Suspendieron a la vicedecana del Cuerpo de Peritos de la Corte porque el contador de Cristina dijo que lo ayudóPolítica 

Suspendieron a la vicedecana del Cuerpo de Peritos de la Corte porque el contador de Cristina dijo que lo ayudó

Casi inadvertido, el dato se filtraba como una gota más en la catarata de información que el arrepentido contador histórico de la familia Kirchner, Víctor Manzanares, desovillaba frente al fiscal Stornelli como aporte para la causa de los cuadernos de las coimas. Reconstruyendo la cocina del controvertido sobreseimiento con que el ex juez Norberto Oyarbide prodigó a Néstor Kirchner en 2009 ante una acusación por supuesto enriquecimiento ilícito, Manzanares relató que tuvo una colaboración clave para emprolijar papeles y disimular fisuras por parte de la contadora María del Carmen Penedo, funcionaria judicial. La misma que el año pasado fue ascendida como vicedecana del Cuerpo de Peritos Contadores de la Corte Suprema de Justicia. La misma que, este martes, fue suspendida en sus funciones por el máximo tribunal.

Basado en fuentes judiciales, este diario había publicado que, tras la orden personal de Néstor Kirchner y un encuentro suyo con el operador judicial Javier Fernández en la sede de la ex SIDE -actual Agencia Federal de Inteligencia- Manzanares declaró que en aquella primavera de 2009 fue trasladado en un auto con vidrios polarizados hasta un edificio que él estima que se hallaba en el barrio porteño de Belgrano. Allí Entre masas finas y tragos de champán, junto a un complaciente Oyarbide y Fernández, habrían coordinado los pasos a seguir: el juez envió a Manzanares a ver al decano del cuerpo de peritos de la Corte, Alfredo Peralta, quien en la sede del organismo le presentó a la contadora María del Carmen Penedo.

Con ella fue armando la pericia que luego el juez aceptó como documento justificativo del crecimiento patrimonial “en blanco” del presidente. Manzanares declaró que le llevaba a Penedo la información y la documentación que ella le pedía, y que para hacerlo hizo más de diez viajes a Buenos Aires. Concluida la faena, ese mismo documento confeccionado a medida fue aceptado de inmediato por Oyarbide para concluir que los números de Kirchner no presentaban objeciones. Apenas habían pasado cuatro meses desde la presentación de la denuncia en los mismos tribunales que suelen resolver sus expedientes con una demora de una y hasta más de dos décadas.

Mirá también

Newsletters Clarín

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

Clarín había advertido el dato sobre la parábola laboral de la señora Penedo el 22 de febrero, cuando fueron trascendiendo las declaraciones de Manzanares. El 26, el presidente de la Corte Carlos Rosenkrantz propuso a sus compañeros en el tribunal que se inicie un sumario administrativo para investigar el desempeño de la vicedecana del Cuerpo de Peritos Contadores, ungida en ese cargo por las mismas cinco firmas que ahora analizaban ponerla bajo la lupa. Un día después, esa idea se concretaba con el objetivo de “precisar las circunstancias y reunir los elementos de prueba a fines de esclarecer la situación”.

Aunque su contenido no trascendió, e​se trabajo persuadió a los jueces de la Corte a suspender sin plazos a la contadora Penedo en sus funciones. Rompiendo una costumbre asentada en los últimos meses, la resolución fue tomada por unanimidad.

Mirá también

Mientras tanto, el juez federal Ariel Lijo -actual subrogante del juzgado de Oyarbide- sigue juntando testimonios y pruebas para analizar si aquel viejo expediente por enriquecimiento ilícito que fue cerrado a cal y canto hace una década debe ser reabierto con la llave de la polémica herramienta judicial de la “cosa juzgada írrita”, ya respecto a la viuda de Kirchner, Cristina Fernández.