Polémica por los contenedores que se abren con tarjeta magnética sobre CorrientesSociedad 

Polémica por los contenedores que se abren con tarjeta magnética sobre Corrientes


Los contenedores que se abren con tarjeta magnética Fuente: LA NACION – Crédito: Fernando Massobrio

Una mujer se detiene frente a un cesto de basura gris instalado en la renovada avenida Corrientes. Lo mira con atención. Luego de unos segundos, menea la cabeza, dubitativa. “No estoy de acuerdo. Es una forma más de discriminar”, dice preocupada. Mabel Lezcano es una de las tantas personas que, sea en el lugar o través de las redes sociales, participa de la discusión que se generó a partir de la instalación de estos nuevos contenedores electrónicos que sólo pueden ser abiertos con tarjetas magnéticas.

Lezcano, que vive en Lanús pero trabaja en el centro, agrega: “Hay gente que cartonea y esa es su forma para subsistir. También hay gente que come de allí. No digo que esté bien, pero capaz que es lo único que puede ingerir en todo el día”. En similar sentido reflexiona Carlos Conte, un oficinista que no se había percatado del cambio: “No pueden poner esos cestos. Están sectorizando”. Para Norma, que vive sobre Libertad, en cambio “fue una buena decisión por una cuestión de higiene”. Explica que “es común ver basura dispersa porque quienes buscan en el tacho sacan las bolsas, revuelven, pero no las ordenan”.

Como parte de la obra de peatonalización de la avenida el gobierno porteño entregó la semana pasada a frentistas y comerciantes de la arteria, ubicados entre Callao y Libertad, unas tarjetas magnéticas para utilizar en estos cestos en particular y allí disponer los residuos. Los contenedores de apertura magnética son similares a los grises que hay en el resto de la ciudad, aunque con tecnología. Por ahora, la mayoría de los nuevos tachos están del lado izquierdo (sentido al Obelisco). Ya instalaron 18 de un total de 24.

Explicación

“Los materiales reciclables deberán ser entregados en mano a los recuperados formalizados que operan en zona”, argumentó el ministerio de Ambiente y Espacio Público de la Ciudad en un comunicado.

El procedimiento: el portero o vendedor debe pulsar un botón, apoya su tarjeta y un mensaje en una pantallita le da el visto bueno para que abra la tapa del cesto apretando el pedal inferior. “No nos explicaron por qué ponían estos tachos especiales”, recuerda Ruy Rivera, que atiende una librería sobre la avenida. “Por ahora, no hubo problemas”, agrega Edy, un kiosquero.

Pilar Olivera, encargada de un edificio, cuenta que tienen que sacar la basura entre las 20 y las 21. “Antes no se puede porque como cada tarjeta tiene identificación con un número te pueden multar”, explica mientras lee, a través de su celular, las críticas y opiniones a favor que despertó el sistema en las redes sociales.

La abogada María del Carmen Verdú, de la Coordinadora contra la Violencia Policial e Institucional (CORREPI), expresó su disconformidad en Twitter: “(.) Falta el cartelito “Pobres: circular por Sarmiento o Lavalle”. La usuaria “mavica”, en tanto, opinó: “Me parece bien. Los cartoneros los destrozan”.

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.