La acción de YPF se desplomó 12% en Wall Street y arrecian las críticas por el avance K sobre la petroleraEconomía 

La acción de YPF se desplomó 12% en Wall Street y arrecian las críticas por el avance K sobre la petrolera

La salida de Guillermo Nielsen de la presidencia de YPF sigue afectando la cotización de la petrolera. La acción cayó el jueves un 11,8% en la bolsa de New York, llevando la valuación bursátil del total de la empresa a menos de US$ 1.300 millones. Es un piso que nunca se había alcanzado, ni siquiera en la expropiación del 51% de la compañía en abril de 2012. Desde el lunes, que comenzaron los rumores sobre una posible renuncia de Nielsen, la acción cayó un 19% y acumula una baja del 35% en un mes.

Distintos especialistas coincidieron en criticar el desplazamiento de Nielsen. Entienden que se trataba de un economista con experiencia en renegociación de deuda, justo en el momento que YPF se encuentra en medio de ese proceso. Atribuyen el proceso de desvalorización a un proceso en el que el mercado ve a YPF con escepticismo.

“La situación de la empresa más importante del país en el sector energético es preocupante. No es que el precio de su acción está atrasado o no está atrasado. El valor de una compañía se determina en función de la perspectiva futura de la misma”, dice Juan José Aranguren, ex ministro de Energía en la administración de Mauricio Macri y ex presidente de Shell en el país.

“Esto va más allá del cambio en una persona, aunque se da en un momento donde -en teoría- la capacidad que tenía el presidente de YPF (Nielsen) se podía usar para una negociación exitosa. De golpe eso se suprime y se decide que no va más”, expresó Aranguren.

Otros expertos energéticos de la oposición también cuestionaron en el mismo sentido. Hacen eje en dos asuntos: la remoción de un especialista en finanzas a días del cierre de una reestructuración de deuda y la impresión que intentarán usar a YPF para congelar el precio de los combustibles para todo el sector.

“Creo que han decidido usar a YPF para la campaña, para que sea un ente regulador más para un producto que no está regulado, como son los combustibles. Pero con YPF teniendo un 65% de mercado, es fácil que YPF se plante en un precio y todas las demás tengan que seguirla”, advierte Emilio Apud, ex secretario de Energía.

“El presidente de YPF ha sido una especie de ministro importante dentro del Gabinete, es un puesto casi tan importante como el puesto de secretario de Energía. Nielsen es un experto reconocido en renegociaciones de deuda soberana. Este presidente se reemplaza por un señor que no tiene antecedentes dentro de lo que sería el sector energético”, expresa Jorge Lapeña, también ex secretario de Energía. 

YPF está tratando de renegociar un vencimiento de deuda inmediata de US$ 413 millones, como parte de un paquete total cercano a US$ 6.200 millones.

“Esta negociación, si bien es voluntaria, es muy rara”, describe Aranguren. “Quiero entender porque tienen un problema para pagar en marzo, son US$ 413 millones, que a su vez ya habían ‘rolleado’ (refinanciado) en mayo de 2020, porque ya tenían una deuda de US$ 1000 millones en mayo, en la que les había ido bien, con una aceptación del 58% y la habían bajado a US$ 400 millones. Si tampoco pueden pagar esos US$ 400 millones, es una sorpresa que quieran reestructurar todo de acá al 2027”, explica el ex ministro. “Es pedirle mucho a gente que confió en el valor de una compañía, a los inversores que le dieron dinero a la empresa”, agrega.

Aunque en YPF lo niegan, Clarín supo que Nielsen era partidario de enfrentar esa obligación, pero que se encontró con la negativa del Banco Central, que no le iba a vender los dólares necesarios para esa operación. Algunos de los consultados manifestaron -en reserva- que también conocen de la existencia de ese desacuerdo.

“La deuda vale más que el valor de venta de la compañía. No entiendo porque mandar el experto en manejo de deuda de embajador a Arabia Saudita Tampoco entiendo porque Nielsen lo acepta”, desgrana Lapeña.

“Más allá del manejo profesional de (Sergio) Affronti y el equipo de gerentes, si cada que tienen que aumentar los precios le tienen que pedir autorización a un político para ver como cierra o no cierra, eso no va con las prácticas de una compañía que se rige con la ley de sociedades anónimas”, plantea Aranguren en torno al rumbo que puede adoptar la petrolera.

En la expropiación de 2012, el Estado nacional decidió mantener a YPF en los estatutos de las sociedades comerciales. Por esa razón, todavía continúa cotizando en la Bolsa de Valores de los Estados Unidos. El Estado nacional y las provincias poseen un 51% de YPF, mientras que el resto está en manos de inversores. Sobre los rumores de una estatización total -que el Estado compre el 49% en poder del mercado, en YPF dicen. “Está completamente descartado”.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA