Los nadadores sincronizados de EstocolmoSociedad 

Los nadadores sincronizados de Estocolmo

23 de mayo de 2019  • 02:10

Un grupo de amigos en la capital de Suecia empujan los límites de la natación sincronizada. Calvos, panzones y sin afeitar, estos amigos de 40 años están haciendo olas: son los pioneros de la natación sincronizada del equipo masculino, que desafían los estereotipos a fuerza de piruetas en el agua.


Los miembros del equipo de natación sincronizada de Estocolmo Simkonst Herr (natación artística masculina de Estocolmo) participan en una sesión de entrenamiento el 15 de mayo de 2019 en una piscina de Estocolmo. Fuente: AFP – Crédito: Jonathan Nackstrand

En plena actividad Fuente: AFP – Crédito: Jonathan Nackstrand

En plena actividad Fuente: AFP – Crédito: Jonathan Nackstrand

En el vestuario antes de salir a la piscina Fuente: AFP – Crédito: Jonathan Nackstrand

En el vestuario antes de salir a la piscina Fuente: AFP – Crédito: Jonathan Nackstrand

En el vestuario antes de salir a la piscina Fuente: AFP – Crédito: Jonathan Nackstrand

La entrenadora Claudia Arasa da instrucciones. Fuente: AFP – Crédito: Jonathan Nackstrand

Precalentamiento en el vestuario Fuente: AFP – Crédito: Jonathan Nackstrand

En plena actividad en la piscina Fuente: AFP – Crédito: Jonathan Nackstrand

Parte de la formación Fuente: AFP – Crédito: Jonathan Nackstrand

La entrenadora Claudia Arasa lidera una sesión de entrenamiento. Fuente: AFP – Crédito: Jonathan Nackstrand

En plena actividad Fuente: AFP – Crédito: Jonathan Nackstrand

En plena actividad Fuente: AFP – Crédito: Jonathan Nackstrand

En plena actividad Fuente: AFP – Crédito: Jonathan Nackstrand

En una noche reciente de mayo, estos 18 nadadores aficionados entrenan en el agua bajo la atenta mirada de su entrenadora Claudia Arasa. Estarán ajustando su coreografía antes de irse a Ibiza, donde competirán en la Copa masculina del 24 al 26 de mayo.

Los miembros del equipo vienen de actividades muy diversas, que incluyen un médico, un conductor de tranvía, un director de cine y un profesor, entre otros.

Pero lo que une a Anders, Mika, Elric y los demás es su edad: los miembros deben tener más de 40 años; y no deben estar muy bien entrenados, de hecho, algunos son fumadores y la mayoría tiene un poco de panza y están encanecidos o calvos.

Y quizás lo más importante, deben tener un buen sentido de la diplomacia. Esto último es necesario para que este abigarrado equipo se reúna en nombre del arte colectivo.

“Es como una banda de rock, somos un grupo, con toda la fricción y toda la energía que conlleva estar muy unidos”, dijo Sam Victorin, un miembro que cofundó Estocolmo Simkonst Herr (Stockholm Art Swim Gents) en 2003.

El equipo no participa en las principales competiciones internacionales, su filosofía es “divertirse, pero tratamos de hacerlo con un enfoque serio”. “Cuando empezamos, algunas personas pensaron que estábamos tratando de ridiculizar el deporte. Pero fue todo lo contrario”.

“Desde el punto de vista deportivo, son muy fuertes, pero como son adultos, les falta un poco de flexibilidad”, dice Claudia Arasa.

Sin embargo, son muy buenos para “aguantar la respiración durante mucho tiempo”, algo esencial para las formaciones submarinas de este deporte.

“El principal desafío que tengo con ellos es que como les encanta hablar, realmente tengo que hacer que me presten atención”, se ríe Arasa, quien cuando no está entrenando es una estudiante de doctorado en inmunología.

El equipo ha sido objeto de varios documentales y películas, incluida la comedia francesa “Sink or Swim” y la británica “Swimming With Men”.

Los nadadores esperan que la natación sincronizada, rebautizada oficialmente como natación artística en 2017, algún día esté abierta a los hombres en los Juegos Olímpicos, como lo está en el Campeonato Europeo y Mundial.

Fotografías de Jonathan Nackstrand

Texto de AFP

Edición fotográfica de Dante Cosenza