los-chicos-de-boca:-recibieron-felicitaciones-y-volverian-a-jugar-ante-san-lorenzo,-pero-los-directivos-pidieron-postergar-un-dia-el-partido-para-no-exponerlosTecnología 

Los chicos de Boca: recibieron felicitaciones y volverían a jugar ante San Lorenzo, pero los directivos pidieron postergar un día el partido para no exponerlos

Orgullo. No hay otra palabra que elijan hinchas, directivos y entrenadores de Boca tras la actuación de los juveniles, en una igualdad ante la primera de Banfield (0-0) en la que mereció más, incluso, con dos partidos (contando el del viernes, por la Reserva) en 36 horas, el desgaste lógico y la lluvia en el Florencio Sola que cargó más las piernas de los chicos. Pero claro, como acostumbra Boca, lo que pasó es historia. La cabeza ya está en el próximo desafío: nada menos que San Lorenzo, un clásico potenciado por los cruces Riquelme-Tinelli de las últimas horas. ¿Se repetirán los nombres?

Lo cierto es que este domingo por la tarde, Boca le envió una nota a la Liga Profesional de Fútbol pidiéndole la postergación del clásico. Pide jugarlo miércoles o jueves a las 21 (el mismo horario en que está pautado para el martes), pero allí ya podría contar con los 24 futbolistas profesionales aislados. La nota lleva la firma del presidente Jorge Amor Ameal y Ricardo Rosica, secretario general del club.

Las consecuencias se preveían ante tanto esfuerzo físico. Ezequiel Almirón se tocó el isquiotibial derecho promediando el primer tiempo y el parte médico oficial arrojó un desgarro para el delantero, de 19 años, tras los estudios a los que se sometió este domingo. Además, los calambres que sufrieron Eros Mancuso, Valentín Barco, Gabriel Vega, Rodrigo Montes y hasta el arquero Agustín Lastra. Por eso, el club -pese al calendario apretado- les cedió una jornada de domingo totalmente liberada para descansar, disfrutar junto a sus familias lo vivido y, al mismo tiempo, enfocarse en lo que sucederá dentro de 48 horas: otra posibilidad de fijar sus apellidos en una historia que será para el recuerdo.

Porque, en realidad, no quieren que las confusiones se repitan. Así como siguen asegurando que Marcelo Tinelli, presidente de la Liga Profesional, les prometió la suspensión de los encuentros que les toca afrontar mientras tiene aislados a los 24 jugadores que fueron a Brasil, también admiten que –pase lo que pase- quieren mantener concentradas esas cabezas juveniles de cara a un encuentro mucho más caliente, en la Bombonera.

Juan Román Riquelme (junto a Ibarra, “Cata” Díaz y Donnet) acompañó por primera vez a Boca en condición de visitante. Molesto, en la previa le pegó a Tinelli y pidió postergar el partido con San Lorenzo.LA NACION/Mauro Alfieri

¿A qué refiere eso? Si bien toda la institución infló el pecho con el fútbol y la actitud de los chicos dirigidos por Sebastián Battaglia y, además, no pierden la confianza en ellos, continúan con la postura de no querer exponerlos. Claro, en una situación límite no quedó otra: con muy poco margen horario para manejarse, se arriesgaban a una sanción económica y una quita de seis puntos si no jugaban.

“Jamás vamos a hacer el papelón mundial tan grande de no presentarnos. Respetamos la historia del fútbol argentino”, lanzó Juan Román Riquelme en Banfield, marcando claramente la diferencia con aquella decisión que tomó River ante Atlético Tucumán, en marzo de 2020, cuando la pandemia empezaba a azotar al país.

Entonces, en Boca dan una clara sentencia: “Seguiremos peleando estas horas para poder jugar con titulares”, le comentó a LA NACION una fuente importante de la directiva que lidera Jorge Amor Ameal. Aunque, al mismo tiempo, reconocen que hasta el momento no cambió nada. Ni siquiera hicieron fuerzas las palabras públicas de Riquelme, en las que apuntó a Tinelli e hizo un claro pedido con una sospecha indirecta.

Este domingo pasadas las 17, Boca envió el pedido formal a la LPF: “Solicitamos se reprograme el encuentro entre ambas instituciones para el día miércoles 28 a las 21:00 hs o jueves 29 en el horario que uds dispongan, según crean lo más conveniente, ello a fin de afrontar el encuentro en igualdad de condiciones deportivas y así evitar exponer a nuestros juveniles a afrontar tres compromisos deportivos en un lapso menor a 5 días, lo cual atenta contra su condición psicofísica”, dice el final de la nota con membrete del club y firmada por Ameal y Rosica.

Riquelme ya venía enojado en la previa del partido con Banfield: “Nosotros queremos competir. ¿El martes con quién jugamos? ¿Por quién hincha el presidente de la Liga? ¿Y quién es el presidente de la Liga? Yo pregunto nomás… ¿Es muy difícil pasar el partido al miércoles? Es sentido común, no hace falta ni pedir postergación”, soltó con bronca el vicepresidente xeneize, centrando la pasión del conductor de televisión por la entidad de Boedo. Y es que, según aseguran puertas adentro, los siete días de aislamiento (que incluyen entrenamientos con un corredor sanitario) se cumplen el miércoles a las 18 horas. De esa manera, sólo quieren que el clásico se juegue un día después, al mismo horario (21.00).

Y, al parecer, en el club dan cuenta de que sí deberán seguir insistiendo ellos. “Todos piden que hable Román y lo hizo. Pero desde ese momento no recibimos ningún contacto desde la Liga. Pareciera que hablar es peor…”, agregan. Y las maneras del empresario siguen generando más bronca en Brandsen 805: “No podemos creer que el presidente del torneo se maneje a través de redes sociales para contestar la solicitud de Román”.

Así las cosas, los nuevos intentos parecen tener como epílogo que nuevamente les den la espalda. Un de ellos se vio en aquel parte médico de Almirón, por ejemplo. En tiempos en los que la expresión “desgarro” parece ser una mala palabra y en los que los mismos se clasifican en grados según su gravedad, Boca apostó fuerte con la intención de presionar aún más a los directivos de la mesa directiva de la Liga: “Desgarro de isquiotibial derecho de 5×7 milímetros”.

Largo y ancho para describir una lesión que era fácilmente previsible al disputar encuentros tan cercanos. Y si finalmente deben repetir la utilización de los chicos de Battaglia frente al Ciclón, serán tres compromisos en 109 horas. Boca insiste mientras se llena de ilusión con el futuro juvenil.

Conocé The Trust Project