“La oposición arrugó y se perdió la oportunidad de acompañar reformas estructurales”Política 

“La oposición arrugó y se perdió la oportunidad de acompañar reformas estructurales”

TEXTUAL. “El coronavirus lo único que hizo fue agudizar la situación de un municipio quebrado. Entonces, hicimos acuerdos colaborativos después de un comienzo con tres paros de los tres gremios en una misma semana”. Foto: Fino Pizarro

Es viernes por la tarde y en el Paseo Sobremonte se vive la misma intensidad que en los principales despachos del Palacio 6 de Julio. Allí, donde recién termina una reunión en la oficina principal del edificio municipal y se arma todo para un Zoom que será después de las seis de la tarde. En el medio de esto, el intendente Martín Llaryora recibe a PERFIL CORDOBA para hablar acerca de lo que fue la primera parte de un complejo 2020. 

– ¿Ya están cerrados todos los frentes con los tres gremios Suoem, UTA y Surrbac?


– Cuando ingresamos, el Municipio necesitaba una nueva manera de administrar. Por lo que el capital que ya le dejamos a este municipio es la administración que va desde el CiDi (Ciudadano Digital) en adelante a la recuperación del manejo. De un sistema obsoleto a uno que nos permite la toma de decisiones en tiempo real, a cambiar la visión del Municipio en materia impositiva, donde los sectores que les fue bien como el financiero sean los que más paguen. Sin embargo, cada vez que se recalibraba en materia impositiva, lo que ingresaba se lo llevaba la masa sindical y eso fue así hasta los acuerdos colaborativos a los que llegamos antes de la pandemia. Porque el coronavirus lo único que hizo fue agudizar la situación de un municipio quebrado. Entonces, hicimos acuerdos colaborativos después de un comienzo con tres paros de los tres gremios en una misma semana. Logramos un primer acuerdo con el Surrbac, después con el Suoem -los dos en diciembre- y después la pandemia nos obligó a ir más a fondo en esos acuerdos colaborativos. Los tuvimos que renegociar y pedir un esfuerzo mayor. 


Y con UTA avanzamos en otro acuerdo porque la situación se agravó con el Covid. El sistema ya venía mal y se agravó, por lo que había que animarse a enfrentar de manera distinta y pedir un esfuerzo a los trabajadores y a los empresarios. Conversaciones que no fueron fáciles porque empresarios y gremio estaban acostumbrados a pedir más y que el esfuerzo lo hicieran los vecinos, por eso resultó complicado. Pero ya están cerrados los acuerdos. 

– Y en materia de transporte, ¿con quién es más difícil la negociación? ¿Con el gremio, los empresarios o los fondos que recorta Nación?


– Con los tres. Y en ese orden. Esta semana logramos que volvieran a ingresar los subsidios en el Presupuesto cuando parecía que estaban caídos y que íbamos a tener créditos, se anunció la partida de 9.500 millones de pesos para el interior…

– ¿Y qué pensó cuándo se podían caer los subsidios?


– No, bueno. Pensé que no entienden nada. Pero hicieron una que, si pasaba, pasaba. A Amba le aumentaban los subsidios y a nosotros nos mandaban a hablar con los gobernadores para discutir si nos daban un ATP financiero. Una locura total… Pero bueno, completo. Después de los empresarios, están los trabajadores que quieren cobrar los aumentos. Por eso fuimos por la emergencia y le dimos un rol preponderante a Tamse. Los tres -empresarios, UTA y subsidios- son temas propios de la gestión. Tenés que pelear por fondos, y cómo no iban a venir más ni quisimos aumentar el boleto, se tuvo que llegar a un acuerdo colaborativo que también incluye un monto nuestro desde el Municipio para no incrementar el pasaje. Y que así volviera el transporte a Córdoba. Hay decisiones que se toman en pandemia y que fueron muy difíciles, pero son las que nos permiten estar mejor parados desde lo financiero. Y fueron decisiones que otros no tomaron porque no se animaron, no pudieron o no supieron. 

– ¿Quién no se animó, no supo o no quiso?


– A ver. Las gestiones anteriores no las pudieron hacer porque hay mucha tensión y se hacen apenas inicias la gestión. Entonces, algunos decidieron hacer ingresar una enorme cantidad de gente y otros, darles aumentos a esos empleados que estaban por fuera de la realidad. Un municipio no puede tener bajos sueldos porque hacen a la viabilidad social del lugar que habitas. Ahora, tampoco pueden tener los salarios que tenían porque hacen que el municipio deje de cumplir su fin y la única meta sea pagar sueldos. Sin poder ser eje de transformación. 

– ¿Cree que la oposición no entendió este contexto?


– En muchos proyectos se perdieron la oportunidad de acompañar reformas estructurales que la gente está empezando a ver. Cuando la gente ve la supermanzana, los cambios que vamos a hacer en el Suquía, me parece que empieza a notar las inversiones en obras, porque estamos teniendo empuje. Se perdieron una oportunidad. Si todos sabían lo que pasaba con el Suoem; aparte, si vos veías las campañas, hablaban de eso. Claro, fácil no es… entonces creo que arrugaron. No estuvieron a la altura de tener lo que hay que tener para los momentos de crisis. En estas situaciones hay que tener agallas y altura. Bueno, la tuvimos que hacer solos. Y se van a acordar porque vamos a salir de esta pandemia y de la situación que heredamos. 

Zoo y bicisenda


Llaryora también se refirió al proyecto para convertir al Zoo en un parque de biodiversidad después de la polémica de la semana. “El Zoo hace años que atrasa. ¿Cuántos años esperaron las gestiones anteriores para hacer algo? Por eso vamos hacia un parque de biodiversidad porque la ciudad necesita de una nueva modalidad que trabaje en la protección de los animales y en la difusión ambiental”, dijo el intendente.

En tanto, sobre las bicisendas que en su momento fueron parte de la gestión de Rubén Martí, sostuvo que “hay que recuperarlas”. “Vamos a recuperar, conectar y anexar la bicisenda como ocurre en otras ciudades del mundo. Acá no se puede hacer porque está cortada”, dijo y puso el ejemplo de lo que se está haciendo en barrio San Vicente.  


Articulos relacionados

Leave a Comment