No hubo milagroDeportes 

No hubo milagro

por Hugo Caric

No alcanzó. Belgrano superó a Godoy Cruz pero los otros resultados terminaron condenando al equipo cordobés. Foto: CEDOC PERFIL

La postal del final, ayer por la tarde en el Gigante de Alberdi, mostró a los jugadores de Belgrano en el medio de la cancha aplaudiendo a la gente. Desde las tribunas algunas retribuyeron el gesto, otros hicieron sentir su descontento con la dirigencia y la gran mayoría se marchó en silencio, con el dolor de ya no ser de Primera instalado en el corazón. La imagen sintetizó lo que fue para el club de Alberdi la Superliga 2018/2019, un torneo donde sólo los hinchas celestes –con su acompañamiento, su esfuerzo económico y su comportamiento final-  se salvaron del aplazo. 



El equipo había hecho su parte, que era ganarle a Godoy Cruz de Mendoza, pero el resto de los planetas no se alinearon para darle al Pirata una chance más. Se sabía de antemano que el “combo de la salvación” representaba casi un milagro: tenía que perder Patronato de Paraná, y no debían ganar Tigre y San Martín de San Juan. Finalmente todos cantaron victoria y esto terminó salvando a los entrerrianos y condenando al resto de los involucrados.

Belgrano le ganó bien al Tomba, porque aún con sus imprecisiones y su nerviosismo siempre fue el que quiso más. Le costó al principio porque no lograba definir su propuesta, pero cuando acomodó algunas piezas y pudo  hilvanar dos o tres pases seguidos incomodó, y mucho, a su rival. Su mejor segmento fueron los últimos 20 minutos del primer tiempo, cuando generó siete situaciones para convertir. Algo inusual en un equipo al que durante todo el campeonato le costó un montón generar juego y definir en el área rival. De todos modos, hubo que esperar bastante, hasta los 32 minutos del complemento, para que la “B” trasladara al marcador aquella supremacía en el juego. El colombiano Mauricio Cuero fue el autor de la conquista.

Todos somos responsables

El descenso de Belgrano le puso fin a una estadía de ocho años consecutivos en la elite del fútbol argentino, la más larga de la historia del club de barrio Alberdi. Sólo cuatro puntos más lo hubieran dejado a salvo, pero la temporada fue malísima, tanto en los ocho partidos que dirigió Lucas Bernardi (un triunfo, cuatro empates y tres derrotas) como en los 17 encuentros que condujo Diego Osella (tres victorias, ocho igualdades y seis traspiés). El Pirata terminó el certamen en el 22º puesto de la tabla.

Después del receso por la Copa América, el Pirata deberá a comenzar a transitar nuevamente los caminos de la Primera B Nacional, donde tendrá a Instituto como compañero de travesía. Pero antes deberá completar la temporada jugando la Copa de la Superliga, una competencia ideada para “estirar” el calendario futbolístico por algunas semanas más.

En la primera serie eliminatoria en partidos de ida y vuelta, la “B” enfrentará a Lanús, primero en Córdoba y luego en el sur bonaerense, y de llegar a la final podrá jugar algunas de las dos Copas que organiza la Conmebol. El cruce ante el Granate, que tendrá su primer capítulo el fin de semana venidero en Alberdi, no tendrá a Diego Osella en el banco de Belgrano.  

“Seguramente me sentaré a charlar con Jorge (Franceschi) para ver qué idea tiene. El objetivo no se cumplió y, en ese sentido, me parece lógico que sea la dirigencia la que tome la decisión”, señaló el entrenador en el contacto con los periodistas un rato después de concluido el juego. Horas más tarde, el club informó vía Twitter el alejamiento de Osella y sus colaboradores. 



¿Qué más dijo el DT con el descenso consumado? “Se ha llegado a esto por un cúmulo de errores. Uno tiene que hacer las cosas demasiado mal para que una institución que es ordenada, que es seria y que está al día llegue a esta situación. Es rarísimo. Ahora viene el momento de hacer un balance y de establecer las responsabilidades. Yo desde mi lugar ya lo he hecho”.

Al analizar su gestión de casi seis meses al frente del elenco celeste, el DT señaló: “Nos costó muchísimo cerrar esas primeras siete fechas cuando nos tocó asumir, por un montón de factores. En diciembre cambiamos nueve futbolistas, pudimos acomodar el equipo y hacerlo más sólido. De hecho, en siete de los 10 partidos que jugamos no nos hicieron goles. Lamentablemente no pudimos aprovechar lo mucho poco que generamos en ataque y lo pagamos muy caro”. Osella también puso en la balanza la incidencia negativa que tuvo en la campaña de la “B” el alejamiento inesperado de Matías Suárez -transferido a River Plate- días antes del reinicio del certamen.

Lucas Bernardi, quien fue el antecesor de Osella en Belgrano y por esas vueltas de la pelota estuvo el fin de semana en Alberdi como entrenador de Godoy Cruz, también se refirió al descenso del Pirata: “Hay situaciones que pasan en el fútbol y que son así. Me pone triste por algunas personas que son de la institución. No hablo de los hinchas sino de gente que he conocido en el poco tiempo que estuve y que no se merece este momento. Es gente sana, no viciada con el fútbol. Gente distinta y diferente”. Cuando le preguntaron sobre su responsabilidad en este presente deportivo de la “B”, el entrenador del Tomba fue tajante: “La que le toca a todo el mundo”.

A su turno, el arquero y capitán de Belgrano César Rigamonti –el jugador más reconocido por el público cuando ayer el equipo se retiraba del campo de juego- expresó: “Teníamos un objetivo claro y lamentablemente no lo pudimos cumplir”. “Sabemos que va a haber mucha gente afectada por esta situación y eso es lo que a uno le duele. Terminamos el campeonato con un sabor amargo y lo único que reconforta en este momento es saber que uno entregó todo, con buenas y con malas actuaciones”, puntualizó. 


“Esto amerita una autocrítica fina y con el paso de los días seguramente se tendrá más claro porque se llegó a esta circunstancia y cuál es el grado de responsabilidad que cada uno tiene. En lo personal yo me siento culpable porque jugué todos los partidos de este campeonato, pero después hay mucha tela para cortar”, concluyó el cuidapalos.

Franceschi dio la cara

Jorge Franceschi fue el blanco predilecto del descontento de los hinchas. El presidente de Belgrano permaneció durante una hora en los vestuarios y cuando terminó la conferencia del DT Osella, y la policía terminó de sacar a los últimos simpatizantes que permanecían en las tribunas esperando la salida de jugadores, cuerpo técnico y directivos, se dirigió a la sala de prensa para dar sus explicaciones formales.

 


“Quiero agradecer a los socios y los hinchas por el comportamiento ejemplar que tuvieron esta tarde y que es parte de un cambio cultural que hay en el club”, fueron sus primeras palabras. Después llegó el momento de la autocrítica: “Malas determinaciones deportivas nos han llevado a este lugar y somos los responsables. Un descenso es un fracaso deportivo y a partir de eso tenemos que generar las acciones que corresponden para poder encauzar el asunto”.

“Hoy es un día de dolor y de tristeza, no voy a ser yo quien caracterice este momento”, prosiguió Franceschi, quien sin mediar pregunta alguna al respecto informó el alejamiento de Juan Carlos Olave. “Presentó su renuncia a la secretaría técnica, la cual fue aceptada”, expresó.

“Hace dos años que soy presidente pero llevo 14 años en este club y participé en todo su proceso de transformación. Hoy dimos un paso atrás en lo deportivo y estoy triste por esa situación, pero tengo claro cuáles son las responsabilidades de la dirigencia y las mías en particular. Está claro que acá tiene que haber un cambio de política deportiva pero también de sistema de trabajo, de roles y de personas. Tiene que ser así y va a ser así”.

Consultado sobre la continuidad de Osella, Franceschi manifestó: “Él me pidió hablar, como muchos otros. Pero yo vine a esta conferencia de prensa para hablar del hasta hoy. Mañana se verá cómo siguen las cosas y anunciaremos lo que viene”, dijo. Pero no hubo mañana. A última hora del domingo, el club de Alberdi emitió el siguiente comunicado: “Como parte de los cambios anunciados por el presidente Jorge Franceschi para el área Fútbol Profesional, Belgrano informa a sus socios e hinchas que Diego Osella ha dejado de ser el entrenador del primer equipo”.

¿Hasta qué punto puede condicionar el proyecto institucional esta nueva realidad deportiva que le tocará afrontar a Belgrano?

-Por este proceso que ha tenido en los últimos años, Belgrano cuenta patrimonialmente con las herramientas para resolver esto. Usted se preguntará si vamos a vender… ¡Claro que vamos a vender alguno de los jugadores que necesitamos vender! Una vez lo hicimos para poder dar el salto y llegar a jugar una Copa, otra vez para mejorar la infraestructura del club y lograr el objetivo de volver a casa y ahora tal vez lo tengamos que hacer para poder volver a Primera División.

Indagado sobre el malestar de la gente, que en varios pasajes del partido entonó el cántico “Que se vayan todos”, el dirigente sostuvo:  “La gente se expresa. Nosotros estamos acá hace dos años y tenemos un mandato de tres años. El éxito deportivo no hace que uno tenga mayores atribuciones o un mayor tiempo en el club, y el fracaso deportivo no hace que esto termine acá. Tenemos una responsabilidad, tenemos que volver a Primera y es parte del trabajo que tenemos por delante. Estamos convencidos de eso”.

¿Y Armando Perez? Allegados al club dieron cuenta de que el hombre fuerte de Belgrano, quien hoy ocupa el cargo de director ejecutivo, presenció el partido desde uno de los palcos de la nueva platea Cuellar y que se marchó del estadio apenas concluyeron las acciones. El empresario que fue gerenciador y presidente de la “B” no estuvo presente en las zonas bajas del Gigante de Alberdi acompañando a jugadores, cuerpo técnico, empleados y directivos en un momento complicado de la institución.

Síntesis del partido

Belgrano (1): César Rigamonti; Juan Patiño, Marcelo Herrera, Matías Nani y Christian Almeida; Federico Lértora; Mauricio Cuero, Marcelo Meli, Maximiliano Lugo y Cristian Techera; Diego Mendoza. DT: Diego Osella. Suplentes: Lucas Acosta, Miguel Martínez, Gabriel Alanís y Leonardo Sequeira. 


Godoy Cruz (0): Andrés Mehring; Mahuel Arena, Brian Alferez, Facundo Rodríguez y Agustín Aleo; Hernán Bernardello; Diego Sosa, Agustín Heredia, Iván Smith y Miguel Merentiel; Victorio Ramis. DT: Lucas Bernardi. Suplentes: Roberto Ramírez, Agustín Verdugo, Kevin Gutiérrez y Santiago García. 

Gol: ST, 32m Cuero (B). 

Cambios: ST, inicio, Juan Brunetta por Nani (B); 8m Gonzalo Lencina por Lugo (B) y Valentín Burgoa por Smith (GC); 16m Richard Prieto por Ramis (GC); 38m Facundo Barboza por Rodríguez (GC); 43m Martín Rivero por Techera (B). 

Amonestados: Mendoza (B); Rodríguez (GC).  


Cancha: Belgrano.


Árbitro: Patricio Loustau.

Espectadores: 26.000.


Lo más visto