debate-en-a-dos-voces:-el-incontrolable-javier-milei-y-sus-chicanas-permanentes-con-myriam-bregmanPolítica 

Debate en A Dos Voces: el incontrolable Javier Milei y sus chicanas permanentes con Myriam Bregman

El debate de los candidatos a diputados por la Ciudad en el programa de TN, A Dos Voces tuvo un álgido momento en el primer segmento “libre” que se les otorgó a los candidatos para debatir sobre seguridad, justicia y calidad institucional y el gran protagonista fue el libertario Javier Milei.

Cerca de las 22.25, Leandro Santoro, del Frente de Todos, propuso debatir un proyecto de desarme e intercambió conceptos con Myriam Bregman, sobre el uso de las pistolas Taser, como herramienta de las fuerzas de seguridad contra los delincuentes.

En esos seis minutos que tuvieron los cuatro, junto a la representante de Juntos por el Cambio, María Eugenia Vidal, se metió la polémica por la coparticipación y allí comenzó el caótico momento, que ya había empezado a levantar temperatura cuando la candidata de la Izquierda Unida le recordó a Milei que fue colaborador de Antonio Bussi.

“Sé más clara así te puedo demandar, Myriam”, le replicó minutos después el candidato a diputado nacional por Avanza Libertad, mientras los conductores del debate, Edgardo Alfano y Marcelo Bonelli intentaban calmar las aguas y repartir el tiempo entre los cuatro candidatos.

No me amenaces, no me amenaces”, respondió la representante de la Izquierda Unida, en un momento de rispidez entre los postulantes a la Cámara baja.

Esta claro que la pulseada entre Bregman y Milei tiene un íntimo vínculo con lo que arrojan las encuestas. Sobre todo porque los libertarios ascienden en el electorado conquistando mucho voto joven que tradicionalmente es uno de los estandartes de la izquierda argentina.

Más allá de eso no hubo caso  a la hora del debate. Hasta debieron amenazar los periodistas con cortarle el micrófono a quien no respete las reglas “que los propios equipos de los candidatos pactaron”.

A las 22.32, con las cuestiones impositivas como centro de la discusión, lejos de un debate ordenado, Milei ya no hizo caso a los pedidos de hacer silencio y dejar participar a los demás.

Milei, por favor… Milei, Milei… por favor, Milei”, reiteraron una y otra vez, mientras Santoro aseguraba que “así no se puede debatir” y Bregman agregaba que “así no se puede seguir”.

Como respuesta, el economista expresó: “Pónganme cadenas, así Santoro está más cómodo”, mientras la “chicharra” ordenadora de los tiempos del debate era ignorada por completo.

“Milei está acostumbrado a que las mujeres no hablen”, retrucó Bregman enojada, mientras Vidal movía su cabeza de lado a lado como diciendo “no puede ser”.

“Hay que respetar las normas, Milei”, rogó Alfano, mientras que el candidato libertario, quien al principio del debate admitió que “grita mucho” sostuvo que las respeta. Pero Bregman lo tildó de “violento”.

“Empezó haciéndose el educadito, pero en los actos nos dice ‘zurdos de mierda'”, dijo la candidata del Frente de Izquierda mientras, por lo bajo, el libertario la acusaba de “no tener argumentos” y, por eso, rechazaba los 15 segundos que los conductores le adjudicaron para que pueda cerrar su idea.

“De tan anarquista que sos no reconoces las normas”, disparó Santoro en el momento más tenso del debate.

Preguntas entre los candidatos

Uno de los momentos tensos del debate fue cuando se pasó al bloque de las preguntas entre los candidatos. En ese segmento, el libertario Milei volvió a quedar en el centro de la escena. Casi como una oración volvió a apelar al “no discuto con la casta” para esquivar el compromiso.

“Mi pregunta para el pueblo argentino es: Argentina es país de alimentos, produce para 400 millones de seres humanos, pero la presión fiscal es gigante en el campo, pero hay millones de argentinos que pasan hambre”, arrancó el candidato de derecha ante la mirada de los otros protagonistas.

Bonelli lo interrumpió y le dijo: “Esto no es lo pactado“. Milei, enseguida devolvió: “No, discúlpeme, dice ‘podrá’, no me exige a preguntar a ellos”. “Pero si no pregunta no es que tiene los minutos libres”, le aclaró el conductor.

En medio de la confusión generada por el desplante de Milei, Bregman, en cambio, si se mostró dispuesta a preguntarle al candidato de Avanza Libertad. “Sí, elijo preguntarle. Pero quiero aclarar algo antes”, dijo.

“Primero tengo derecho a contestar lo que dijo porque lo escucho hablar de la casta en todos lados. Es llamativo que alguien que armó su lista con la peor casta que tiene la Argentina, que es la casta militar, que fue parte de la casta política siendo asesor de Bussi, que defiende la casta monárquica, nada más rancio que eso, no voy a permitir que cuando hable del Frente de Izquierda se refiera a casta. Cobro como enferma, no vivo de los empresarios. Nuestra lista está llena de trabajadores. ¿Cómo le da la cara para decirle casta a estos compañeros?”, expresó la candidata de izquierda.

Milei contestó con un simple “sigue con falacia de asociación” y fue interrumpido por Bregman, quien quiso trabar la respuesta del libertario apuntando que al comienzo del bloque “ya hizo su perorata”.

Gracias a la mediación de Bonelli, Milei completó: “Primera falacia de asociación. Que tenga en común algo con una persona no quiere decir que coincida en todo”.

“Con Bussi fue un trabajo de asesor. No era genocida en el momento, fue elegido democráticamente”, argumentó el libertario que pese a la interrupción de Bregman, pudo agregar: “Si Bussi tenía todos esos problemas, falló la democracia, fallaron las instituciones”.

Luego indicó que en su lista “hay gente que combate al terrorismo y también a la violencia del Estado. Estamos en contra de todo el terrorismo: del Estado y del terrorismo”.

Acto seguido Bregman llevó a su adversario a la polémica sobre el aborto y le preguntó si consideraba “homicidio agravado por el vínculo la interrupción del embarazo de una niña que fue violada”.

“Como liberal, creo en el derecho irrestricto a la vida del prójimo, basado en defensa a la vida, a la libertad y a la propiedad. Defiendo la vida. La biología dice que la vida inicia con la concepción. En ese momento se genera un nuevo ser con un ADN totalmente distinto. No solo eso sino que además hay una fundamentación matemática. Hay dos saltos discretos en la vida: en la concepción…”, explicó Milei ante de volver a ser interrumpido por Bregman.

El economista le apuntó con tono interrogativo a la candidata de izquierda que “tampoco entendés los números”. A lo que Bregman devolvió: “¿Una mujer no puede saber de matemática? Sabés que sí”. “No, hay maravillosas mujeres en la matemática. Pero no es tu caso”, chicaneó el economista.

Frente a esta posición, Bregman insistió: “¿Es perpetua o no lo que pedís para una niña violada (que practicó aborto)?”

“La única forma en que avalo el derecho al aborto es con riesgo de vida de la madre, porque hay un conflicto de propiedad”, respondió el libertario.

Por último, y antes que los asesores de los candidatos tengan su oportunidad de acercarse para asesorar a los suyos, antes de pasar al segundo bloque, Vidal dejó una reflexión: “Si nosotros no somos capaces de respetar las normas que nosotros mismo firmamos, difícilmente podamos cumplir cualquiera de las propuestas que hagamos esta noche”.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA