como-crear-tecnologia-para-los-adultos-mayores-¿alcanza-con-agrandar-la-letra?Tecnología 

Cómo crear tecnología para los adultos mayores ¿alcanza con agrandar la letra?

Mi papá empezó a usar una computadora a mediados de los noventas, justo cuando me enseñó a manejar el coche. Aquello era un trueque: los fines de semana él era mi instructor de manejo y cuando volvíamos a casa yo le mostraba cómo usar la PC que estaba en mi habitación. Ahora tiene 81 años y si bien hace más de dos décadas es usuario de herramientas tecnológicas, muchas le resultan ajenas, difíciles de controlar.

“Es evidente que los mayores sentimos más dificultades que aquellos que nacieron con el boom tecnológico”, confiesa cuando le cuento la temática de este artículo. Recuerdo su cuerpo tenso cuando se sentaba frente a aquella computadora con Windows 95, parecido al mío cuando intentaba estacionar el auto familiar entre un par de conos anaranjados. Los dos teníamos miedo de chocar, de romper algo. A él ahora le pasa algo parecido cuando en sus manos sostiene la tablet que usa para ver series por streaming. “Las pantallas táctiles me complican. En la computadora, por lo menos, hay un teclado como los de antes”, me dice.

Leé también

Contacté a Nancy Roqueta, que tiene más de 70 años y supera los 32.000 seguidores en TikTok, para conocer sus impresiones respecto a la supuesta tirantez en la relación entre la tecnología y los adultos mayores. “Cada uno en mi familia puso su semilla para ayudarme y ahora muchas veces termino enseñándoles yo”, comenta entre risas la tiktoker que vive en Hurlingham. “Aprendí a editar mis videos, no son como los de los profesionales que la tienen re clara con la tecnología, pero no me quedan más. Ayer subí uno mostrando ropa que me regalaron”, cuenta.

Cuando le pregunté qué recomendaría a personas de su edad que no se animan a dar el salto tecnológico, Nancy aconseja perder el miedo. “Que investiguen, que no se fijen en el qué dirán, que pida ayuda. Hay gente con buena disposición y hay gente con paciencia”, dice. También se anima a un consejo para los desarrolladores: los programas podrían añadir más funciones habladas o incluir más dibujos, para que sea más sencillo usarlos.

Desarrollar softwares para adultos

Hace más de una década, algunos fabricantes en la industria tecnológica cometían un error al lanzar productos para mujeres: no modificaban especificaciones o funciones, sino la tonalidad, volviéndolos color rosa. En 2012, un informe de la BBC titulado En tecnología, a ellas no les basta con el rosa, decían: “Abundan los ejemplos de las compañías que fallan en esto. Una de las estrategias para ‘captar a las damas’ es tomar el aparato del año pasado, relanzarlo un poco más barato, algo más pequeño y disfrazado con una cubierta de plástico rosa. Este enfoque que podría llamarse ‘encógelo y píntalo de rosa’ muestra el típico abordaje superficial del mercado femenino”.

¿A qué viene el repaso de aquel yerro, que ahora parece haber sido corregido? Algo similar ocurre cuando se proponen softwares para adultos: lo que para las mujeres era el color rosa, para los mayores son los botones agrandados. ¿Alcanza con estirar el tamaño de las letras y de los gráficos en la interfaz de un programa para considerar que aquel es un programa propicio para los que peinan canas?

Christopher Chancé el año pasado lanzó Cuídalos, una herramienta móvil pensada para ayudar a los adultos mayores en la que trabajó junto a su abuela Luisa, que tiene 84 años. “Hay muchas apps que con poner unos botones grandes la hacen parecer para adultos mayores”, dice en diálogo con TN Tecno este emprendedor de 18 años.

Christopher Chancé junto a su abuela Luisa.Por: (Foto: Cortesía Christopher Chancé)

“Cuando tuve la idea de Cuídalos no tenía mucho conocimiento sobre las aplicaciones para abuelos y mucho menos sobre las necesidades que tienen ellos. No soy parte de ese grupo etario, por eso, al proyecto se sumó inmediatamente mi abuela Luisa. Ella no sabía mucho de aplicaciones pero sí tenía las necesidades”, cuenta sobre su aplicación, que en este momento supera los 4.000 usuarios activos y que sirve para que personas mayores tengan un contacto rápido y directo con sus familiares, por ejemplo en un caso de emergencia.

Chancé pone su foco en la simplicidad. “Mientras se encuentra aprendiendo cómo manejar la tecnología, un adulto mayor no necesita montones de opciones, gestos táctiles o cualquier innovación extra; inicialmente necesita no tener confusiones, para ello el mejor camino que consideramos fue hacer un producto complejo y mostrarlo como algo simple, en otras palabras, nosotros hacíamos todo un sistema integrado que obtuviera los datos de los sensores, geolocalizara, procesara, alertara, etcétera, y al abuelo/a sólo le mostramos unos botones con los que en cuestión de segundos pueden reportar sus situaciones”, explica.

Yo tenía miedo antes de aprender a manejar el coche. Entonces mi papá me dijo que la única forma de dejar atrás el temor era sentarme al volante, pisar suave el embrague y poner primera. Con la tecnología, para él, ocurre lo mismo: “Si pretendemos que las adapten, primero tenemos que usarlas”, dice. El creador de Cuídalos (que ahora está embarcado en un nuevo proyecto, llamado “Abue”) señala por su parte que la colaboración también es clave. “Charlar con los usuarios adultos sobre este tema, además de con mi abuela, me ayuda a expandir mi visión y entender cómo puedo trabajar para cubrir más necesidades”, cierra.