La contaminación del aire mata más que el cigarrillo: casi 9 millones de muertes al añoSociedad 

La contaminación del aire mata más que el cigarrillo: casi 9 millones de muertes al año

La contaminación atmosférica causó cerca de 8,8 millones de muertes en todo el mundo en 2015, casi el doble de lo que se calculaba hasta ahora, según reveló un estudio publicado este martes por la revista especializada European Heart Journal.

La investigación, desarrollada por el Instituto Max-Plank de Química y la Universidad Médica de Mainz (ambos en Alemania), examinó con un nuevo modelo los efectos de varias fuentes de contaminación del medio ambiente sobre la tasa de mortalidad.

Constataron que se produjeron 790.000 muertes adicionales en toda Europa y 659.000 en la Unión Europea (UE) durante 2015, casi el doble de las cifras estimadas anteriormente.

De esos totales, entre el 40% y el 80% de las muertes se debieron a enfermedades cardiovasculares (CVD, sus siglas en inglés), como ataques o fallos cardíacos, lo que sugiere que la polución ambiental causó el doble de muertes por CVD que por enfermedades respiratorias.

Un peatón cruza un paso elevado a través del aire fino y espeso en Seúl, Corea del Sur, ciudad que registraba en enero de 2019 niveles récord de contaminación atmosférica. Foto: EFE/Yonhap

“Por dar un ejemplo, esto significa que la contaminación del aire causa más muertes extra al año que el tabaco, que según la Organización Mundial de la Salud (OMS) fue responsable de 7,2 millones de muertes adicionales en 2015. Fumar es evitable, pero la contaminación del aire no lo es“, recordó en un comunicado el coautor del estudio Thomas Münzel, de la Universidad de Mainz.

En Europa, explicó, el número de muertes extra provocadas por enfermedades cardiovasculares también es mucho más alto de lo esperado, con casi 800.000 en 2015, lo que además representa una reducción media de más de dos años en la esperanza de vida.

Para su investigación, los expertos, en colaboración con el Cyprus Institute Nicosia (Chipre), recurrieron a un modelo de datos que simula la manera en que ciertos procesos químicos atmosféricos interactúan con la tierra y el mar, así como el impacto de químicos procedentes de actividades humanas, como de la industria, el tráfico o la agricultura.

Mirá también

Asimismo, introdujeron en este modelo de exposición global datos de la OMS relacionados con densidades de población, localización geográfica, edades, factores de riesgo para varias enfermedades y causas de mortalidad.

En concreto, centraron su atención sobre los niveles de polución de finas partículas conocidas como “materia particulada” o “PM2,5”, que tienen un diámetro menor o igual a 2,5 micrones.

Descubrieron que la polución del aire fue responsable de 120 muertes extra al año por cada 100.000 habitantes en todo el mundo, mientras que en Europa y la Unión Europea (UE) esa relación subió hasta las 133 y 129 por cada 100.000 habitantes, respectivamente.

En países del este de Europa como Bulgaria, Croacia, Rumania y Ucrania aumentó aún más, con más de 200 muertes extra al año por cada 100.000 habitantes, destacaron los científicos.

Mirá también

“El alto número de muertes causadas por la polución del aire en Europa se explica por la combinación de la pobre calidad del aire y la densidad de población, por lo que la exposición se encuentra entre las más altas del mundo”, señaló Jos Lelieveld, del Instituto Max-Plank y el Cyprus Institute Nicosia.

El experto precisó que la contaminación ambiental en el este del continente no es mucho mayor que en el oeste, aunque la diferencia entre sus tasas de mortalidad y la esperanza de vida podría deberse a la calidad de sus servicios sanitarios.

En consecuencia instan a las autoridades nacionales e internacionales a que tomen medidas urgentes para atajar este problema, a través, por ejemplo, de una revisión de la legislación vigente sobre la calidad del aire y los límites fijados para los niveles de contaminación, en línea con las recomendaciones de la OMS.

Mirá también

En la actualidad, el límite para PM2,5 se sitúa en la UE en los 25 microgramos por centímetro cúbico (µg/m3), muy por encima de los 10 µg/m3 marcados por la OMS.

“Muchos otros países como Canadá, Estados Unidos y Australia usan las directrices de la OMS. La UE es está quedando muy por detrás en este sentido. De hecho, las nuevas pruebas podrían provocar en un futuro próximo una reducción adicional de las recomendaciones de la OMS”, concluyó Münzel.

Fuente: EFE

DD​