Tiene 13 años y debe hacer dedo para ir a una escuela especial a 22 km de su casaSociedad 

Tiene 13 años y debe hacer dedo para ir a una escuela especial a 22 km de su casa


Julián debe hacer dedo para asistir a una escuela de educación especial Crédito: Facebook: f.s.flores
18 de abril de 2019  • 12:33

A pesar de que solo tiene 13 años, Julián Gaute ya puede dar clases de sacrificio. Vive en San Joaquín, una pequeña comuna de 100 habitantes en el sudeste de Córdoba donde no existe una escuela de educación especial. La más cercana queda en Jovita, a 22 kilómetros de distancia y todos los días debe salir a la ruta a hacer dedo en busca de alguien que lo acerque.

Fernanda Flores, una camionera originaria de Del Campillo, otra localidad del sur cordobés, lo llevó de vuelta a su casa el martes y pidió a otros transportistas que circulan por la zona que hagan lo mismo. “Atención amigos y colegas que circulan por la ruta 27. Les presento a Julián. Hoy lo conocí cuando estaba haciendo dedo en Jovita”, relató en un post de Facebook.

La mamá de Julián, Trinidad Robles, contó a
La Voz que el chico, alumno de segundo año del secundario especial Nicanor Toledano González de Jovita, tiene un retraso leve. A pesar de que, por esta condición, viaja gratis en colectivo, no existe a la fecha un servicio que pase en los horarios que él necesita para ir y volver de clases.

“Desde el año pasado que viaja a dedo. Sale a las siete y cuarto para la ruta. Yo miro quién lo sube. Pero a la vuelta del colegio sale a las 12, y a veces ha llegado después de la una y media a casa. Yo estoy con el corazón en la boca. Cuando podemos, le pagamos a un comisionista, pero no siempre se puede. Lo peor es cuando empieza el frío”, contó.

Julián, que tiene tres hermanos hermanos menores, sueña con ser veterinario y trabajar en el campo. Su mamá contó que tuvo una yegua petisa que debió vender para comprarse zapatillas y ropa y que crió una galga, que cambió por una bicicleta. En su escuela aseguraron que desconocían esta situación y que buscarán una manera de ayudarlo.

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.