Intendentes aprovechan la tensión y pedirán eliminar prohibiciones a las reeleccionesPolítica 

Intendentes aprovechan la tensión y pedirán eliminar prohibiciones a las reelecciones

EN MODO PANDEMIA. Schiaretti en la semana con el ministro Cardozo y la situación epidemiológica. Foto: Cedoc Perfil

Entre 2015 y 2019, en la segunda gestión del gobernador Juan Schiaretti, la Unicameral fue el escenario de dos arduas discusiones que se dieron en el marco de reformas que impulsó el oficialismo y que trajeron acalorados debates con la oposición. Sobre todo, porque con la segunda se eliminaba parte de lo que se había votado en la primera, y porque el arco opositor entendió que se trataba solo de objetivos electorales. 

En diciembre de 2016, y cuando la agenda nacional bajo el paraguas de Cambiemos empezaba a discutir la perpetuidad de los intendentes en territorio bonaerense para que los famosos barones del conurbano no condicionaran a la entonces gobernadora María Eugenia Vidal, en Córdoba se decidió avanzar en una reforma que implicara desde el límite del 1º de marzo del año de elecciones como última fecha para fijar elecciones, hasta la nulidad de más de dos mandatos para intendentes y legisladores provinciales. 

Casi un año y medio más tarde, después de la contundente victoria de Cambiemos en las Legislativas 2017, el propio Schiaretti impulsó en la primera parte del 2018 otra reforma que rectificó la primera. Se eliminó la fecha que habían fijado como límite para el anuncio de las elecciones y se establecieron los famosos 90 días previos a la fecha de los comicios. Además, se habilitó la doble candidatura, donde el candidato a la gobernación derrotado se convertía en primer legislador de su espacio. 

Sin embargo, no se modificó el artículo que impedía las reelecciones indefinidas de los jefes comunales y se mantuvo lo de solo dos mandatos. Y esto lo que aparece en discusión ahora. 

Después de un 2020 que está siendo complejo, y donde existen muchos ruidos en la relación entre la Provincia con los municipios, un grupo de intendentes prepara un documento para trasladarle al gobernador en los próximos días. En el mismo, van a plantear desde la compleja situación financiera que están atravesando, hasta cierta molestia por el accionar de los funcionarios provinciales cuando arriban a las localidades y quieren discutir política. Sobre todo, el límite para no ir por un período más. 

“No quieren que se derogue, quieren que se postergue”, señaló a PERFIL CORDOBA una fuente que está al tanto y habla de un grupo que superaría los 150 jefes comunales con integrantes del PJ y el radicalismo.

Enojo. De la misma manera que le pasa al presidente Alberto Fernández con gobernadores y oposición, cuando arrancó la cuarentena en marzo, había un respaldo contundente. En Córdoba, la situación entre los intendentes y la Provincia es similar: las decisiones del gobernador Schiaretti en el arranque en materia de fondos tuvieron respaldo, como así también en lo sanitario. 

Sin embargo, los brotes de las últimas semanas en el interior, y lo resuelto estos días en torno las multas, trajeron un rechazo de algunos intendentes que se animaron al desaire. A no acompañar en sus distritos lo que impulsa la Provincia con las sanciones económicas. 

En diálogo con este diario, un intendente reconoció que la situación en el interior es compleja desde lo económico y que la primera escala del reclamo es el municipio o el domicilio particular del jefe comunal. Situación, esta última, que en la ciudad capital no se repite. 

“No hay un peso, si encima hay que acompañar que le cobren multas a la gente por no usar barbijos, la cosa se complica”, dijo a este diario un intendente y adhirió a la postura del bellvillense Carlos Briner. 

El radical dijo en la semana que “es una ley que debemos respetar, y así lo haremos. Pero nos parece que es un amedrentamiento y un acoso al ciudadano”.

Entre los intendentes, aún no apareció un líder que avance con el reclamo conjunto que vaya desde lo económico a lo sanitario, pasando por lo político. Y los que conducen comunas más pequeñas, esperan que sean los de las ciudades grandes los que encabecen el pedido. “Hay algunos que se pueden acomodar en ministerios del gabinete actual o a futuro. El tema es el resto que tiene que dejar y pensar en un cargo legislativo, donde de los 70, 44 entran por sábana y 26 por departamento. Eso inquieta a varios porque, aparte, no están ni siquiera preparando un ‘delfín’”, razonó una fuente que está al tanto de lo que se empezó a gestar y ve algo de juego de pinzas. 

Calma. En la Provincia no creen que se animen a jugar esa carta del reclamo. Aunque hay algunos que reconocen que después de los brotes en el interior, hubo remociones que no gustaron en los pueblos y advierten que hay ciertas fricciones entre las autoridades sanitarias con los especialistas que asesoran al Gobierno provincial. 

Sobre las multas, señalaron que, aunque los intendentes no quieran acompañar, la Policía y las autoridades provinciales las aplicarán igual. 


 


Articulos relacionados

Leave a Comment