La elección más fácil: un peronista fue el único candidato para intendente de su puebloPolítica 

La elección más fácil: un peronista fue el único candidato para intendente de su pueblo

En la pequeña localidad rionegrina de Campo Grande todos los vecinos sabían de antemano quién sería el ganador en las elecciones municipales que se realizaron este domingo. No había mucho para elegir. El único candidato que figuraba como opción en el cuarto oscuro era el peronista y diputado provincial Ariel Rivero, el alfil en la provincia del senador Miguel Angel Pichetto.

Ningún otro se presentó al cotejo electoral en un hecho inédito en el lugar y en Río Negro, aseguran en la provincia. Cambiemos prácticamente no tiene representación en la localidad de 4.500 habitantes, compuesta por los poblados de El Labrador, Sargento Vidal, San Isidro y Villa Manzano en un radio de unos 4 kilómetros, mientras que el partido del gobernador Alberto Weretilneck, Juntos Somos Río Negro (JSRN), decidió no participar.

Mirá también

Newsletters Clarín

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

Con 1.377 votos, Rivero sacó el 84,6%. ¿El 15,4% restante? 203 votos en blanco y 47 nulos. A las urnas se presentó el 75% de los que figuraban en el padrón. 

Rivero ya había sido intendente entre 2003 y 2011.

Pichetto viajó al sur para festejar con su hombre de confianza. Después de todo, la victoria estaba asegurada. “Campo Grande es el primer hito de Alternativa Federal en la provincia”, dijo el senador Pichetto al diario Río Negro después de los comicios.

“Es un escenario complicado cuando no tenés otra lista. Se cumplieron los plazos y no se presentó otra lista. Hubiera sido importante para poder debatir las propuestas que teníamos nosotros. Para la democracia creo que fue negativo”, indicó este lunes a Clarín, el flamante intendente de Campo Grande que asumirá a fin de año.

“Nunca había pasado, esta es una experiencia inédita y no sé si hay en la Argentina pasó en algún lugar, pero lo que hay que valorar es la participación de la gente, que haya votado casi el 75% de la gente es muy importante“, agregó Rivero.

Mirá también

Fuentes provinciales apuntan que detrás de la soledad de Rivero se tejen fuertes intereses políticos y económicos.

El diputado se encargó de aclarar este domingo que su triunfo abarca al “peronismo” de Río Negro y no al “Sorismo”. En otras palabras, se despegó del intendente de General Roca, Martín Soria (FpV), quien el 7 de abril pasado perdió por amplio margen en las elecciones a gobernador frente a la candidata de Weretilneck, Arabela Carreras.

Rivero mantiene fluidas relaciones con el mandatario provincial y a lo largo de su período como legislador en Viedma, apoyó las principales iniciativas del mandatario en la Legislatura, entre ellas el Plan Castello de infraestructura para el cual la provincia patagónica colocó bonos en Nueva York por US$ 300 millones.

A Campo Grande le tocó una de las obras mas ambiciosas del mega plan. En sus alrededores se pondrán bajo riego unas 2.000 hectáreas con un presupuesto de unos $ 300 millones.

Con todo esto, en el horizonte el partido de Weretilneck decidió no presentar candidato en el pueblo por lo que Rivero se transformó en la opción exclusiva del cotejo electoral.

Mirá también

Existe otro hecho que vuelve interesante a Campo Grande: debajo de los poblados que lo componen se encuentra una punta de Vaca Muerta y ya comienzan a proyectarse inversiones petroleras y gasíferas en el sector, detalla Rivero. Entre la localidad y Añelo, en Neuquén, conocida como la Capital de Vaca Muerta hay apenas 50 kilómetros.

“Esperamos inversiones en producción, hotelería y comercios”, se entusiasma Rivero.

Este fin de semana, además, se eligieron intendentes en Pomona y Darwin, donde fueron reelectos el justicialista Miguel Angel Jara y el radical y hombre de Cambiemos Víctor Hugo Mansilla, respectivamente.