Moldavsky en campañaEspectáculos 

Moldavsky en campaña

Roberto Moldavsky

El elegido. Roberto Moldavsky confiesa que Lagarde le da miedo. Foto: Anita Tomaselli

Los nuevos candidatos que, por algún motivo que desconozco, niegan serlo arrancan las notas con frases como: “Sé que unos amigos me han estado midiendo, me acercaron algunos números”, “sé que hay gente interesada en que dé el salto a la política, pero es solo una aproximación, no hay nada concreto”.

¡¡¡¿¿¿No hay nada concreto???!!!

¿¿¿O acaso nos miden a todos constantemente??? En mi caso preferiría que no me midan, y menos saber el resultado, después de la temporada en Mar del Plata y la gira por España, pero miden a los que saben que pueden servir y que quieren ser candidatos.

Es como que yo le diga a Walter, mi verdulero: “Un grupo de amigos te estamos midiendo Walter, en unos días te aviso si estás para la Ciudad o la provincia”.

Yo soy candidato 2019 por mi propia elección, gane mis PASO internas, me mido solo, o no me mido, y pienso que es muy difícil que haga más macanas de las que ya se hicieron en los últimos no sé cuántos años, porque esto va mutando del segundo semestre a 70 años con mucha rapidez.

Yo les prometo que voy a ser sincero, aunque duela.

Les voy a decir, no me arreglo con la inflación, los ministros me dijeron que lo iban a resolver, pero me parece que me están chamuyando, porque todas las semanas me dicen lo mismo y yo voy al súper y cada día gasto más.

Si viene el FMI les voy a decir lo que pienso, vino una señora de nombre Christine, que con solo mirarla me dio miedo, pero nos van a prestar plata y se la devolvemos en cien años, lo que no me gusta es que me empezó a decir todo lo que tengo que hacer, y ya tengo miedo de que me pida que largue las harinas y los postres también.

Les prometo que si algo no me anda bien se los digo, nos juntamos algunos, porque todos es un despelote y me ayudan a resolverlo, si tenés un cuñado que sabe de números traelo, si tu prima entiende de puentes o calles, decile que venga y entre todos lo armamos.

A mis amigos del Once, que seguro me van a votar, les digo que por decreto el invierno va a durar seis meses, así venden todos los saldos, y que en verano voy a prohibir dar la sensación térmica que sube otros dos grados el calor y destruye cualquier posibilidad de colocar algún abrigo que quedó de 2012.

Al resto de los rubros los voy a tratar de ayudar de manera diferenciada.

Voy a incentivar la venta de autos con la consigna: “Pasame a buscar en tu auto y te bajo los impuestos”, pero si esto perjudica a los taxis, voy a sacar la consigna: “Mejor vení en taxi así tomamos vino”, pero si esto perjudica a los colectivos voy a agregar la consigna: “Por el Metrobus se va a los pedos”, y si esto perjudica a los trenes voy a agregar la consigna: “En el tren se conoce más gente”, y si esto no ayuda al subte, agrego: “Abajo de la tierra están los mejores secretos”, en fin, va a ser un gobierno que va a tratar de quedar bien con la gente, como sea.

Hoy es un momento de crisis y hay que pasarlo, pero esto en unos años va a cambiar, le dijo en su momento Saavedra a Moreno y esa frase nos persigue hasta hoy, y estamos todos pensando los tips para afrontarla.

Se me ocurren algunos, pero temo herir sensibilidades, gastá menos en un restaurante pedí dos paneras, andá al súper y quédate mucho tiempo que siempre dan algo para probar, caminá más que hace bien y gastá menos en transporte, leé el diario de costado en el subte, pero la verdad es que la mano viene tan difícil, que cualquiera se enoja, porque hay mucha sensibilidad.

La grieta ha llegado a lugares insospechados y hoy las milanesas de pollo aborrecen a las supremas, los militantes de los alfajores de chocolate no incluyen a los que comen solo de dulce de leche y directamente piden la deportación de los que comen alfajor de fruta.

Los fans de las ojotas, que bancan a Lavagna, se enfrentan a los crocistas, y los acusan de imperialistas, y buscan alianza con los alpargatas, que son más nuestros.

Cada propuesta que hay, cada diferencia que aparece, ofende a alguien y uno en campaña tiene que contener a todo el electorado.

Sé que mi propuesta no es clara y quizás algunas personas no la puedan entender y creo que justamente esa es mi fortaleza.

En estos años entendimos las propuestas y al final no las hicieron, o en realidad hicieron otras.

Conmigo está la duda, y eso ya es bueno, porque capaz te da la esperanza de decir, ¡¡¡ahhhhhh… Yo no había entendido lo que quiere hacer este hombre, por eso voté!!!

Yo lo único que puedo ofrecerles, es humor, sudor sin lágrimas, como dijo alguno alguna vez, si nos reímos más seguro todo se va a ver un poco mejor o menos grave por lo menos.

Sé que es difícil, sé que a veces parece imposible, pero a la crisis hay que cagársele de risa en la cara, para que se vaya y sepa que no le tenemos miedo.

Yo desde mi búnker en el Teatro Apolo los espero, y les aseguro que por un par de horas Christine Lagarde nos da plata de onda, ¡¡¡y el dólar baja tanto, que les empiezan a poner animales a los billetes los americanos también!!!

*Comediante y autor. Estrena el 11 de abril en el Apolo Comedy con Moldavsky. El candidato 2019,

Producido por RGB.


Lo más visto