatología– y colocan estas inyecciones, además del botox.

“Si bien la clínica está en Recoleta, vienen chicas de toda la provincia de Buenos Aires. Trato de mantener los precios accesibles para que se puedan hacer la mayor cantidad de chicas”, detalla Blugerman.

Pero la industria de la cirugía estética está totalmente dolarizada y una “maxi boca”, con un profesional de renombre, se consigue a partir de los $ 24.000. Casi siempre hay promos, por ejemplo si van dos amigas o dependiendo del método de pago.

Heidi Klum, en una foto con el filtro viral PIllow Face, que imita las caras reales con retoques.

Si subimos un poco, el filtro de Instagram también se ve en la nariz. Y también es transitorio. Aunque dura más que una storie.

Nariz nueva en minutos

La rinoplastia –uno de los procedimientos quirúrgicos más frecuentes y complejos de la cirugía plástica– implica anestesia general, vendas y el conocido “yesito” y eventuales moretones a un lado y otro de la nariz.

La rinomodelación es otra cosa. En tiempos y en procedimientos. En resultados, puede ser muy similar.

Se trata de un procedimiento no quirúrgico que se realiza mediante la aplicación de rellenos reabsorbibles –el ácido hialurónico– y ofrece una alternativa transitoria para mejorar el aspecto estético de la nariz. Se puede tener una nariz nueva en 30 minutos. Pero depende de la nariz.

Una de las técnicas rápidas y reversibles de la estética sub 30

“La rinomodelación fue tomando fuerza en estos últimos años. Dentro de sus ventajas, se puede destacar que es un procedimiento rápido (30 minutos aproximadamente), ambulatorio, económico y que no requiere de anestesia general, siendo una práctica segura en cirujanos plásticos certificados”, dice a Clarín Gabriel Moina, especialista en cirugía plástica y otorrinolaringología.

En Instagram, los cirujanos Gabriel y Daniel Moina hasta tienen su propio hashtag #narizmoina.

Con respecto a las desventajas, Gabriel no sólo menciona que “es un tratamiento con resultados que no son definitivos” y que tienen que repetirse para mantenerlos. También marca que, en la consulta previa, las pacientes tendrán que comprender si la rinomodelación no es lo mejor para ellas. 

“Requiere indicaciones muy precisas, por lo que si sobre indicamos el tratamiento, por ejemplo, a pacientes que presentan narices anchas, con mucha giba dorsal, puntas globosas, desviaciones nasales, o pieles gruesas, no vamos a obtener resultados óptimos.”

Para Moina es importante destacar que “tanto en redes sociales como en otros medios de difusión, ofrecen la rinomodelación como un procedimiento rápido, fácil y sin complicaciones, pero que no debe tomarse a la ligera“.  

Dentro de las indicaciones que existen para este tratamiento estético nasal “no quirúrgico” estan las y los pacientes que no quieren ser sometidos a una cirugía, que ya fueron operados y, no conformes, no quieren una rinoplastia secundaria y quienes quieren ver un cambio transitorio antes de someterse a una cirugía nasal. O quienes quieren ver un cambio tan fácil como cuando usan Instagram.

AS

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA