En el balneario Reta la pesca se hace en familiaDeportes 

En el balneario Reta la pesca se hace en familia

Desde Reta emprendimos el viaje en búsqueda de buenos puntos donde tirar los primeros lances. Hay que ir por la playa, en algunos lugares no es necesario tener un 4×4 para moverse, pero en otros sí porque la arena se pone muy espesa. El sitio elegido para los primeros intentos fue cerca del Médano Blanco, más tarde recorrimos las zonas de Los Honguitos y Las Plantitas, a unos cuatro kilómetros de la desembocadura del río Quequén.

Una vez en el lugar comenzamos con el armado de los equipos de pesca: utilizamos cañas de 4 a 4,50 m con reeles frontales y rotativos para lanzamiento; nylon del 0,28 mm, con una salida de chicote del 0,70; anzuelos del número 3/0 con bait clips y plomos de 150 a 180 g. Para las carnadas optamos por anchoas, langostinos y chipirón, aunque no hay que descartar el filete de magrú, que rinde muy bien, aún haciendo lances cortos en la primera canaleta. Hay que tener presente que, con equipos livianos, podemos lograr una aceptable pesca de pejerreyes, que se viene afirmando bien.

En el equipo de nuestro acompañante Carlos Castro pudimos observar un fuerte pique que, con un cañazo de por medio, concretó la acción. A medida que se venía acercando la línea hacia la costa, pudimos divisar sobre las olas un magnífico ejemplar de congrio, que presentó pelea hasta para liberar el anzuelo de su boca. Mientras tanto, Gerardo Christensen concretó otro pique con una linda pieza de gatuzo.

La mañana se coronó con una buena variada. Con la marea casi en su máxima bajante, también se sumaron pescadillas y corvinas rubias, aunque los piques empezaron a ser más esporádicos. A las 13 decidimos hacer un alto en la pesca y esperar al repunte de la marea. Aún no lo sabíamos, pero la tarde nos iba a regalar un excelente momento. 

Mar y campo

Reta es un lugar maravilloso, una soñada conjunción entre mar y campo, donde se respira aire puro, el aroma de los eucaliptus y la brisa marina. Es para aquellos que desean estar en armonía con la naturaleza, vivir de manera sencilla y lejos del ruido. Tiene playas de más de 200 metros de ancho en la zona principal, y de alrededor de 500 hacia el Este y el Oeste, que se extienden aproximadamente por unos 30 km.

A lo largo de su costa hay médanos de importantes dimensiones que separan la playa de la villa turística. Sus aguas poseen una temperatura superior a la del resto de la costa atlántica, debido a la influencia de la corriente del Brasil. La arena es suave y fina. Sin duda, sus playas son las más extensas de la provincia de Buenos Aires. Dada su ubicación, el sol sale y se pone sobre el mar, lo que da lugar a unos atardeceres maravillosos, además de que permite aprovechar el día en su totalidad, porque casi no hay sombras que se interpongan.

La nota completa se encuentra en revista Weekend de marzo de 2019, edición Nº 558.

Etiquetas:
Reta
Quequén