debate-de-candidatos-en-la-ciudad:-los-cruces-y-chicanas-mas-calientesPolítica 

Debate de candidatos en la Ciudad: los cruces y chicanas más calientes

Los líderes de las listas de candidatos a diputados para las elecciones que se realizarán el próximo 14 de noviembre en la Ciudad de Buenos Aires se cruzaron este miércoles en un debate caliente organizado por TN. María Eugenia Vidal, Leandro Santoro, Javier Milei y Myriam Bregman se lanzaron acusaciones y chicanas a mansalva ante los intentos de los conductores de civilizar el momento.

Luego de un tranquilo minuto de exposición para cada uno, con el primer eje centrado en “calidad institucional, seguridad y justicia”, comenzaron los cruces más calientes.

En el momento de las réplicas, Santoro le reprochó a Juntos por el Cambio no haber dado el quórum en la Cámara baja para tratar la Ley de etiquetado frontal “para tratar de generar un daño político”.

“Algo parecido pasó hace 15 días, cuando María Eugenia Vidal, para mostrarse dura ante la derecha que está sacando votos, planteó que ella se quería poner en la línea de sucesión, discutiendo la presidencia de la Cámara de Diputados, cosa que no sucedió nunca, ni siquiera cuando ella fue gobernadora de la Provincia de Buenos aires y el conjunto de las fuerzas políticas le reconoció al señor Mosca como presidente de la Cámara”, disparó.

La referente de Juntos por el Cambio replicó que cuando gobernó la Provincia de Buenos Aires “la presidencia de la Cámara de Diputados los primeros dos años fue de la oposición y los segundos dos años sí fue del oficialismo, así que no se está avanzando sobre ninguna calidad institucional”.

Sobre ese eje, Milei planteó desde su posición libertaria: “Cuanto más liberales son los países, son menos corruptos. Cuanto más interviene el Estado, más corrupto es. Argentina, en lo que tiene que ver a gobernabilidad, esta de la mitad de la tabla para abajo”.

Bregman, por su parte, lanzó filosos dardos contra las otras tres fuerzas, a las que acusó de empantanar los caminos para logros como los de “las mujeres para conquistar el aborto legal”, o de “los trabajadores que enfrentan los techos salariales de la burocracia sindical autoconvocándose”:

“No se puede si empoderás a los gobernadores como (Juan) Manzur, que le organizaban los votos a (Mauricio) Macri en el Congreso para votarle las peores leyes: contra los jubilados, la ley de blanqueo. No se puede con gente como Manzur, que obligó a una niña de 11 años violada a parir. No se puede si en la Ciudad de Bunos Aires llevás 15 años votándole todas las leyes y hasta los jueces. Esa complicidad no solo la denuncia el frente de izquierda, sino también algunos como el diputado Roberto Tailhade , del Frente de Todos”, apuntó.

Otro tema que generó diferencias fue el de los puntos de coparticipación que el gobierno encabezado por Aníbal Fernández le sacó a la Ciudad para devolvérselos a Provincia.

Vidal defendió los intereses de la administración que lidera su aliado Horacio Rodríguez Larreta: “Ciudad es una de las jurisdicciones que más aporta a nivel federal y la que menos recibe. Se los sacaron en plena pandemia. Vamos a presentar proyecto para votar la recuperación de esos recursos”.

Esa posición fue defendida por Milei, quien incluso agregó que fue un “castigo para financiar a feudos como el de (Gildo) Insfrán” y que hasta pretende eliminar el sistema de coparticipación.

Luego, llegó la parte más difícil, que obligó a los conductores a amenazar con cortar los micrófonos. Ante las constantes interrupciones de Milei, se dio un duro cruce con Bregman.

La referente del Frente de Izquierda dijo que “Milei está acostumbrado a que las mujeres no hablen. A las mujeres él solamente les grita”. Ante eso, el candidato de Avanza Libertad la invitó a seguir para tener herramientas para demandarla legalmente.

Cuando, finalmente, invitaron a Bregman a poder cerrar su idea, lanzó:  “No sirve discutir con este señor, es un violento. ¿Te parece que puedo intervenir ahora, después de este griterío? Empezó haciéndose el educadito, pero en los actos nos dice ‘zurdos de mierda van a correr’ y se rodea con un montón de defensores de los genocidas. Con un varón que me grita, yo no discuto”.

“Pónganme cadenas si quieren”, desafió a su vez el libertario. Pero la réplica de la abogada fue aún más dura: “Cadenas usaban en la dictadura, en los centros clandestinos que vos defendés”.

Otro punto de conflicto se dio cuando Santoro propuso un plan nacional de desarme y recordó que tanto Milei como Patricia Bullrich, presidenta del Pro, están de acuerdo con “que quien quera estar armado puede hacerlo, sin regulación”.

El economista liberal se defendió argumentando que “donde hay libre portación, la delincuencia cae”, y Bregman prefirió apuntarle a Rodríguez Larreta y su intención de que la Policía de la Ciudad utilice las pistolas Taser: “Le querés dar un arma de tortura a Larreta, que persigue a pibes, a senegaleses”.

