javier-milei:-“si-hacemos-una-buena-eleccion-podriamos-dejar-al-kirchnerismo-en-el-tercer-lugar”Política 

Javier Milei: “Si hacemos una buena elección podríamos dejar al kirchnerismo en el tercer lugar”

El economista ultraliberal Javier Milei fue una de las sorpresas de las elecciones primarias del domingo. Si bien se esperaban buenos resultados para su carrera por una banca de Diputados con la coalición La Libertad Avanza, obtuvo más del 13 por ciento de los votos. Es mucho más de lo que esperaba porque lo dejó como tercera fuerza en Capital.

Siempre incendiario, mediático especialmente ante las cámaras de televisión, Milei es otro cuando, con la prensa gráfica se toma un tiempo para hacer sus reflexiones y propuestas del movimiento Libertario, profundamente anticomunistas, y ahora antikirchneristas, pero también críticas a un sector de Juntos por el Cambio. Milei dio una entrevista a Clarín junto a su  candidato a legislador por la Ciudad de Bueno Aires, Ramiro Marra. Fue una coqueta oficina en Puerto Madero, que en lla recepción lleva un cartel de la sociedad de bolsa, Bull Market brokers, que dirige Marra. 

¿Cuál es el alcance que ven del voto libertario ?

En principio lo que se ve con mucha claridad es que el voto liberal en la Capital Federal representa el 25 por ciento y que si los liberales, digamos, deciden alinearse en soluciones liberales, ya estaríamos en condiciones de empujar el tercer puesto al kirchnerismo en la Capital Federal y que de esa manera ya comienza la retirada de lo que es el movimiento político que más daño le hizo a la Argentina en toda su historia, que es el kirchnerismo.

Hablas más de liberales que de libertarios como antes. ¿Eso quiere decir que hay posibilidad de una alianza con otras fuerzas políticas?

No es que estemos hablando de una alianza en este momento. Concretamente, de lo que estamos hablando es que los votos manifestaron que el 25 por ciento de los ciudadanos de la Capital Federal han elegido por una opción liberal y que desde mi punto de vista, no podrían estar comulgando en un espacio, digamos, socialdemócrata liderado por socialdemócratas y donde en una lista de los diez primeros lugares, nueve claramente tienen inclinaciones de izquierda. Al socialismo duro no se lo saca con socialismo y buenos modales. Un socialismo duro y el de buenos modales se los saca solamente con liberalismo.

¿Socialdemócrata serían los radicales y también Horacio Rodríguez Larreta?

Los radicales son la internacional socialista. Por lo tanto, son socialistas. La Coalición Cívica está todavía más a la izquierda y en el caso del ala de las palomas de Juntos por el Cambio, del PRO,  claramente son una expresión socialdemócrata. Sería como en Estados Unidos línea del Partido Demócrata más cercana a Bernie Sanders (un senador de la izquierda estadounidense). Si tomas cualquier discurso de (Hugo) Chávez, tanto Vidal como Horacio Rodríguez Larreta, si no le decís que es de Chávez, te lo firmarían… Si las personas se abren a escuchar y hacen foco sobre las ideas como base, podemos estar haciendo una gran elección y estar peleando el segundo lugar al kirchnerismo. Podríamos dejar al kirchnerismo en el tercer lugar.

¿Cómo entraron a la Villa 31 donde sacaron una buena cantidad de votos?

Contesta Ramiro Marra La realidad es que no nos sorprende, porque una de las cosas que estamos haciendo es demostrar que el liberalismo no es una expresión ideológica elitista, sino todo lo contrario. El liberalismo cuida a la primera minoría, que es el individuo, y eso se ve en cualquier barrio de la ciudad. Buenos Aires puede ser en un barrio emergencia o puede ser en un barrio coqueto de la ciudad.

Javier Milei junto Ramiro Marra, durante la entrevista con Clarín. Foto: Andres D’Elia

¿Cuáles serán tus primeras propuestas como Diputado, Milei?

Lo primero que trataría de hacer es impulsar la reforma de administración financiera del Estado. Eso te abre la puerta no sólo a la posibilidad de ir a un proyecto de racionalidad de las dietas, sino que además te permite ir contra el sistema de obra pública. Una de las cosas que también estoy proponiendo es eliminar la obra pública para ir a un sistema iniciativa privada a la chilena. Eso es un mecanismo muy fuerte para eliminar la corrupción, por ejemplo. Es necesario avanzar también en el tema de la coparticipación de impuestos. Es decir, el sistema ha perdido todo tipo de correspondencia fiscal y está generando un desastre en términos de quiénes son los que gastan y quiénes son los que pagan. Y a la postre también ir eliminando el Banco Central.

