Confusa situación de un argentino en BuziosSociedad 

Confusa situación de un argentino en Buzios

“Su familia podría estar buscándolo y él me dijo que necesita dinero para volver a su país. Yo le di ropa, para que no tenga frío a la noche”. Con ese testimonio, Tatiana, una moza brasileña de Buzios, subió al portal de TN y La Gente la historia de un argentino que estaría desorientado y sin dinero en ese destino turístico de Brasil.

En ese momento, la mujer sólo sabía su primer nombre: René. Tras la difusión del caso, a Tatiana comenzaron a llegarle mensajes desde la Argentina. Por eso se acercó a él para pedirle más datos. Ahí supo que su nombre completo, según se lo escribió para que no haya errores, es René Óscar Leyes Grandinetti. Ella notó en él que tendría alteraciones en su salud mental.

Newsletters Clarín

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De Lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

“Hace dos meses lo vi por primera vez. Él estaba buscando trabajo. Después lo vi mendigando y comiendo basura. Anda solo, con la cabeza baja y hablando solo”, dice Tatiana a Clarín desde Rua das Pedras. “Sólo quiero ayudarlo. Seguramente antes tomaba alguna medicación recetada”, afirma la moza, que trabaja en el restaurante Pizza Pino.

“Soy mochilero, hace tres años que llegué caminando (a Brasil) desde la Triple Frontera. Ahora me faltan 400 reales para viajar en micro hasta Misiones. Serían 800 reales hasta Buenos Aires”, le dijo René por teléfono a este diario.

Ante la pregunta de si se contactó con la Policía para que ellos sean el puente hacia el Consulado de nuestro país en Río de Janeiro, donde podrían ayudarlo, René dijo que lo hizo “hace unos años”, pero que le pedían dinero para hacer el trámite y él “no lo tenía”. 

Mirá también

El argentino supo decir que sus padres, a quienes identificó como Luis Otero Leyes y Gisella Astrada, vivirían en la calle Pueyrredón, del Barrio Falcón de Del Viso. René dijo haber nacido el 18 de enero de 1987. Y aclaró que no tiene trato con su familia.

También aseguró que su papá lo puso en algún momento en contacto con una asistente social y aseguró que “no está perdido”, sino que está en situación de calle (recolecta latitas de la basura para venderlas) porque hace un año y medio le “robaron todo lo que tenía”. Ese robo, dice, fue en Río de Janeiro.

​LGP