El rey de Bélgica al final aceptó hacerse el ADN para confirmar si tuvo una hija extramatrimonialSociedad 

El rey de Bélgica al final aceptó hacerse el ADN para confirmar si tuvo una hija extramatrimonial

Alberto II cedió. El antiguo rey belga, que abdicó en 2013 y cumplirá 85 años en junio, se someterá a un test de ADN que podría probar que es el padre de Delphine Boël. La Corte de Apelación de Bruselas lo había condenado el pasado jueves a pagar 5.000 euros de multa diaria hasta que se pusiera en manos de un experto judicial y se sometiera al test.

El padre del actual rey de los belgas y monarca emérito se negó durante meses a someterse al test, pero su abogado reconoció el martes a medios belgas que Alberto II hará el test con la condición de que el resultado se mantenga secreto para el público hasta que el Tribunal de Casación, la más alta corte belga, decida sobre el recurso que interpuso el abogado del rey para paralizar todo el proceso.

El rey emérito Alberto II de Bélgica. (EFE)

Alberto II intenta así cumplir con la sentencia judicial sin exponer al gran público algo que ya no es secreto para nadie en Bélgica: que durante años el antiguo rey tuvo una amante, la baronesa Sybille de Sélys Longchamps, esposa de Jacques Boël, un rico industrial. Y que de aquella relación supuestamente nació una niña que ahora es una mujer de 51 años con un gran parecido físico a los otros hijos del rey.

Mirá también

Newsletters Clarín

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De Lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

El abogado de la denunciante asegura que durante años Alberto II cuidó de Delphine y la mantuvo económicamente, aún sin reconocerla oficialmente como su hija. Esa relación se rompió, denuncia, cuando en 1993 el antiguo rey Balduino murió y Alberto II ascendió al trono.

En 1999, Mario Danneels, un joven periodista de 18 años, publicó una biografía de la reina Paola en la que mencionaba esa relación extra-matrimonial del entonces rey Alberto II, que la mantuvo durante los años 60 y 70.

Si el test finalmente da positivo y la Justicia reconoce a Delphine como hija de Alberto II, ese dictamen abriría la puerta a que la mujer pidiera ser también reconocida como heredera de la fortuna personal de Alberto II, valorada en varios cientos de millones de euros. Hasta ahora no pidió ni ser heredera ni miembro de la familia real, únicamente que se reconozca que Alberto II es su padre.

Alberto II y su esposa, la reina Paola, en una foto de 2008. El monarca tuvo una amante durante los años 60 y 70. (AFP)

El caso se arrastra en los tribunales desde que en noviembre pasado el Tribunal de Apelación dijo que Alberto II tenía que someterse a esas pruebas de ADN. La decisión judicial de noviembre establecía que Jacques Boël no es el padre biológico de Delphine y a la vez ordenaba a Alberto II a realizar los análisis de ADN. Los jueces dieron entonces tres meses al rey emérito para someterse a las pruebas.

Boël ya se prestó voluntariamente al mismo test en 2013 y se demostró que no era el padre de Delphine. Aun así, los jueces siguen considerando que legalmente es su padre porque estiman que la filiación no se limita al aspecto biológico porque tanto Jacques Boël como Delphine se comportaron durante más de 30 años como padre e hija. Para los jueces esa relación es equiparable a la de una hija adoptada.

Mirá también

Alberto II siempre dijo que no pensaba hacerlo. Así que los abogados de Delphine Boël volvieron a apelar y el Tribunal de Apelación de Bruselas impuso la semana que Alberto II empezara a pagar una multa de 5.000 euros diarios hasta que se someta voluntariamente al test de ADN. La multa se activaría el mismo día que el rey sea convocado a hacerse los exámenes.

Delphine Boël es una figura cada vez más popular. Un sondeo publicado en marzo por el diario Le Soir aseguraba que tres de cada cuatro belgas apoyaba su lucha por ser reconocida. Los tribunales creen que, más allá de sus últimas razones, Delphine tiene derecho a saber si Alberto II es, como sospecha media Bélgica, su padre biológico.

Bruselas. Corresponsal

AS