Guido Sandleris apuesta a reforzar el torniquete monetarioEconomía 

Guido Sandleris apuesta a reforzar el torniquete monetario

“Este Banco Central se hará siempre responsable de lo que suceda con la inflación”. Guido Sandleris, presidente del Banco Central, expresó ayer que entiende “la frustración (…), cómo afecta a la gente el aumento de precios en los sectores más vulnerables”. A continuación, enumeró tres medidas de endurecimiento de política monetaria. El objetivo seguirá siendo sacar pesos del mercado, como se viene practicando desde septiembre.

Mirá también

– Durante el segundo trimestre del año (abril-junio), la zona de no intervención -es decir, la franja de piso y techo en la que se mueve el dólar- crecerá al 1,75% mensual. Como la inflación de esos meses puede ser superior a ese número, quizás haya un riesgo de atraso cambiario. “El tipo de cambio real seguirá siendo competitivo, es confortable con los objetivos de cuenta corriente (ingreso y egreso de dólares”, planteó Sandleris frente a esas dudas, que dijo haber analizado.

Mirá también

El crecimiento “cero” de la base monetaria hasta fin de año es otra de las medidas decididas ayer por el comité de política monetaria del Banco Central. Eso implica que el promedio mensual será de $ 1,343 billones para lo que resta del año. 

El sobrecumplimiento de la base monetaria alcanzado en febrero -es decir, la cantidad de circulante- se hará “permanente”. 

Además, hizo permanente el sobrecumplimiento de la meta de base monetaria alcanzado en febrero, que fue de $ 41.000 millones (aproximadamente el 3% de la base monetaria).

– Había un ajuste por estacionalidad previsto para junio, pero fue descartado. El promedio de ayer arrojó una base monetaria de $ 1,26 billones.

Clarín le preguntó a Sandleris si la inflación del primer trimestre -no bajará del 10%- impactará en el objetivo oficial del 23%, plasmado en el presupuesto. “No hay metas de inflación. El BCRA no tiene una meta de inflación. Creemos que atacamos la raíz del problema, que es la demanda de pesos. La inflación bajará este año en relación al año pasado”, contestó el funcionario.

“Los procesos de desinflación que son realmente construidos sobre bases sólidas llevan tiempo y requieren consistencia y perseverancia”, aseguró Sandleris, flanqueado por los vicepresidentes Gustavo Cañonero y Verónica Rappoport, que no hicieron ningún comentario.

“Hay reacomodamiento de precios relativos y efectos rezagados de los shocks del año pasado (el peso perdió la mitad de su valor y la inflación superó el 47% anual”, analizó Sandleris.

“Hubo un incremento de 4,2% en los precios regulados, sin el cual la inflación hubiera sido del 2,9%”, detalló el titular del Banco sobre el 3,8% de inflación de febrero. Hubo una suba del 26% en la tarifa de luz de Buenos Aires y el conurbano durante el mes pasado. También hubo una remarcación de “alrededor de 10,3% promedio en el precio de la carne”, que talló en el costo de vida.

El tercer factor que pesó en el costo de vida es la recuperación de márgenes de algunos sectores, según la visión oficial. “Es la diferencia entre la inflación mayorista (0,5%) y la inflación núcleo de enero (3,2%). La recuperación de márgenes, que se habían reducido durante la crisis que vivimos el año pasado, puede ser una señal de la incipiente recuperación de la actividad económica”, dijo el funcionario.

El atraso cambiario y tarifario que utilizó el kirchnerismo permitió una inflación del 25% en 2015. “Se alimentó un desequilibrio insostenible, ya que se estimula un uso de estos bienes y servicios (como los vinculados a la energía) que no se condice con su verdadero costo para la sociedad. Se desincentiva la inversión y cae la oferta y calidad del servicio”, pintó Sandleris al atraso tarifario. El mismo está “prácticamente corregido”. Con los ajustes que vienen (gas en abril, luz y agua en mayo, alzas en transporte), “ya se ha hecho la mayor parte del esfuerzo que implica sincerar tarifas”, puntualizó.

En un documento, el Central explicitó que “se reafirma la cautela en cuanto a la expansión monetaria resultante de las eventuales intervenciones cambiarias a realizarse durante abril, en caso que el tipo de cambio se encontrarse fuera de la zona de no intervención”, manifestó el Central. La autoridad realizara licitaciones de hasta US$ 50 millones diarios si el tipo de cambio está por debajo de la zona de no intervención, pero se estirará hasta US$ 150 millones si el dólar está por arriba del techo de la banda.