Gabo Correa; un Frankenstein de nuestros días en versión 2.0Espectáculos Política 

Gabo Correa; un Frankenstein de nuestros días en versión 2.0

Hay personajes que son eternos. Frankenstein es uno de ellos. La versión más moderna y en formato teatral de este monstruo emblemático está en una sala del Abasto, a cargo del actor Gabo Correa.

Junto al director Miguel Pittier, Correa realizó Criatura, una adaptación del texto clásico de la británica Mary Shelley (publicado en 1818 con el nombre de Frankenstein o el moderno Prometeo) y le sumó material de muy diversa procedencia, como videos de YouTube, entre otros. Allí aparecen historias de representan algo de ese espíritu de la novela como el relato de un hombre con piernas “biónicas”.

“Como si fuera un bisturí, fui armando mi propio monstruo con los pedazos de otras cosas, muy a lo Frankestein”, dice Gabo. El actor aparece desdoblado en escena: por un lado en una pantalla proyectada en el escenario, interpreta a Victor Frankestein, el científico creador, y por otro, encarnado en la criatura que irrumpe en acción.

El monstruo. Correa caracterizado en una versión moderna de un mito siempre vigente.

“La monstruosidad de esta criatura que aparece en escena es una sorpresa. Lo fuimos armando, se fue humanizando y ahora quedó un modelo más elegante”, asegura el actor.

Los límites entre la ciencia y la tecnología, esa oscuridad que todos llevamos en algún lugar dentro nuestro y no sabemos cuándo puede salir a la superficie, los temores que enfrentó el personaje de entonces que siguen tan vigentes hasta hoy, como el miedo a la soledad, todo eso se sucede en esta puesta de Correa y Pittier.

El original. La criatura que imaginó Mary Shelley en su novela de 1818.

“El registro romántico de la obra se mantiene como en su versión original, su esencia dramática. El contexto es el que cambia”, dice Correa.

El modo de vida moderno, bastante automatizado, dependiente de la tecnología, la robótica que se desarrolla en algunos países del primer mundo y otras cuestiones similares son las nuevas caras de estas criaturas extraordinarias.

El Frankenstein original era un esclavo de su creador Victor Frankenstein, un ser sin identidad propia que incluso toma su nombre de su amo. Es un engendro que asusta pero en definitiva lo único que quiere es estar acompañado. Eso es lo que le pide a su amo, que le de alguien que le haga compañía.

“Se repite el mismo esquema que en otras obras como Drácula o Dr. Jekyll & Mr Hyde donde aparecen las dos caras de una misma persona. El engendro es como un alter ego de su creador. Por otra parte, la misma Mary Shelley, una adelantada, había dicho de su novela que era ficción pero que no descartaba que algún día algo de eso sucediera en la realidad”. El tiempo le dio la razón. “Lo que ocurre hoy en día con la clonación, la fabricación de vida artificial y otros cuestiones científicas lo van demostrando”.

Con nuestros monstruos a cuestas, los que quieran asomarse al mundo de este nuevo Frankenstein pueden ir a las funciones de Criatura, los sábados a las 23 en el Teatro Beckett (Guardia Vieja 3556).

WD