En medio de la manifestación, la policía arrojó gases a los cartonerosSociedad 

En medio de la manifestación, la policía arrojó gases a los cartoneros

Las últimas cifras de pobreza e indigencia del Indec conmocionaron al país entero que vive bajo la presión tarifaria y el ajuste de las políticas de Cambiemos con Mauricio Macri al frente de la Casa Rosada, que tiene como uno de sus principales aliados al jefe de Gobierno de la Ciudad Horacio Rodríguez Larreta, quien recientemente instaló “contenedores inteligentes” en la renovada avenida Corrientes con la finalidad de “evitar que la gente se meta y saque basura”.

Ante esto, los cartoneros que transitan por las calles de Capital manifestaron su malestar y enojo, por lo que decidieron realizar este martes una protesta.

Ahora, la policía que custodia la zona, arrojó gases contra los cartoneros en avenida Corrientes esquina Callao, lugar donde se encuentran manifestando. 

“Con el oficial que está a cargo, habíamos arreglado que íbamos a protestar acá, y la policía empezó a tirar gas pimienta contra los manifestantes” declaró a TN el presidente de una de las cooperativas de los cartoneros. Otro de los cartoneros, sostuvo “con esta nueva medida nos arruinaron el trabajo. Es el único trabajo que tenemos y de esto vivimos”. 

La policía tiró el gas para correr a los manifestantes y reubicarlos en la zona. Varios de los manifestantes quedaron con los ojos irritados, producto del gas.

Cabe destacar que, los nuevos contenedores funcionan con tarjetas magnéticas que estarán exclusivamente en manos de los frentistas de Corrientes. De modo que, aquellas personas y familias en situación de calle por pobreza y que se encuentran bajo la línea de indigencia en brutal aumento en Argentina, ya no podrán acudir al centro porteño en busca de recursos para la supervivencia en medio de la crisis que atraviesa el país por las medidas impuestas por la gestión macrista.

Estos nuevos contenedores, además, contienen un sensor que únicamente se abre con unas tarjetas magnéticas que están en manos de los frentistas. Cuando un vecino quiere abrir la tapa del contenedor, debe apretar un botón y apoyar la tarjeta en un lector que hace que el habitáculo se destrabe.