bajar-la-inflacion,-mas-seguridad,-educacion-y-reconvertir-planes:-las-4-demandas-que-el-gobierno-“escucho”-y-reformula-para-la-campanaPolítica 

Bajar la inflación, más seguridad, educación y reconvertir planes: las 4 demandas que el Gobierno “escuchó” y reformula para la campaña

El Gobierno trabaja en 4 ejes específicos para volver a construir su base de poder de cara al 14 de noviembre y a 2023. La reducción de la inflación, el regreso de los alumnos a la presencialidad escolar, la “reconversión de planes en empleo genuino” y más presencia del Estado para combatir la inseguridad son los 4 puntos cardinales que ordenarán la campaña del Frente de Todos para intentar acortar la diferencia o dar vuelta la historia en la elección general. Alberto Fernández los escuchó en primera persona durante sus reuniones intimistas en el Conurbano y también emergieron en los focus group sobre los que el consultor catalán Antoni Gutiérrez-Rubí estructuró el nuevo discurso oficialista.

Los principales anuncios del Presidente y sus ministros durante los últimos días giran en torno a esos 4 objetivos. Ejemplos sobran, como apuntan en la Casa Rosada. La salida de Paula Español de la Secretaría de Comercio y su reemplazo por Roberto Feletti, que este miércoles propuso a supermercadistas congelar precios durante 90 días, es solo un caso. La inflación y la caída del salario real siguen siendo dos de las principales preocupaciones del electorado que el Ejecutivo no termina de resolver.

Con el mismo prisma hay que leer el desembarco del ministro de Seguridad Aníbal Fernández este jueves en Rosario para oficializar la llegada de 575 gendarmes a la ciudad, azotada por la violencia del narcotráfico. El reclamo de mayor seguridad en el Conurbano bonaerense es persistente y aparece en todas las encuestas. El Presidente lo escuchó en casi todos los distritos del Gran Buenos Aires que visitó desde que inauguró sus reuniones con “vecinos”, hace tres semanas. El gobernador Axel Kicillof, también lo sabe, por eso multiplica la entrega de patrulleros en varios municipios.

El flamante ministro de Educación Jaime Perczyk ya anunció que su prioridad será buscar al más de millón de alumnos que abandonó la escuela tras el prolongado cierre por la cuarentena al que Fernández se abrazó hasta hace pocos meses. La vacunación de los menores que empuja la ministra de Salud Carla Vizzotti pretende evitar nuevas interrupciones en el calendario escolar por posibles rebrotes.

Por último, importantes dirigentes del oficialismo se sorprendieron al constatar que la demanda para reconvertir los planes sociales -que el Presidente duplicó, igual que su antecesor Mauricio Macri, en menos de dos años de mandato- no provenía solo de la clase media. Se sorprendieron cuando leyeron en las encuestas cualitativas que los propios beneficiarios preferían sumar ingresos para dejar de recibirlos. El jefe de Estado, otra vez, lo escuchó durante sus incursiones al Gran Buenos Aires. El Gobierno seguirá suscribiendo acuerdos, como el que firmó con la UATRE (el gremio de los trabajadores rurales) y la UOCRA, de Construcción, junto a las cámaras empresarias, para incorporar al mercado formal a los beneficiarios de planes. Seguirán los gastronómicos y textiles mientras avanza el proyecto de ley de Sergio Massa en el Congreso.

“El Gobierno, empezando por el Presidente, está escuchando las preocupaciones y demandas de los argentinas y argentinos, escuchamos para mejorar lo que podemos hacer. Lo interpretamos, lo procesamos y estamos trabajando por todas las demandas”, apuntó un funcionario que le sigue los pasos a Fernández adonde quiera que vaya.

Escuchar y gobernar”, con esas dos palabras resumen en el Gobierno la nueva etapa de la gestión y la campaña. Las utilizó no casualmente el ministro de Obras Públicas Gabriel Katopodis para promocionar la llegada de Fernández a San Martín, ayer.

De la escucha no solo emergieron lineamientos para la gestión. El Presidente y en el comando de campaña del Frente de Todos que funciona en Chacarita identificaron que entre los ausentes en las PASO y aquellos desencantados con el oficialismo que ahora irán a buscar hay dos grupos a los que pueden convencer. Primero cuentan a quienes están enojados con los resultados del Gobierno hasta el momento. En el la Rosada confían en persuadirlos con el nuevo modelo de “gestión y escucha” que, aseguran, recién comienza.

Alberto Fernández en Tucumán. Foto Presidencia

El otro segmento de desencantados al que el Frente de Todos busca seducir son quienes emparentan a los candidatos de Juntos por el Cambio, Diego Santilli y María Eugenia Vidal, con los libertarios José Luis Espert y Javier Milei. El Gobierno enfatiza esa confusión al exponer las contradicciones de la oposición y el “avance de la derecha”.

Desde hace tres semanas y tras el mazazo y la crisis política, el Presidente abandonó su estilo caótico  de comunicación y repite la misma ecuación disciplinada: solo encabeza los anuncios “estratégicos”, como la presentación de la ley de Agroindustria; reuniones “mano a mano” y actos partidarios como el de Chicago o Tucumán. Fernández también pone el ojo en el Interior y en los distritos que eligen senadores. Tras su excursión a Tucumán, la próxima semana volverá a Chubut, donde a principios de año esquivó los piedrazos de los manifestantes anti-minería.

En la tarde del miércoles, Fernández abandonó la Rosada para dirigirse con Katopodis a una sociedad de fomento en San Martín. La misma mecánica ya lo llevó, anotador en mano, a Pilar, Lanús, Punta Indio, Ensenada, Lanús y Moreno, entre otras localidades oficialistas o con muchos votantes peronistas. En su entorno señalan que la “escucha” no se limita a los vecinos de a pie ni a su persona. Por eso, incluyen en el combo a los empresarios, que lo visitaron este martes; o el diálogo restablecido entre el ministro de Agricultura Julián Domínguez y la Mesa de Enlace.

Hasta el 14 de noviembre, el albertismo y sus aliados en las provincias del Norte; el massismo y el kirchnerismo se subordinan a las normas del consultor Antoni Gutiérrez Rubí y su discurso del Sí. Qué pasará después está aún por verse y, todos coinciden, dependerá en buena medida de los resultados.

Mirá también

Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA