decentraland,-una-ciudad-virtual-con-casas-de-millones-de-dolares-en-las-que-no-se-puede-vivirTecnología 

Decentraland, una ciudad virtual con casas de millones de dólares en las que no se puede vivir

Los mundos virtuales se van convirtiendo de a poco en realidad. Aprovechando el auge del blockchain y los NFTs, un consorcio se ocupa de gestionar y vender propiedades y parcelas en una ciudad que fue creada por programadores y que se aloja en la nube.

Decentraland es un proyecto que se ejecuta en la blockchain de Ethereum y que opera en un mundo virtual compartido. Los usuarios pueden comprar y vender inmuebles digitales mientras exploran, interactúan y se divierten.

Este mundo abierto experimentó un crecimiento meteórico en los últimos meses. A fines de diciembre Decentraland aseguraba tener unos 1.500 usuarios activos al día. En marzo de este año, alcanzó los 10.000.

Aunque cueste creerlo, hasta la fecha han vendido más de 50 millones de dólares, entre terrenos, avatares, propiedades y complementos. Para quien esté pensando en invertir, una parcela de 41.000 metros cuadrados ronda los 572.000 dólares.


Hasta la fecha han vendido más de 50 millones de dólares, entre terrenos, avatares, propiedades y complementos.

El verdadero valor es que, como Minecraft o Roblox, no se dispone de un espacio infinito de construcción. La ciudad tiene 90 mil parcelas que miden 10m x 10m. Fuera de estos límites está la nada.

Como gran parte de las propiedades no están a la venta, muchos inversores que han comenzado a construir en la ciudad están sopesando los riesgos involucrados en el gasto tan grande frente a una potencial recompensa.

Durante el mes de diciembre la plataforma lanzó dos concursos exitosos llamados GameJam y CreadorContest, éste último con premios de hasta Us$ 50.000 para incentivar a los constructores.

“Decentraland será básicamente lo mismo que Facebook, excepto que podrás ver y oír a los otros en realidad virtual. Entonces será un poco más como una experiencia real”, señalan sus fundadores.


Una parcela de 41.000 metros cuadrados ronda los 572.000 dólares.

Como en cualquier actividad comercial la idea es comprar barato y vender caro. Hubo muchos casos que, durante la primera subasta compraron por Us$1.000 y ahora las rematan por US$10.000.

Uno de los inversores más conocidos es Ryan Kunzmann, quien cuenta que pagó 15.000 dólares por 62 parcelas de unos 102 metros cuadrados y tres meses después recuperó su inversión vendiendo solo 8 de ellas.

En la página web de Decentraland dice que todo comenzó como una manera de asignar propiedad de bienes inmuebles virtuales a usuarios de una “blockchain”, es decir, una lista creciente de datos virtuales básicos, llamada “bloques”, que se vinculan mediante una criptomoneda.

Sus orígenes

La Fundación Decentraland, la organización detrás del desarrollo del software, fue fundada por Esteban Ordano y Ariel Meilich en 2015 y se destaca por su caracter descentralizado.

“Es usual que otros mundos virtuales sean operados por una compañía central, y toda la tierra y todo el contenido resida en sus servidores. Entonces los usuarios corren el riesgo de que si la compañía deja el negocio o decide cambiar las reglas, pueden perder todo el contenido y las creaciones que construyeron”, dijeron desde la compañía.

El equipo realizó una Oferta Inicial de Monedas (ICO) en 2017 recaudando 86.206 ether (unos 26 millones de dólares en ese momento) para financiar sus futuras operaciones.

La Fundación, que retiene el 20% de la oferta inicial de tokens, tiene los derechos de propiedad intelectual y se encarga del mantenimiento del sitio web.

Antes de lanzar su plataforma, Decentraland puso en marcha una organización autónoma descentralizada (DAO) para entregar la gestión del proyecto a sus usuarios. Además, el equipo fundador afirma que la clave privada que controlaba el contrato inteligente de Decentraland ha sido destruida.

SL

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA