Roberto Antier, el nuevo Marcos Mundstock: “Es lo mejor que me pasó en toda mi carrera”Espectáculos Política 

Roberto Antier, el nuevo Marcos Mundstock: “Es lo mejor que me pasó en toda mi carrera”

Mirándose un poco a sí mismo, habiéndole nosotros pedido que hiciera un breve resumen de su carrera, Roberto Antier, hijo de la gran Violeta y padre de una Violeta pequeña, Antier, un tipo delicioso, trabajador, amable, simpatiquísimo, se queda con la vista colgada en el techo aromatizado de un Starbucks. Tiene cara de emoji de felicidad: “Esto es como jugar en el Barcelona, es, sin dudas, lo mejor que me pasó en toda mi carrera”.

Y si Antier juega en ese equipo, en este momento carga con la inconmensurable tarea de reemplazar a Marcos Mundstock en la tercera temporada de Gran reserva, el espectáculo de Les Luthiers con menos integrantes originales. Martín O’Connor viene haciendo de Daniel Rabinovich, quien murió en 2015, y también están Horacio “Tato” Turano y Tomás Mayer Wolf. Sólo puede decirse que Carlos López Puccio sigue siendo Puccio, lo mismo que Jorge Maronna. Recordemos: Carlos Núñez Cortés, otro de los fundadores, abandonó la agrupación en 2017.

Newsletters Clarín

En primera fila del rock | Te acercamos historias de artistas y canciones que tenés que conocer.

Todos los jueves.

Recibir newsletter

Lo cierto es que Antier se para delante del atril y tiene el patrimonio del ficticio y emblemático fuera de campo: Johann Sebastian Mastropiero.

-Difícil lo tuyo.

-¡Dificilísimo! ¡Siento que tengo un piano de cola en cada hombro! Toda la presión del planeta. Encima, reemplazar a Messi. Gente que había pagado la entrada para ver a Messi no a mí. Una de dos: o suspendíamos el partido o lo jugábamos.

-¿Qué tiene Marcos?

-Un tumor en el cerebro.

-¡Uff!

-Un día de febrero se levantó y ya no podía mover una pierna. Por eso ahora está en silla de ruedas. Treinta sesiones de quimio. Un tumor tratable y por suerte, de poco, está sintiéndose mejor. En Barcelona, hace poco, durante una gira, nos preguntábamos qué hacemos sin Daniel, pero también sin Marcos. Con el paso de las funciones fuimos descubriendo que esto tiene futuro.

Roberto Antier, frente a un gran desafío. (Foto Lucia Merle)

Hasta hace poco daba la impresión de que todo el peso de Les Luthiers recaía sobre Mundstock, pero Marcos se enfermó y esta temporada que empezó el 4 de mayo en el Gran Rex se transformó en una prueba de fuego o en zona de riesgo. Sin Mundstock ni Rabinovich, es tratar de saber cómo sonarían Los Beatles sin Lennon y McCartney.

-¿Cómo es la reacción en boletería cuando se enteran que no está Mundstock?

-Estamos terceros detrás de Cabaret y la obra de Nico Vázquez. El año pasado estábamos primeros, pero con Marcos.

-Martín O’Connor reconoció que no se anima a hacer algunos números de Rabinovich…

-”Esther Píscore” no se puede hacer más y “El monólogo mal puntuado”, tampoco. Estaban muy identificados con Daniel.

-¿Y vos a cuál de Marcos no te le animás?

-Yo pensé que nada iba a funcionar sin Marcos, pero no es tan así. Funciona. Cuando tengo el seguidor de la alfombra roja y entra un tipo de smoking con la carpeta roja, uno espera escuchar la voz de Marcos, ¡es lo que yo espero! Lo hablaba con él. Le decía: “Me da terror la carpeta roja por el símbolo que significa en tus manos”. Y Marcos me dijo: “Me reemplazaron tal, tal y tal y, para dolor de mi ego, se rieron igual”.

A diferencia del resto de los nuevos integrantes, Antier no es una cara perfectamente desconocida. Si vas a ver a les Luthiers es probable que te suene su rostro de galancito de telenovela con Andrea del Boca. O de Matrimonios y algo más. O del programa de Tato Bores. Antier se define como músico. Hizo shows de café-concert, animó viajes en cruceros y, siempre con idéntica pasión, se encargó de las puestas en escena de más de una celebración escolar.

Un laburante agradecido y bien predispuesto al que se le presentó la posibilidad de su vida. En el primer casting para entrar a Les Luthiers (como integrante suplente), en 2010, le fue mal. Llegó y estaban todos en la fila cinco. Cuando se sentó al piano no acertó una sola nota. “Los nervios”. El segundo casting vino en 2015. Ahí los socios del grupo le levantaron el pulgar.

El germen de los reemplazos nace en el ‘96. El primer sustituto fue Horacio Fontova.

-¿Tu espectáculo favorito de Les Luthiers?

Mastropiero que nunca. Es del ‘77, pero yo lo vi un año después en el Teatro Coliseo.

-¿Luthier preferido cuando eras público?

-Daniel y Marcos. Marcos era el uno. Para ilustrarte lo que yo siento por Les Luthiers, mi división se ganó el viaje a Bariloche en Feliz Domingo cuando yo hice el music-hall Lazy Daisy.

-¿Ser un Les Luthiers te exige exclusividad?

-No. Lo que evidentemente no puedo es hacer teatro, porque se me superpondría con las funciones y las giras. Les Luthiers está continuamente de viaje.

-¿Cómo se aprende a ser un integrante de Les Luthiers?

-En mi caso, admirándolos. La forma que yo encontré por esto de haber sido fan, es que la memoria auditiva es un gran aporte. Entonces extraía el audio y me iba manejando mientras escuchaba. De esa manera se iba fijando la letra. Más que leer, escuchando. Después, para lo que es cantado y tocado, tengo que leer la partitura y ser muy metódico.

-¿Qué te pasó cuando debutaste en Buenos Aires en el rol de Mundstock?

-Lo tengo muy claro porque fue hace 15 días. Tuve un ensayo en el Congreso de la Lengua ante 25 mil personas. Marcos grabó su ponencia y yo hice el show. Eran pedazos de shows… Mirá, yo tuve muchas dudas para tomar esta decisión artística. Les dije a los integrantes originales: la gente va a querer escuchar la voz de Marcos y yo no la tengo, aunque tampoco soy Poroto Cubero. Pero la voz tan característica de Marcos es única. Yo debo tener claro que acá no se buscan imitadores de Marcos, sino entretener y hacer reír. Para eso debía armar el personaje de una manera diferente.

-¿Sólo te ocupás de ser Mundstock?

-Yo hace cuatro años que entro dos o tres números por show. Como en el fútbol, me van dando minutos para que vaya aclimatándome. Particularmente sentí que el barco donde trabajé como animador fue un cúmulo de mis capacidades incompletas. Todo lo que yo hago, hay alguien que lo hace mejor. Pasa que yo hago muchas otras cosas.

-¿Se puede pensar que seguirán haciendo antologías o los nuevos Les Luthiers van por más?

-Tenemos algunas ideas, pero por ahora los históricos siguen escribiendo muy entusiasmados. Estamos probando material nuevo.

-Cuando murió Daniel, ¿vos estabas a favor de que siguieran o preferías que el grupo se terminara?

-Yo ya estaba adentro. Entiendo al nostálgico, pero uno no puede pedirle a la gente que no cumpla años.

Pese a todo, el público se renueva

Les Luthiers en el marco del VIII Congreso de la Lengua Española (Lucía Merle)

Esta es la formación actual de Les Luthiers: Horacio “Tato” Turano, Martín O’Connor, Tomás Mayer-Wolf y Roberto Antier. Los dos históricos son Jorge Maronna y Carlos López Puccio. En la presente edición de Gran Reserva, se menciona: “Con participación especial de Marcos Mundstock”. La voz en off aclara: “En la función de esta noche, el señor Marcos Mundstock compartirá su rol con el señor Roberto Antier”.

Y así es. Marcos puede que se sienta bien y quiera actuar. En tal caso, se reparte el trabajo con Antier. “Los fans están atentos, paran la oreja. Un comentario, vez pasada, era el siguiente: si los nuevos hicieran piezas que no estén tan relacionados a las anteriores, uno podría llegar a despegar de la comparación”, arriesga Antier.

“¿Pero querés saber una cosa? Con toda la furia, los Luthierfilos somos un tercio de toda la sala. Dos tercios es gente que nos ve por primera vez y además hay un porcentaje del total que ni siquiera ha visto a Les Luthiers ni en YouTube. Esa es la camada de chicos, los pibes de 14…

¿Pibes de 14?

“Te lo juro, pibes de 14, 15 años. Pasate por la salida y mirá lo que pasa cuando salimos. Las fotos, los autógrafos… Esperan y nos gritan ¡¡ídolos!!”.

“Gran reserva”: Un festival de éxitos

​Gran Reserva fue estrenado el 5 de mayo de 2017 en el Teatro Astengo, de Rosario. Esta es la tercera temporada porteña, que incluye futuras funciones en el Teatro Gran Rex el 1 y 8 de junio. Las piezas que incluye el espectáculo son: Entreteniciencia Familiar (música de cámara de TV), Lo que el Sheriff se contó (chistes de saloon), Perdónala (bolérolo), Buscando a Helmut Bösengeist (diálogos en la cumbre), San Ictícola de los Peces (tarantela litúrgica), Música y Costumbres de Makanoa (suite cocofónica), La Hora de la Nostalgia, Quién Conociera a María Amaría a María, La Balada del 7º Regimiento (canciones en el frente), Rhapsody in Balls y Ya No te Amo, Raúl (bolero).

JB/WD