Llegaron al departamento alertados por gritos, él salió, habló con ellos y se fue: adentro una mujer agonizabaSociedad 

Llegaron al departamento alertados por gritos, él salió, habló con ellos y se fue: adentro una mujer agonizaba

Una joven fue asesinada de un puntazo en el cuello presuntamente por un hombre al que había conocido hace menos de dos semanas; y los investigadores no descartan que la víctima haya sufrido el mortal ataque al resistirse a un abuso sexual.

El hecho ocurrió en horas de la tarde este jueves en un inquilinato ubicado en calle Comandante Miño 980, no muy lejos del centro de la ciudad de Posadas, y la víctima fue identificada como Antonella Rocío Bernhardt, una técnica en turismo y hotelería de 27 años, oriunda de la ciudad de Oberá.

Víctima. Antonella Bernhardt

Newsletters Clarín

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De Lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

Cerca de las 13.30 del jueves, una inquilina alertó a la dueña del lugar, Viviana González (68) de que en la habitación de al lado había escuchado discusiones, gritos y algunos ruidos que hacían suponer una pelea.

La mujer llamó a un nieto, juntos subieron hasta el primer piso y golpearon la puerta del pequeño departamento que Bernhardt alquilaba desde hacía más de dos años.

A pedido de la mujer, su nieto registró con su celular toda la escena. Al escuchar que llamaban a Antonella, Cristian Daniel Vargas (30) se acercó a la ventana que daba al pasillo-balcón y entabló un sereno diálogo con González.

Detenido. Cristian Vargas.

“Fue una pelea nomás”, le dijo a la propietaria del lugar mientras intentaba encontrar la llave que abre la puerta de acceso al departamento. “Abrime vos”, dijo mirando hacia el fondo del departamento y como dirigiéndose a Bernhardt, que en esos momentos agonizaba en una cama, con un profundo corte en el cuello. Cuando le preguntaron por qué no aparecía la joven, Vargas dijo: “Está desnuda y tiene vergüenza”.

Mirá también

“Se ve que usted es violento”, le dijo González. Apenas el muchacho salió, cerró la puerta, se recostó sobre una ventana entreabierta y nuevamente se dirigió a Antonella: “Ya me voy a casa, che”.

El presunto homicida estaba por llevarse las llaves, pero rápidamente González se las arrebató y le dijo que la inquilina era la joven, no él. Vargas bajó rápidamente las escaleras y desapareció. Apenas unos segundos después, la dueña de la casa entró en el departamento y halló a Antonella Bernhardt en un charco de sangre.

Cuando un equipo médico llegó al lugar, la joven ya había muerto. Estaba vestida sólo con una tanga.

Con los datos aportados por la propietaria del inquilinato, la Policía no tardó en detener a Vargas a pocas cuadras. El hombre se presenta en su perfil de una red social como ”instructor de gastronomía, profesional gastronómico, restauranteur” y también se promociona como organizador de eventos y fotógrafo.

Sin remera. Así fue capturado Cristian Vargas.

En el baño del departamento los peritos hallaron evidencias. El asesino se habría lavado las manos allí. La canilla estaba abierta y en el lavatorio había un pequeño cuchillo con el que se supone se cometió el homicidio.

Fuentes policiales dijeron que el sospechoso fue detenido en inmediaciones de la base de operaciones de la Prefectura de Posadas, cuando salía de un terreno baldío, ya sin la remera roja con la que aparece en las imágenes, pero todavía con el morral con el que abandonó el departamento.

Posadas, Misiones. Corresponsalía.

LGP​