Al pasar al eje “Economía, educación y trabajo”, Bregman volvió a apuntar contra Milei, su blanco predilecto de la noche.

“Milei puede gritar lo que quiera, pero en el Brasil de su héroe (Jair) Bolsonaro, ya se aplicaron las recetas que él dice: se hizo una reforma laboral, se eliminaron derechos, se prometían 2 millones de puestos laborales por años, y ¿qué pasó? Creció la desocupación del 12 al 14 por ciento. Otra cosa que tampoco dice Milei aunque grite es que la inflación se duplicó. Quiero decir algo respecto de otro mito liberal y la inflación, porque siempre le echan la culpa al aumento de salarios. En la argentina van 4 años consecutivos de caída del salario y tenemos un 50 por ciento de inflación”, indicó, aunque no obtuvo una respuesta personalizada.

Al hablar del manejo de la pandemia, Santoro, como representante del Frente de Todos, ensalzó las políticas de ayuda económica del gobierno nacional e hizo referencia a una presunta compra irregular de barbijos por parte de la administración porteña, por lo que se llevó una dura respuesta de Vidal.

El candidato esgrimió que Rodríguez Larreta “no compró respiradores, pero sí barbijos con sobreprecio” y que “tampoco adquirió camas de terapia, pero sí trató de contratar hoteles de la hermana”.

“Primero, no vamos a aceptar ninguna denuncia que ponga en duda nuestra honestidad. El tema barbijos fue una compra que nunca se terminó de concretar. Porque cuando apareció la denuncia, nos pusimos a disposición de la Justicia e hicimos una auditoría, sino que a partir de ahí todo lo que compramos en pandemia está en un portal público. En segundo lugar, las políticas públicas de la pandemia a las que Leandro hizo mención, fueron todas con la maquinita de imprimir del Banco Central, así es muy fácil ayudar. La Ciudad ayudó aún con la baja de coparticipación. No todo es platita”, ironizó la exgobernadora bonaerense.

En otro cruce picante, Vidal recordó la intimidación de Aníbal Fernández al humorista Nik de la última semana y le preguntó a Santoro si no considera que Alberto Fernández y Cristina Kirchner deberían pedirle la renuncia al ministro de Seguridad.

El asesor presidencial se negó a dar una respuesta, pero contragolpeó rememorando que la periodista Nancy Pazos denunció que Mauricio Macri, durante su presidencia, “siguió a sus hijos”. 

“Se armaron siete bases de la AFI en tu territorio cuando fuiste gobernadora. Aníbal estuvo muy mal, con los hijos no hay que hacer nada. Por eso Nancy tuiteó después lo de sus hijos”, opinó.

Vidal respondió a su vez que es querellante en la causa por presunto espionaje ilegal, y aclaró que “la diferencia es que Macri no es Aníbal”.

Cuando rotaron los roles, el candidato del FdT preguntó por la deuda que contrajo el gobierno de Macri con el Fondo Monetario Internacional. a lo que Vidal retrucó: “La negociación con el Fondo ya lleva dos años. No hay plan ni rumbo. Hay cosas que bajan un escalón, que tienen que ver con la moralidad: Olivosgate, vacunatorio. No escuché ‘perdón’, y son inmorales”.

A su vez, destacó que “Alberto (Fernández) se endeudó con más de 30 mil millones de dólares”.

Luego llegó un cara a cara que prometía más tensión, el de Bregman y Milei… y se cumplieron las expectativas. El libertario se negó a preguntarle “a la casta política”.

“Habló de casta. Es llamativo que haya armado su lista con casta militar, la peor de la Argentina. Y que fue parte de la casta política, siendo asesor de (Antonio) Bussi. Defiende la casta monárquica, nada más rancio que eso. Yo no voy a permitir que cuando hable del Frente de Izquierda se refiera a casta. Cobro como enfermera, no vivo de los empresarios. Nuestra lista está llena de trabajadores. ¿Cómo le da la cara para decirle casta a estos compañeros?”, replicó Bregman.

Milei, luego de una nueva advertencia por violar las reglas del debate, finalmente intentó explicar que tener “en común algo con una persona no quiere decir que coincida en todo”

“Con Bussi fue un trabajo de asesor. No era genocida en el momento, fue elegido democráticamente. Si Bussi tenía todos esos problemas, falló la democracia, fallaron las instituciones. En mi lista hay gente que combate a las víctimas del terrorismo y también a la violencia del Estado. Estamos en contra de todo el terrorismo: del Estado y del terrorismo”, manifestó.

Cuando Bregman le preguntó luego a Milei sobre su postura ante el aborto, un tema en el que manifiestan posiciones diametralmente opuestas, durante la respuesta lo interrumpió. Cuando Marcelo Bonelli le recordó a la referente del FIT que aún quedaba tiempo en el reloj, el economista la acusó de no saber matemática, en una nueva chicana.

Noticia en desarrollo

DB

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA