El nuevo Cariló. Cómo es el megaproyecto inmobiliario que se planea en 700 hectáreas de bosqueSociedad 

El nuevo Cariló. Cómo es el megaproyecto inmobiliario que se planea en 700 hectáreas de bosque


El Plan Director que se debatió durante más de un año y vota el Concejo Deliberante de Pinamar fijará indicadores urbanísticos y ambientales para futuros desarrollos en las más de 700 hectáreas linderos a Parque Cariló, hoy plenas de forestación Fuente: LA NACION – Crédito: Mauro V. Rizzi

CARILÓ.- Los más técnicos lo llaman “extensión urbana”. Otros apelan a calificativos que preceden a la mención del proyecto: van desde “el nuevo”, “el segundo” o, ya con menos simpatía, “el otro” Cariló. Una extensión de 700 hectáreas de bosque a lotear por sus propietarios originales y en preparativos de comercialización para que allí, durante las próximas décadas, se cristalice el desarrollo de hoteles, complejos multifamiliares, comercios y viviendas particulares.

El Plan Director que fijará los mecanismos y condiciones urbanísticos y ambientales que regirán esa inminente dinámica inmobiliaria entre decenas de miles de pinos y acacias está todavía en debate, tiene algunos cuestionamientos vivos pero, si afloran los acuerdos entre bloques políticos o alcanzan los votos del oficialismo -que responde al intendente local, Martín Yeza, de Juntos por el Cambio- tendrá definiciones hoy, en la sesión del Concejo Deliberante de Pinamar.

La futura irrupción del trazado de calles y el cemento de las edificaciones allí donde hoy solo hay árboles hasta el límite de Pinamar con Villa Gesell, desde la ruta 11 hasta el mar, disparó más de una polémica. En particular desde un sector de propietarios del balneario más cotizado de la costa atlántica y espacios políticos que desde el Concejo Deliberante resisten este cambio que el gobierno municipal acompaña.

Los responsables de proyectos aseguran que el Plan Director garantizará más espacios verdes con lotes más grandes, mayor retiro entre propiedades, corredores de bosque públicos y frente de médanos libre de construcciones

00:31

Video

Desde la Asociación Foro Amigos de Cariló, una de las seis instituciones que participan del Consejo Asesor convocado para analizar este proyecto, se da batalla para evitar que se apruebe un Plan Director en el que advierten excesos sobre el paisaje y sus posibles consecuencias ambientales. Mencionan, por ejemplo, el riesgo de la disponibilidad de agua potable y la posibilidad que se avance con edificaciones “al estilo Miami”.

“Lo que quieren hacer no es más Cariló sino algo muy distinto”, dijo a LA NACION el presidente de la entidad, Eduardo Bari, que además cuestiona el apuro para que se cierre este debate. “Prometen más verde y sustentabilidad, pero proyectan 30.000 nuevas plazas y 155 hectáreas de viviendas multifamiliares”, remarca.

Paisaje protegido

Las tierras en cuestión pertenecen a herederos de Carlos Guerrero, fundador de Cariló. Lo que se presentó como como una “expansión natural” del actual balneario tuvo un primer paso más allá del límite sur, que marca la calle Constancia. Había una vieja demanda de fomentistas para que se respete la ley 12.099 que dispone la condición de “paisaje protegido” sobre Parque Cariló. Esa disputa se cerró hace dos meses, con un acuerdo entre el municipio, la Sociedad de Fomento de Cariló y Divisadero de Cariló S.A, responsable de un primer loteo de 42 hectáreas que está avanzado, con traza de calles e inminente inicio de ventas.

“El proyecto del nuevo Plan Director se vota este viernes [por hoy] y es el último paso a nivel local, porque el siguiente trámite es en Provincia”, anticipó a LA NACION el presidente del Concejo Deliberante de Pinamar, Matías Yeannes.

En ése ámbito definían ajustes que durante los últimos meses se analizaron a partir de reclamos y aportes de seis instituciones que son parte del Consejo Asesor convocado: la Sofocar, Fundación Cariló, Cámara de Turismo, Foro Amigos de Cariló, Asociación de Hoteles y Turismo y Centro de Agrimensores, Arquitectos e Ingenieros de Pinamar.

Si bien su resolución no es vinculante, esta coincidencia de instituciones convocadas para que fijen postura dejó advertencias para que se tomen en cuenta. “Exigimos un control cerrojo sobre el acuífero, que el nuevo desarrollo tenga propia conectividad con la ruta 11 y que no se utilice la infraestructura de servicios de Policía, Bomberos y otros del actual Cariló”, detalló a LA NACION el presidente de Sofocar, Miguel Anzel.

Esta entidad, que a la fecha ocupa la secretaría del Consejo Asesor, había marcado en los orígenes de este proyecto varias cuestiones que creían riesgosas. Entre ellas, la inconveniencia que un único Plan Director unifique un Paisaje Protegido como es hoy Parque Cariló con otra localidad o desarrollo vecino.


Las primeras calles que se abrieron más allá del límite sur de Parque Cariló corresponden a Divisadero de Cariló, un loteo avanzado y en vías de comercialización. Parte de esas tierras quedaron alcanzadas bajo la figura de “Paisaje protegido”. Fuente: LA NACION – Crédito: Mauro V. Rizzi

Desde la Secretaría de Planeamiento, Vivienda y Hábitat de Pinamar, a cargo de Samanta Anguiano, contestaron favorablemente a las sugerencias incluidas en el dictamen del Consejo Asesor, que por cierto no fue unánime. “Se concuerda en la necesidad de la incorporación de un nuevo acceso desde la Ruta 11, que facilitará particularmente el desarrollo de Sector Sur”, se cita en uno de los informes del municipio.

Desde la citada cartera municipal también se deja en claro que la mera aprobación del Plan Director “no genera automáticamente ningún derecho adquirido de construcción para los propietarios”, sino que deberán avanzar con los trámites particularizados.

Foro Amigos de Cariló, Asociación de Hoteles y Turismo y Centro de Agrimensores, Arquitectos e Ingenieros de Pinamar aportan el perfil más crítico del dictamen del Consejo Asesor. “El plan presentado resulta contrario a los actuales paradigmas que propone el mundo respecto a la sustentabilidad”, advierten.

Hablan de un emprendimiento que involucrará a unos 30.000 nuevos habitantes. “Si pasáramos por alto la envergadura del proyecto, estaríamos incurriendo en un gravísimo error ambiental”, aclaran.

Plantean, por ejemplo, que el actual Cariló tiene 90% de urbanización unifamiliar y que el proyecto en discusión destina la mitad de superficie a uso multifamiliar. “Cambia para siempre la morfología de Cariló, tal como lo conocemos”, dicen, y recuerdan que la ley de Paisaje Protegido “vino a poner límites a los excesos del Municipio”.

Yeannes confirmó que esta semana se votaron en el Concejo Deliberante cuatro ordenanzas “cerrojo” vinculadas a este plan director y que darían respuesta a algunos de aquellos planteos de las instituciones particulares. Una que busca garantizar el suministro de agua potable, otra que prevé estudios complementarios a los de impacto ambiental y una tercera que dispone un acceso individual para estos nuevos loteos, de manera de evitar tránsito de obra por el Cariló original. La cuarta incluye a un futuro loteo no contemplado en esta etapa pero que quedará alcanzado por el mismo Plan Director.

Plan de desarrollo

Cuatro firmas que involucran a herederos de Carlos Guerrero son propietarias de estas tierras. Tres de ellas tienen proyectos de loteo para las áreas Norte, sobre ruta 11, y Sur, junto al mar. El tercer espacio pertenece a la restante empresa, sin planes todavía para ese sector de reserva.

El arquitecto Juan Alberto Gómez Morón, coordinador técnico del grupo de propietarios involucrados en el Plan Director, aseguró a LA NACION que el trabajo es superador de lo actual, sustentable y “pone la vara más alta” para los desarrollos inmobiliarios de la zona.

Un paso a favor es que ya se avanzó en el trabajo con organismos provinciales -Dirección de Ordenamiento Urbano y Territorial (DPOUT), Organismo Provincial para el Desarrollo Sustentable (OPDS) y la Autoridad del Agua (ADA)-, que suelen revisar recién una vez aprobado el Plan Director.


Un Consejo Asesor integrado por seis instituciones civiles presentó un dictamen con cuestionamientos. Un grupo de propietarios advierte sobre el riesgo que allí surjan desarrollos “al estilo Miami” Fuente: LA NACION – Crédito: Mauro V. Rizzi

“Lo que vamos a lograr con esta idea es recuperar la imagen del Cariló de hace 50 años”, dijo sobre una presencia mayor de bosque, lotes más amplios y mayores retiros entre propiedades.

Describió un actual Cariló donde es imposible pasear por un bosque sin pisar territorio privado. Por eso destaca destaca que el proyecto que representa se cedieron espacios verdes que -ahora con uso público- permitirían, por ejemplo, caminar entre árboles un muy largo recorrido y llegar al mar.

También dejó en claro que ya no habrá construcción en primera línea de costa y aclaró que desde la playa ahora solo se verá “cielo y médano”. Las construcciones estarán a más de 150 metros de la línea de ribera y los hoteles, a diferencia de Cariló actual, a unos 700 metros.

Resaltó el plan de desarrollo de viviendas multifamiliares “de baja densidad”. Allí se permitirán construcciones de hasta tres pisos (uno más de lo que se permitía en Parque Cariló) pero se compensará con más espacio verde, tanto parque como forestación original. Y en cuanto a áreas comerciales, serán mínimas. “No vienen a competir sino a complementar lo que tiene Parque Cariló”, precisó.

Los planes para nuevos desarrollos tienen puntos de partida sobre superficies muy reducidas por ahora. Por eso insisten los propietarios de estas tierras que se trata de un proyecto en el que se verán grandes cambios recién en los próximos 30 a 50 años.

Conforme a los criterios de

Más información

ADEMÁS

Articulos relacionados

Leave a Comment