¿Y qué pensas de banderas juveniles como la despenalización del aborto, el matrimonio igualitario o que cada uno defina su género? 

Yo tengo una posición clara tomada en contra del aborto. Está basada desde una fundamentación del liberalismo. Es el respeto estricto, el proyecto de vida del prójimo, basado en el principio de no agresión y en el reconocimiento de tres derechos el derecho a la vida, la libertad y a la propiedad. Por lo tanto, hay una primer cuestión de índole filosófica. Porque tiene que ver con la definición de en qué momento inicia la vida. Biológicamente la vida comienza en el momento de la fecundación. El segundo punto es el tema del matrimonio igualitario. Mi problema no es ni con eso, ni con el de contrato privado ni nada. Lo que digo es que el problema es que el Estado se meta en el matrimonio, es decir, y eso es independientemente del género de las personas en mente. Está mal (se refiere al matrimonio igualitario) porque es una de las cosas que genera la presencia del Estado en el contrato de matrimonio, independientemente de cómo sea el vínculo.

Javier Milei, con euforia en su búnker electoral en la noche del domingo, tras saberse el resultado de las primarias. Foto Martin Bonetto

¿Y con la cuestión de la libertad para elegir el género?

De vuelta. Vos podes sentirte lo que quieras. Es decir, si vos te auto percibís canguro, digamos, no tengo ningún tipo de problema, Lo que me parece mal es que se utilice el aparato represivo del Estado para exigirle a otro ser humano que lo tenga que aceptar así ¿me comprendés?

¿Qué opinión tenés de Cristina Kirchner y Alberto Fernández. A ella rara vez la nombras y el blanco de tus críticas es Rodríguez Larreta

Eso no es cierto. Yo los he criticado muy duramente. Hasta tengo libros criticando al kirchnerismo y me parece que hoy o no debería ser el centro del ataque, porque no es ella quien está gestionando. O sea, me parece un despropósito que debemos ir a una crítica sobre alguien que no está gestionando, Pero ella es la jefa del espacio y quien tiene el poder en la coalición gobernante… A ver… yo lo que creo es que la Argentina tiene un formato político tremendamente presidencialista. La lapicera la tiene Alberto. Ahora, si Alberto después no la sabe usar, no la quiere usar, no puede, no se lo que fuera es primero un problema de Alberto. Primer punto, segundo punto no hace a Cristina, no ha hecho, digamos, explícitas, sus posiciones. Cuando aparecen economistas ligados a ella, que hacen determinadas reflexiones y que a mí me parece un disparate, lo digo públicamente. De hecho, muy recientemente he debatido con Fernanda Vallejos.

Con tu crecimiento político, muchos se preguntan si ya te entusiasmaste con una carrera a la Presidencia. ¿Querés?

Me parece que tenemos el tema de la ansiedad. No es un problema mío es un problema de otros.

¿Qué respondes a quienes te acusan de estar financiado para sacarle votos a Junto por el Cambio?

Esas ideas salen de la Usina de Juntos por el Cambio y parte de esa visión totalitaria y maquiavélica de algunas áreas de Juntos por el Cambio, que creen que son los dueños de los votos.

La pregunta es ¿se ve que nosotros tenemos una campaña, digamos que es un despliegue de guita enorme, no? ¿O te da la sensación de que es hiper austera y que en realidad el eje central fueron las redes sociales? Nosotros hacemos caminatas. Fuimos, hicimos el contacto con la gente directo. O o sea, no sólo lo que hicimos en esta campaña fue ponerle el cuerpo. Entonces hay una parte que es lo que tiene que ver con nuestra exposición en los medios. Tanto Ramiro como yo teníamos exposición en los medios antes de esto. O sea, eso no es redes, eso no es nuevo. Entiendo que a ciertas estructuras le debe resultar muy doloroso e irritante que mientras que nosotros hacemos una caminata, de repente hay que cortar la calle porque hay una cuadra llena de gente, por ejemplo, como pasó en Palermo; y ni siquiera con empleados públicos que los obligan a llenar diez metros en una cuadra.

¿Qué alianza internacional te gusta para la Argentina?

Estados Unidos. La agenda de Occidente.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA