como-configurar-tu-cuenta-de-google-para-recuperarla-si-la-perdes-o-te-hackeanTecnología 

Cómo configurar tu cuenta de Google para recuperarla si la perdés o te hackean

Estas opciones son posiblemente lo más importante para luego no lamentarse, y deberías tener al menos una de ellas configuradas

¿Cómo configurar tu cuenta de Google para poder recuperarla si la pierdes o te hackean? Prevenir es mejor que curar, sobre todo cuando Google no ofrece soluciones eficaces o asistencia humana para recuperar una cuenta en el caso de que no hayas configurado las opciones de seguridad de la cuenta previamente.

Hacé copias de seguridad con regularidad

Lo más importante para evitar que una pérdida o robo de tu cuenta de Gmail y Google no te suponga una pérdida definitiva de datos importantes, es realizar copias de seguridad periódicas para siempre tener guardados tus datos actualizados y tus correos para así no perderlos.

Para hacer una copia de seguridad de tus archivos de Google, tenés que entrar en la web de Google Takeout. En esta web, seleccioná los servicios de los que querés hacer una copia de seguridad, por ejemplo de Gmail, pero es mejor que la hagas de todos los servicios con datos que no quieras perder.

Podés hacer que se te envíen copias periódicas de tus datos para no tener que repetir este proceso en todo momento. Podrás hacer que Google te envíe las copias cada dos meses para tener siempre una actualizada.

Guarda tus contraseñas en lugar seguro

Crear una contraseña segura implica un poco de originalidad y complicar las cosas manteniéndolas simples. Escribir dos o tres palabras sin aparente relación con el servicio o entre sí, e intercalar números o símbolos va a producir contraseñas difíciles de olvidar. Y nada peor que perder el acceso a tu cuenta porque se te ha olvidado esa contraseña super-segura que habías creado.

Por eso, es recomendable que utilices un gestor de contraseñas para guardar tus contraseñas en un sitio seguro. Google tiene su propio gestor, pero como dependerías de la cuenta de Google, puedes usar un gestor de contraseñas de terceros como Microsoft Authenticator para tener de forma sencilla tus contraseñas a buen recaudo.

Activá la verificación en dos pasos

Y si guardar a buen recaudo tus contraseñas, incluso las de cuentas viejas, evitará que no puedas acceder a ellas porque se te olvidan las claves, la alternativa para que no entren en tu cuenta es activar la verificación en dos pasos. La verificación en dos pasos es un sistema con el que ya no es suficiente con escribir tu contraseña para entrar en tu cuenta, necesitarás un segundo paso para confirmar tu identidad.

Para activar la verificación en dos pasos tenés que entrar aquí, o la opción Gestionar tu cuenta de Google que aparecerá en cualquiera de sus servicios para que te lleve. Allí, en la sección de Seguridad ve a la sección de Iniciar sesión en Google, y allí dentro pulsá en la opción de Verificación en dos pasos. Aquí, elegí el método que quieras utilizar, ya sea recibir un mensaje en tu móvil, usar una aplicación de autenticación, o el resto de opciones disponibles.

Configura un teléfono de recuperación

Más allá de las opciones con las que evitar perder tu contraseña o que no entren en tu cuenta, también es igual de importante configurar las opciones para recuperar el acceso a tu cuenta en el caso de que lo perdieses. Estas opciones son posiblemente lo más importante para luego no lamentarse, y deberías tener al menos una de ellas configuradas.

La primera es la de configurar un teléfono de recuperación. Cuando hagas esto, si hay una actividad sospechosa o si has perdido el acceso a tu cuenta, tendrás la opción de que Google te envíe un mensaje de recuperación para avisarte de esas actividades o ayudarte a recuperar la cuenta. Lo mejor es que sea tu número de teléfono móvil.

Para hacer esto, debés entrar aquí, o la opción Gestionar tu cuenta de Google que aparecerá en cualquiera de sus servicios para que te lleve. Allí, en la sección de Seguridad ve a la sección de Métodos para verificar tu identidad, y pulsá en la opción de Teléfono de recuperación. Aquí, tendrás que escribir tu número de teléfono.

Configura un correo de recuperación

La segunda opción para poder recuperar tu cuenta es configurar un correo electrónico de recuperación, que debe ser una dirección de correo diferente a la que querés proteger, ya sea de Google o de cualquier otro servicio de terceros. Pero es importante que sea un correo al que tengas siempre acceso o esté en tu móvil configurado.

Para hacer esto, tienes que entrar aquí, o la opción Gestionar tu cuenta de Google que aparecerá en cualquiera de sus servicios para que te lleve. Allí, en la sección de Seguridad ve a la sección de Métodos para verificar tu identidad, y pulsa en la opción de Correo electrónico de recuperación. Tanto esta opción como la del teléfono, es recomendable configurarlos previamente para poder después recuperar tu cuenta.

No es tan fácil recuperar tu cuenta de correo

Pero si estos consejos te llegan demasiado tarde, hay malas noticias para ti. El sistema de recuperar tu cuenta en Google está roto, o prácticamente podemos decir que no hay ninguno. Si escribís en el nombre de tu cuenta y luego dices que no te acuerdas de la contraseña, primero se te preguntará por contraseñas anteriores, porque Google las guarda en sus servidores.

En el caso de que hayas configurado alguno de los métodos de recuperación anteriores, entonces se te pedirá utilizarlos para poder recuperar tu cuenta. Pero si no es así, no hay mucho más que puedas hacer. Si en el pasado configuraste unas preguntas de seguridad que ya no existen, puede que Google te lo pregunte, como puede que te haga otras preguntas como desde cuándo tienes la cuenta o si estás en algún sitio de viaje.

Google no ofrece ningún tipo de asistencia en estos casos, y lo único que propone en su página de asistencia para cuando todos los automatismos fallan es que te abras una nueva cuenta de sustitución.