Murió Sergio Nardelli, el CEO de la cerealera VicentinEconomía 

Murió Sergio Nardelli, el CEO de la cerealera Vicentin

Después de haber participado en una reunión de Directorio por la tarde y de expresar su preocupación por una serie de denuncias que pesan sobre ese cuerpo directivo de Vicentin, a las 21 de este miércoles murió Sergio Nardelli, el CEO de la compañía que había fundado su abuelo hace 90 años en Avellaneda, en el norte de Santa Fe.

El empresario tenía 59 años y cobró en los últimos meses notoriedad pese a un perfil bajo que mantuvo los años en los que lideró el gigante agroindustrial.

Este miércoles, tras la reunión de Directorio por Zoom que se había extendido hasta las 18.30, salió a correr por su natal Reconquista y posteriormente sufrió un infarto masivo mientras se duchaba en su casa del casco histórico de la ciudad, a pocas cuadras de la planta de su empresa.

En su entorno explicaron que era hipertenso, pero que nunca había tenido un episodio cardíaco.

Da mucha bronca y tristeza esto que pasó. Era un tipo súper vital”, le dijo a Clarín uno de sus allegados entre la sorpresa y la congoja.

Desde que la firma entró en cesión de pagos en febrero último, Nardelli se hizo conocido y tomó más notoriedad cuando el Gobierno envió un decreto con la intervención y la posibilidad de expropiación de la compañía que tenía hasta ese momento el 10% del comercio de granos del país y adeudaba unos $ 100.000 millones. Su principal acreedor en la Argentina es el Banco Nación con casi $ 18.000 millones.

Sergio Nardelli, a la derecha de Alberto Fernández en la reunión del 11 de junio en la Quinta de Olivos. Hablaron de la posible expropiacion de Vicentin.

Cuando se entrevistó junto a otros miembros del Directorio con el presidente Alberto Fernández en la Quinta de Olivos, el 11 de junio, Nardelli preguntó insistentemente si podía caer preso. Es que una serie de denuncias penales sobre el directorio de Vicentin y su figura le habían quitado el sueño.

También, la presión de los bancos acreedores del exterior, liderados por las entidades holandesas, que solicitaron en Estados Unidos un proceso de Discovery para acceder a las transferencias bancarias de las empresas de Vicentin y sus accionistas.

Entre ellos estaban el BMO, banco de Desarrollo Holandés, 50% estatal; junto al cooperativo Rabobank; la CFI, el brazo financiero del Banco Mundial; los franceses Credit Agricole y Natixis, y en menor medida otros como el brasileño Itaú, que extienden líneas de prefinanciación de exportaciones, que acumulan US$ 530 millones impagos.

Una de sus alegrías, contaron sus allegados, fueron los banderazos que frenaron el intento de intervenir y expropiar la empresa.

Planta de Vicentin en la ciudad de San Lorenzo, provincia de Santa Fe. Foto Juan José García

En efecto, las protestas en el interior del país empujaron a una marcha atrás del Gobierno, que tenía intención de expropiar la empresa. También retrocedió con la decisión de intervenirla.

Ahora, la suerte de Vicentin sigue al compás de un concurso de acreedores que se tramita en Reconquista bajo la batuta del juez Fabián Lorenzini.

En estos últimos tiempos a Nardelli se lo acusó de ser amigo de Mauricio Macri y en efecto fue un generoso aportante en su campaña electoral pero no lo frecuentaba, afirman en Vicentin.

Los últimos meses estuvo abocado a distintas negociaciones para vender parte de sus activos con Glencore Agriculture, su socia en Renova y distintos grupos empresarios como el que lidera José Luis Manzano.

Mirá también

Mirá también

LP

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados

Leave a Comment