La Ciudad creó un organismo para evaluar y reformar la formación docenteSociedad 

La Ciudad creó un organismo para evaluar y reformar la formación docente

El diagnóstico preocupa y se resumen en algunos datos. El 75% de los jóvenes que entran a estudiar para ser docentes en la Ciudad vienen de fracasar en otras carreras. El promedio de edad de estos ingresantes es de 23 años; y como la carrera suele alargarse más de lo deseado, la mayoría se recibe cuando tienen cerca de 30. A pesar de que hay 29 profesorados estatales, 42 privados y formación docente en algunas universidades, en el distrito siguen faltando maestros. Y tanto los salarios como las condiciones laborales no son las mejores para una profesión tan relevante. Estos son sólo algunos de los datos que brinda a Clarín Mariano Palamidessi, el hombre seleccionado por el gobierno porteño para darle una vuelta de timón al problema de la formación docente.

Palmidessi fue nombrado este jueves como director de un nuevo organismo que, por decreto, creó el gobierno de la Ciudad para evaluar y reformar la formación docente. Se trata de la “Unidad de Coordinación del Sistema de Formación Docente”, que tiene entre sus principales objetivos evaluar a los profesorados de la Ciudad y formular una nueva política para la formación de los maestros. Palamidessi es un experto con una larga trayectoria y reconocido desde las distintas veredas del arco educativo. Viene de dirigir el Instituto Nacional de Evaluación Educativa (INEEd) del Uruguay.

Mariano Palamidessi. Director de la nueva “Unidad de Coordinación del Sistema de Formación Docente”.

En diálogo con Clarín, hizo un descarnado diagnóstico del sistema formador docente de la Ciudad, al que atribuye “una complejidad de problemas”. “La Ciudad invierte mucho dinero en la formación docente, pero con una eficiencia muy baja. Los institutos tienen un grado de autonomía muy grande pero no hay planificación ni coordinación, lo que genera superposición de ofertas de contenidos y geográfica. Acá nunca hubo una política de formación docente, así que el sistema está generando egresados con diversos niveles: algunos de altísimo nivel, como los profesorados de inglés, cuyos egresados están sobrecalificados y terminan yendo a trabajar a empresas privados; otros de nivel intermedio; y otros de muy bajo nivel”, dice.

Mirá también

Newsletters Clarín

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De Lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

Y agrega: “Hay muy pocos profesorados de Ciencias y déficit en primaria, a pesar de que hay muchos institutos que forman para ese nivel. Aparentemente hay mucha matrícula, pero con un sistema de información muy dificultoso. Hay muy bajo porcentaje de egresados, excepto en Educación Física donde existe una selección en el ingreso. No hay evaluación de salida y entonces no sabemos cuánto saben los maestros que se reciben. El sistema produce productos de calidad muy distinta”. 

¿Qué hacer frente a semejante panorama? El decreto firmado por Rodríguez Larreta habla de asuntos generales como “coordinar y supervisar el funcionamiento de los institutos de formación”, o “establecer lineamientos para el planeamiento, organización y desarrollo de ofertas de formación docente”, entre otros. Palamidessi lo traduce en acciones concretas.

Mirá también

Afirma que van a trabajar en la creación de un nuevo sistema de información para obtener datos “más confiables” del sistema; en un “tablero de monitoreo” de los indicadores claves del sistema (ingresantes, egresados, procesos, resultados, flujos internos, ratio docente/alumno y costos, entre otros); en la creación de un mecanismo de evaluación de los institutos “entre pares” no estandarizada (con la presencia de expertos de otros países inclusive); en cambios de normativas; y también en nuevas “bases curriculares”.

La creación de la universidad de formación docente UniCABA -que arrancará en la segunda mitad de 2020- no está contemplada dentro del área de este nuevo organismo. Este año deberá elegirse el rector normalizador y el equipo de dirección, quienes deberán elaborar el proyecto institucional de la nueva universidad y seguir los trámites necesarios para su habilitación.

Protesta de docentes y estudiantes en contra de la creación de la UNICABA en diciembre de 2018, frente a la Legislatura Porteña. Foto: Luciano Thieberger.

Sabiendo lo conflictivo que fue este sector el año pasado, Palamidessi afirma que todos los cambios se harán “en diálogo con las instituciones y con un consejo académico asesor”. “En principio no se va a cerrar ningún instituto. Vamos a ver qué está funcionando, qué no está funcionando y todo se va a debatir. Mi misión es fortalecer la formación docente”, dice.

– ¿Cuándo se podrán ver resultados de estos cambios?

– Los resultados en educación son a largo plazo. Puede ser a 10 años teniendo un claro marco estratégico, que incluya también mejoras salariales y de condiciones laborales para los docentes, que tiene que ser convergente con la disponibilidad fiscal. Los docentes tienen que tener tiempo para preparar las clases, corregir, hablar con los padres, y hay que ver cómo se financia esto. Hay que ir a una mejor eficacia del gasto. La Argentina está invirtiendo casi el 6% del PBI en educación, que es mucho, y no creo que se vaya a invertir más. Y no se mejoraron las condiciones de los docentes. Hay que mejorar la calidad del gasto”.

Nueva organización

La creación de la “Unidad de Coordinación del Sistema de Formación Docente” implicó un cambio en el organigrama del Ministerio de Educación porteño. Antes del decreto 92, firmado por Rodríguez Larreta, todos los institutos de formación docente estaban bajo la órbita de la Dirección de Educación Superior. El decreto transformó a esa dirección en la Dirección de Escuelas Normales y Artísticas, al tiempo que creó la nueva Unidad que depende directamente de la ministra.

La Dirección de Escuelas Normales y Artísticas se ocupará ahora de todos aquellos profesorados que también tengan otros niveles educativas (inicial, primario o secundario); mientras que la nueva Unidad se ocupará de aquellas instituciones que son solo profesorados. De todos modos, aclara Palamidessi, la Unidad se ocupará de formular toda la política relacionada con la formación docente, y que incluye tanto a los 29 profesorados estatales como a los 42 privados y las universidades que forman docentes, entre ellas la futura UniCABA.

La Ciudad también hace formación de docentes en actividad, lo que se conoce como formación continua (Escuela de Maestros). Según Palemidessi, se va a formar una “mesa de coordinación” entre las distintas instancias de formación.