Se conocieron detalles del horror que padeció una víctima del Instituto Próvolo de La PlataSociedad 

Se conocieron detalles del horror que padeció una víctima del Instituto Próvolo de La Plata

Con el avance de la investigación de abusos contra chicos sordos en el instituto Próvolo de La Plata, asoman detalles escalofriantes de los vejámenes presuntamente cometidos por los responsables de ese centro educativo.

Relatos de situaciones de esclavitud, torturas y violaciones reiteradas contra un alumno de diez años figuran en el pedido de prisión preventiva para el profesor de Informática José Angel Britez, quien fue detenido el 29 de abril en Misiones. Este hombre era un celador que en los 90 estuvo en La Plata y trabajó en el establecimiento especializado en niños con hipoacusia, ubicado en 25 y 47, en el barrio La Loma de La Plata.

Newsletters Clarín

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De Lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

En el subsuelo de la iglesia que está a dos cuadras del Próvolo aún permanece un riel, entre dos paredes, que usaban los sacerdotes y los auxiliares para “castigar” al estudiante que estaba pupilo en el centro. El testimonio de esa víctima, expuesto hace tiempo ante la fiscal Cecilia Corfield, forma parte central del pedido de prisión contra el excelador.

La fiscalía obtuvo el aporte de un hombre que hace más de 25 años estuvo en este lugar y hace unos meses acompañó a Corfield para un reconocimiento de los sitios que describió en su testimonio. Es un adulto que ahora vive en el Chaco y que estuvo en el Próvolo entre 1989 y 1993.

Por supuesto, la mirada no está puesta sólo en el celador. Los curas Nicolás Corradi —preso en Mendoza por hechos parecidos— y el sacerdote Eliseo Primati —que permanece en un geriátrico de Verona, Italia, donde el Instituto Próvolo tiene su sede central— están procesados con pedido de detención por las revelaciones que se conocieron en la capital bonaerense.

Corfield quiere que Corradi sea trasladado para una indagatoria. Este religioso condujo el Próvolo de La Plata entre 1970 y 1997. La fiscal además planteó ante Cancillería el inicio de un proceso de extradición para que también se presente Primati, de 83 años.

La investigación judicial concluye que “Corradi, Primati y dos religiosas aun no identificadas, pero conocidas como Leticia y Juana, redujeron a la servidumbre [al chico], explotándolo a través de la limpieza del lugar, lavado de ropa de los internos, mantenimiento del jardín del lugar, pintura de las paredes del edificio, arado de la huerta, limpieza de los escalones de rodillas, entre otros trabajos que lo obligaban hacer mediante violencia física o psicológica so pena de prohibirle el acceso a los alimentos y privarlo de su libertad ambulatoria“, escribió Corfield.

Mirá también

La descripción de la Fiscalía aporta que el chico internado era víctima de abusos por parte de Primati, Corradi y Britez, en su habitación. “Entraban a su cama y lo sometían mediante penetración de los dedos en el ano”, se lee en el escrito. Una negativa o un conato de rebelión representaba mayores agresiones.

Según pudo reconstruir la investigadora, como forma de castigo, el chico era trasladado al subsuelo del edificio que está debajo de la cocina y lo obligaban a pararse en un cajón par atarlo de manos en un riel usado para el transporte de los alimentos. Al menor lo dejaban “colgado” durante extensos períodos de tiempo como “penitencia por su mal comportamiento”.

El pedido de prisión preventiva contra Britez fue elevado a la jueza de Garantías, Marcela Garmendia. La acusación es: abuso sexual agravado por la condición de guardador, abuso sexual con acceso carnal reiterado y corrupción de menores.

La fiscalía especializada en abusos y violencia de género a cargo de Corfield inició este proceso a fines de 2016, luego de que se conociera que los sacerdotes Corradi y Horacio Corbacho, detenidos en Mendoza acusados de abusar sexualmente de varios hipoacúsicos del Instituto Próvolo de esa provincia, también habían trabajado en el Próvolo de La Plata.

Mirá también

A partir de entonces, se revelaron episodios ocultos por más de dos décadas. Se acercaron víctimas y contaron sus padecimientos en una etapa oscura, repleta de casos de violaciones, tormentos y vejámenes dentro de las paredes de un centro educativo religioso.

La Plata. Corresponsalía.

LGP​