si-te-gusto-“el-juego-del-calamar”,-estas-7-peliculas-te-van-a-fascinarEspectáculos 

Si te gustó “El juego del calamar”, estas 7 películas te van a fascinar

Al igual que la serie coreana, numerosas ficciones tienen argumentos en los que competidores deben superar pruebas sádicas y crueles para salvar sus vidas.

El líder de “El juego del calamar” que está detrás de todo. (Foto: Netflix)

Desde hace una semana todo el mundo habla de una serie coreana. El juego del calamar se transformó, de buenas a primeras, en lo más visto del streaming y uno de los temas más buscados en Internet. Su trama, potente, y su realización integral, adictiva, lograron llevarla a lo más alto.

Leé también

El argumento desliza una temática que comparte con varias películas: diferentes competidores juntos en un mismo lugar deben enfrentar pruebas muy difíciles que, en caso de no ser superadas, los llevan a la muerte.

El verde y el rojo son los colores que predominan en el ambiente de “El juego del calamar”. (Foto: Netflix)

A continuación, una lista con films que tienen características similares a El juego del calamar.

“El juego del calamar”: te recomendamos 7 películas con temáticas similares

As the Gods Will

Estrenada en 2014, As the Gods Will es una película japonesa dirigida por Takashi Miike, uno de los maestros asiáticos del terror y el gore. Con la salida a la luz de El juego del calamar, se generó una polémica: ¿el creador de la serie coreana plagió parte del argumento del film nipón?

Hasta ahora, no hay ninguna conclusión determinante ni tampoco un juicio al respecto. Pero los primeros minutos de As the Gods Will son muy similares al comienzo de la ficción realizada por Hwang Dong-hyuk.

Una de las primeras secuencias de “As the Gods Will” (Foto: IMDb)

Al igual que los 456 jugadores que tienen que quedarse quietos en un patio para que no los acribillen cuando una muñeca gigante gira su cabeza, en la película japonesa la escena inicial muestra a estudiantes de un colegio secundario jugando a lo mismo en un aula, con una terrorífica figura parlanchina: si se mueven cuando el monstruo se da vuelta, sus cabezas explotan.

Basada en el manga Kamisama No Iu Toori de Muneyuki Kaneshiro y Akeji Fujimura, As the Gods Will no explora una temática terrenal como El juego del calamar, sino que equilibra lo fantástico y lo místico en una mezcla con el terror más violento. Las sádicas secuencias gore que muestra no son para cualquiera.

Los juegos del hambre

Si hay una saga distópica digna de ver es Los juegos del hambre, protagonizada por Jennifer Lawrence, Elizabeth Banks, Woody Harrelson, Donald Sutherland, Stanley Tucci y Liam Hemsworth, entre otros. El argumento más emparentado con El juego del calamar es, sobre todo, el del primer film de la franquicia iniciada en 2012 y basada en una serie de novelas.

Jennifer Lawrence personificó a Katniss Everdeen, una guerrera revolucionaria. (Foto: AP/Lionsgate, Murray Close)

La historia ocurre en el futuro en el que los Estados Unidos ya no existe sino que es un país llamado Panem, dividido en distritos y controlado por un estado totalitario. Una vez al año organizan un juego de supervivencia que es transmitido como si fuera un reality show en donde diferentes jóvenes son obligados a participar. Allí asoma Katniss Everdeen, una chica que no solo luchará por su vida sino que iniciará una revolución.

Violenta, reflexiva, profunda, pero sin dejar de ser entretenida para los parámetros hollywoodenses, la saga distópica generó una serie de films, también basados en obras literarias y con contenido similar, como Maze Runner o Divergente.

El juego del miedo

A principios de los 2000, el mundo del terror tambaleaba entre argumentos vetustos y agotados. El subgénero del slasher vivía una etapa terminal, tras sacarle todo el rédito posible en los ‘70-’80 con Halloween, Viernes 13 y Pesadilla y a mitad de los ‘90 con todas las producciones que le siguieron a Scream. James Wan se dio cuenta e hizo lo suyo.

