omar-perotti-le-dio-$-80-millones-al-club-del-cual-es-hincha-en-rafaelaPolítica 

Omar Perotti le dio $ 80 millones al club del cual es hincha en Rafaela

El 24 de diciembre, horas antes de nochebuena, y el 30 de diciembre, en el epílogo del año pasado, el gobernador de Santa Fe, Omar Perotti, firmó dos decretos por el que le otorgó $ 80 millones a Sportivo Norte de Rafaela. Las fechas sirvieron para que la noticia pasara desapercibida para la sociedad santafesina hasta esta semana, cuando diputados opositores pidieron más información que justificara la distribución de esos fondos.

Es que en el segundo decreto se reparten fondos a casi 150 clubes de la provincia, por un monto total de $ 200 millones. La mayoría recibe entre varios cientos de miles de pesos, hasta uno, dos o tres millones. Hay tres que reciben más de $ 4 millones. Y uno solo se destaca con $ 45 millones, y es Sportivo Norte. 

Las suspicacias aumentaron cuando se recordó que es el club por el que simpatiza el ex intendente de Rafaela y actual gobernador. El es hincha de Racing Club, e incluso eso le valió varias cargadas de los santafesinos de Colón por el triunfo sabalero en la reciente final del fútbol argentino. Pero a nivel local, su corazón está identificado con Sportivo Norte.

Cerca de Perotti aclararon que el proyecto de obras en ese club, donde está previsto construir un gimnasio, es viejo y que el gobernador le está dando envión. “Es un club importante que la capacidad de contención social que podría dar es muy grande”, argumentaron sobre la necesidad del emprendimiento. 

Lo controvertido es que comparativamente hay muchos clubes que podrían recibir esa ayuda (de hecho el listado total es de 149 que reciben algún subsidio) pero la diferencia en el beneficio es notoria. “Nunca recibió nada”, responden desde la Gobernación, e insisten para justificar: “En los clubes de Rosario, en los últimos doce años de gobiernos socialistas hay mucha más plata puesta”.

El primer decreto de la polémica es el 2060/20, que se firmó el 24 de diciembre. Allí, el gobernador “concede al club Sportivo Norte” la suma de $ 35 millones. La inversión, sostiene, se la otorga “para ser destinada a solventar gastos de obras de construcción en la citada institución”.

“Que el Poder Ejecutivo Provincial, luego de evaluar las razones expuestas en las actuaciones administrativas, considera conveniente y oportuno acceder al otorgamiento de la ayuda económica solicitada, con cargo de oportuna y documentada rendición de cuentas de su inversión”, sostiene la norma en los considerandos.

Apenas unos días después, el 30 de diciembre, sale el decreto 2496/20. Allí, Perotti autoriza “al señor Ministro de Desarrollo Social a otorgar fondos a Instituciones de la Sociedad Civil sin fines de lucro, consignadas en la Planilla Anexa C”, y le amplía el presupuesto de su cartera en $ 200 millones. En esa planilla, figuran 149 clubes beneficiados por el subsidio. 

Desde el Centro de Jubilados y Pensionados San Miguel Arcángel, que recibe $ 200 mil para “colocación de cielorraso en el SUM”, hasta la Asociación Cooperativa Primer Campamento Cultural N°9000, que le toca $ 100 mil, en este caso para “funcionamiento de las actividades culturales”.

Para el Club Sportivo Norte, en cambio, le tocan $ 45 millones para la “construcción de gimnasio cubierto, cancha de voley y básquet”. Los siguientes clubes con montos más altos recién son el Club Social y Deportivo Federal, con $ 5 millones, y el Club Social y Deportivo El Luchador y el Club Social y Deportivo San Martín, ambos con $ 4 millones. En los tres casos, los fondos son para “remodelación de infraestructura”.

El tema tomó notoriedad pública esta semana cuando la diputada provincial Lionella Cattalini, del Partido Socialista, hizo un pedido de informes para conocer los motivos que justificaran un reparto que consideró “desproporcionado”. “Sin soslayar que el gobierno de Santa Fe debe asistir a los clubes que cumplen una función social fundamental, no hay dudas que esto debe hacerse con equidad y proporcionalidad. Es inadmisible que sea de manera discrecional, inequitativa y apelando a favoritismos o sentimientos personales”, aseveró.