El perverso muñeco de “El juego del miedo”. (Foto: Twisted Pictures)

El realizador se despachó en 2004 con una de las películas que fundó el torture porn, otra clase de films de horror, cuyos elementos aparecen salpicados cada tanto en El juego del calamar. En El juego del miedo, Wan hace gala de ideas originales, giros inesperados y mucha potencia visual en una película explícita que, en el fondo, no deja de ser una historia policial.

Dos hombres encerrados en un baño, sin entender nada de lo que pasa y sin poder salir tampoco. Con un gran plot twist, un asesino temible y un tenebroso muñeco con una máscara extraña, los elementos atractivos estaban servidos en la mesa. Tuvo un presupuesto de poco más de un millón de dólares, recaudó más de 100 millones y generó una franquicia de ocho films y un spin-off.

Carrera contra la muerte

Arnold Schwarzenegger ya era una estrella de la acción cuando en 1987 protagonizó Carrera contra la muerte, un film hiperviolento de ciencia ficción que está basado en una novela de Stephen King.

Arnold Schwarzenegger en el film de ciencia ficción “Carrera contra la muerte”. (Foto: IMDb)

La película, que en el presente no es tan recordada, tiene infinidad de elementos que hoy son usados como recursos habituales: el mundo del futuro que se cae a pedazos, la violencia como moneda de cambio, la crueldad de la sociedad y una competencia en la que el que pierde, muere.

La historia de Carrera contra la muerte es la de varios presos a los que obligan a participar de un perverso concurso extremo en el que deberán salvar sus vidas mientras una banda de forajidos y experimentados mercenarios cazadores los buscan para matarlos.

El experimento

La película alemana El experimento, de 2001, también expone situaciones en las que diferentes personas juegan al extremo roles incómodos. Mientras tanto, alguien desde otro lugar, como si fuera el ojo de Gran Hermano sacado de la novela 1984 de George Orwell, supervisa todo.

Uno de los primeros momentos del film alemán “El experimento”. (Foto: captura)

El film es violento y la acción se desata desde el minuto cero. A algunas personas las contratan para hacer un experimento social en el que simulan estar en una cárcel. Ocho hombres de diferentes orígenes y edades serán guardias de seguridad, mientras que 12 quedarán alojados en las celdas, como si fueran presos.

El desborde ocurre una vez que los dos grupos empiezan a medir sus fuerzas y tensan los límites de cada uno. Basta una chispa para que se inicie el fuego de la locura que sobrevuela entre las rejas.

El cubo

Otra película precursora de este tipo de argumentos. El cubo, de 1997 y dirigida por Vincenzo Natali, es la primera parte de una trilogía muy exitosa en la que los protagonistas tienen que superar diferentes pruebas en un cubículo mortal para salvar sus vidas.

Los protagonistas de la película “El cubo”. (Foto: captura)

La trama es la de seis extraños, que no tienen ninguna referencia entre sí y que, de golpe, se despiertan encerrados en un complejo de habitaciones cuadradas donde deberán zafar de distintas pruebas casi mortales.

Al igual que en El juego del calamar, la disputa entre la mentira y la verdad por parte de los protagonistas se entremezcla todo el tiempo con la acción más brutal y nada benévola.

Escape Room

Estrenada en 2019, Escape Room tiene un espíritu similar a El cubo y a El juego del calamar: varios competidores deberán completar distintas instancias y etapas para zafar y no morir en el intento.

“Escape Room” es una película de 2019. (Foto: Lionsgate)

En este caso, seis hombres y mujeres reciben entradas para una de esas famosas salas de escape en las que, con ingenio, deben dilucidar cómo salir. El premio es mucho dinero. Sin creer que todo puede desbandarse, participan. Cuando empiezan a pasar de habitación en habitación comprueban que no es un divertimento más sino una lucha para salvar sus vidas.

Más allá de lo trillado de la trama, la acción de Escape Room es entretenida. La película fue muy exitosa: con solo un presupuesto de 9 millones de dólares recaudó 155 millones, justo antes de que comenzara la pandemia de coronavirus. Este año se estrenó una secuela y hay una tercera parte en camino, que se va a ver en cines en 2024.